Codalario
Está viendo:

Crítica: Tres jóvenes músicos en la Accademia Filarmónica de Bolonia

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
4 de diciembre de 2019

El poder cautivante de la música

Por Magda Ruggeri Marchetti
Bologna. Accademia Filarmonica. Sala Mozart. 26-XI-2019. Sonata sopra “La Monica” de P. F. Böddecker. Sonata para viola de gamba y clave en sol menor, BWV1029 de J. S. Bach. Trio in fa mayor Wq163, H.588 de C. P. E. Bach. Tres intermezzi, op. 117 de J. Brahms. Impromptu No.3 in sol bemol mayor, D899 de J. Schubert. Fantasiestücke, Op.73 y Adagio e Allegro, Op.70 de R. Schumann. Fagot: Riccardo Papa. Viola: Leonardo Papa. Pianista: Pallavi Mahidhara.

  Para los amantes de la música es difícil soñar con un lugar más deseable que la Sala Mozart, en el palazzo Carrati, sede de la Accademia Filarmonica de Bolonia. Sus paredes respiran la conciencia de que este arte no conoce tiempo ni fronteras. La Sala está dedicada a Mozart, porque el 9 de octubre de 1770, con catorce años, recibió precisamente en ella el título de Maestro compositor. Se trata de la sala de conciertos de la citada Accademia, una institución musical fundada en 1666 por Vincenzo Maria Carrati, con sede en el palacio familiar del siglo XVI. Desde su comienzo la Accademia asumió el objetivo de salvaguardar el prestigio y la profesionalidad de sus inscritos, obteniendo la protección del Cardenal de Bolonia y el refrendo de su Estatuto por el Papa Clemente XI. En años sucesivos se convirtió en un centro de creciente importancia incluso internacional, hasta el punto de que la admisión en ella era un título codiciado por todo músico, incluidos los ya afamados: Rossini, Verdi, Wagner y Liszt entre otros. Tras la unidad de Italia la institución obtuvo la aprobación de su actual Estatuto como “Regia Accademia Filarmonica”. Hoy continúa siendo un importante referente para los mejores músicos de todos los países. También la Orchestra Mozart, ideada y dirigida hasta su muerte por Claudio Abbado, nació como proyecto especial dentro de la Accademia, y de ella han formado parte dos de los intérpretes de este concierto.


   Riccardo Papa (Florencia, 1988) ha perfeccionado su formación en las más prestigiosas escuelas europeas. Ganador de varios premios en concursos internacionales, entre sus experiencias orquestales se cuentan importantes colaboraciones nacionales e internacionales: la Orchestra del Teatro Comunale di Bologna, la orquesta de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia, la Filarmonica della Scala di Milano, la Kammerorchester Basel y la Südwestdeutsche Philharmonie Konstanz. Como solista se ha exhibido en Italia, Alemania y Suiza. Desde 2018 es miembro de la Orchestra del Gran Teatro la Fenice de Venecia.

  Leonardo Papa (Reggio Emilia, 1990) ha terminado los estudios en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, recibiendo de S.M. la Reina el premio al mejor alumno de viola, y en la Hochschule für Musik de Detmold. Ha ganado también diversos premios internacionales y se ha exhibido como solista en diferentes festivales italianos y en grupos de cámara en festivales europeos y norteamericanos. En ámbito orquestal, ha colaborado durante años con la Orchestra L. Cherubini de Riccardo Muti y la Orchestra Mozart dirigida por Claudio Abbado. De 2015 a 2017 ha sido  viola solista en la Nordwestdeutsche Philarmonie y academista de la Mahler Chamber Orchestra. Actualmente es ayuda de solista en la Orquesta Sinfónica de Madrid – Orquesta Titular del Teatro Real.

  La pianista indio-americana Pallavi Mahidhara (Austin Texas, 1987) debuta como solista a la edad de diez años, exhibiéndose en el Ravinia Festival de Chicago. Entre los numerosos premios conquistados recordamos el segundo premio y Young Audience Award en el Concurso pianistico internacional de Ginevra, el Steinway Förderpreis en Alemania, y el segundo premio en el Concurso Internacional Prokofiev. Entre las numerosas actuaciones como solista recordamos las efectuadas en la Konzerthaus de Berlín, en el MUPA de Budapest, en Oregon con la Eugène Symphony Orchestra y en el Gijón Piano Festival. Actualmente es profesora de piano del Summer Camp Música y Cultura de la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid y parte del ciclo de conciertos Building Bridges por invitación de Sir Andras Schiff.


   Los tres instrumentistas han ejecutado juntos la Sonata sopra "La Monica" que P. F. Böddecker, organista y compositor en la corte alemana, escribió en 1651. Consiste en un tema con variaciones de una canción muy popular entonces. El sonido, de sabor antiguo, de los tres instrumentos se acompaña y entrelaza de modo diverso, más alegre o mas melancólico, hasta la vivaz conclusion final. Sucesivamente el violista y la pianista han tocado la Sonata de J. S. Bach, compuesta en la primera mitad del siglo XVIII en tres movimientos. Muy agradable al oído por la delicadeza del sonido y por el perfecto acuerdo entre los dos instrumentos. Los tres artistas juntos han interpretado a continuación el Trio in Fa maggiore que C. P. E. Bach, segundogénito de Johann Sebastian, compositor, organista e clavicembalista, escribió en 1775 en tres movimientos. Los jóvenes han tocado con vivacidad y brío, consiguiendo con sus instrumentos una deliciosa musicalidad: viola y fagot parecían dialogar entre ellos sobre el fondo de las delicadas notas del piano. La equilibrada ejecución ha sido acogida positivamente por los asistentes, que han aplaudido repetidamente.

     En la segunda parte del concierto Pallavi Mahidhara, en elegante vestido negro, ha interpretado los Tre Intermezzi op.117, compuestos por J. Brahms en el verano de 1892 cuando la edad y las desgracias de la vida le habían vuelto más melancólico y meditativo, y hallaba interés e ispiración en la búsqueda de Canciones populares de Herder. La música, que coincide íntimamente con el espíritu del compositor, desde un inicio dulce y sentimental, similar a una canción de cuna, se hace cada vez más sombría. Pallavi ha interpretado con gran sensibilidad este estado de ánimo resaltando su carácter intimista y nostálgico, sentimental y dulce, y, dote poco común, ha sabido trasmitir al público su tierna melancolía. Con la misma profundidad interpretativa e igual capacidad técnica ha tocado después el Impromptu n.3, escrito por F. Schubert en 1827. El público entusiamado por la sublime interpretación la ha aplaudido y ovacionado efusivamente.

  Junto con Riccardo la pianista ha tocado a continuación la Fantasiestücke que R. Schumann compuso en Dresde en 1849 y que se presta a diversas soluciones instrumentales. La atención del compositor al menor detalle en la escritura para el instrumento, en este caso el fagot, hace el fragmento variado y de compleja ejecución. El músico, con gran intensidad interpretativa y habilidad técnica, ha superado todos los obstáculos, mostrando su dominio del instrumento.


   Por último, junto a Leonardo, Pallavi ha tocado el Adagio e Allegro op.70, escrito por R. Schumann en 1847, adaptable, como el precedente, a diferentes instrumentos. El uso de la viola resulta especialmente feliz tanto en el Adagio, que lleva la indicación «Lento con intima espressività», como en el tempo rapido del Allegro, cuya indicación es «Rapido e con fuoco». Leonardo ha pasado con gran seguridad e íntima participación de un penetrante y sugerente Adagio a un subyugante Allegro hasta el romántico ímpetu final, dando prueba junto a la pianista del óptimo nivel artístico alcanzado. El público, que abarrotaba la sala, ha aplaudido y ovacionado a los tres jóvenes.

Autor:Magda Ruggeri Marchetti
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico