Codalario
Está viendo:

Crítica: «Aida» de Verdi en el Teatro Cervantes de Málaga

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
9 de marzo de 2019

Aída coral

Por José Amador Morales
Málaga. Teatro Cervantes. 3-III-2019. Giuseppe Verdi: Aida. Christian Díaz (El Rey), Mali Corbacho (Amneris), Maribel Ortega (Aida), Alejandro Roy (Radamès), Felipe Bou (Ramfis), Luis Cansino (Amonasro), Antonio Bermúdez (Un mensajero), María Lourdes Benítez (Una sacerdotisa). Coro de Ópera de Málaga (Salvador Vázquez, director del coro). Orquesta Filarmónica de Málaga. Arturo Díez Boscovich, dirección musical. Ignacio García y Aurora Cano, dirección escénica. Telón Producciones

   Buscando el encanto, calidez y cercanía del que carecen a menudo los llamados teatros líricos de primera división, uno encuentra a veces experiencias impagables como, por citar un ejemplo reciente, el inolvidable Otello protagonizado por Gregory Kunde en el coqueto Gran Teatro de Córdoba hace unas semanas. Con estas pretensiones visitamos el Teatro Cervantes de Málaga para asistir a una representación de la Aida verdiana de un nivel más que aceptable y, en términos generales, satisfactoria.


   Ello fue debido en gran parte al gran equilibrio del reparto protagonista, en el que sumaron más los aciertos parciales que los deméritos de cada solista (por otra parte evidentes), a una producción demasiado inocente pero que no obstaculizaba la comprensión de la obra y, sobre todo, a una dirección musical equilibrada y a la altura de las circunstancias. Ya en la también malagueña puesta en escena de Turandot de hace dos años Arturo Díez Boscovich sorprendió por su talento como concertador y por su valentía a la hora de ofrecer una lectura intensísima de la partitura pucciniana. Y algo similar ha sucedido con esta Aida en donde el joven maestro ha extraído un sonido suficientemente refinado de la orquesta malagueña (en clara progresión ascendente desde que es su director titular Manuel Hernández Silva), nunca estentóreo y un desarrollo teatral eficaz y ágil.

   Maribel Ortega compuso una comodísima, vocalmente hablando, Aida y, a pesar de su habitual desapego expresivo, logró conmover con una línea de canto natural y plagada de detalles de buen gusto como demostró en las dos arias, muy aplaudidas por el público. Su Radamés fue un Alejandro Roy que compensó sus evidentes problemas técnicos en el pasaje, un canto eminentemente muscular y serias dificultades para un fraseo lírico de alto vuelo con una entrega impresionante y unos agudos de impactante proyección como el que coronó «Celeste Aida» o, sobre todo, su espectacular «Sacerdote, io resto a te!» al final del tercer acto.

   Por su parte, Mali Corbacho ofreció una Amneris plausible y con una caracterización a la antigua, a despecho de una voz un tanto estentórea y de emisión desigual. Algo arcaico también en sus modos escénicos resultó el Amonasro de Luis Cansino, de timbre quizá en exceso claro y un punto tremolante, pero ciertamente idiomático en su recreación del personaje. El Ramfis de Felipe Bou se basó más en la presencia sonora que en la calidad de una voz ya muy desgastada, al tiempo que el Rey de Christian Díaz fue un tanto irregular, ofreciendo frases de empaque junto a otras casi inaudibles. De insólito arrojo el Mensajero de Antonio Bermúdez y aceptable la Sacerdotisa, aunque con un color vocal más robusto del habitual en su parte, de María Lourdes Benítez.

   El Coro de Ópera de Málaga, si bien tal vez algo mermado para su papel en esta obra, remató una actuación bastante estimable al igual que la Filarmónica de Málaga, ya aludida al inicio de esta reseña. La propuesta escénica de Telón Producciones, es sumamente pobre en los movimientos y se acerca a una suerte de infantilismo estético en decorados y, particularmente, en el vestuario; sin embargo, esa falta de pretensiones conceptuales y cándida sencillez permitieron al gran público seguir la trama sin complicaciones.

Autor:José Amador Morales
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico