Codalario
Está viendo:

CD: Segundo volumen de motetes de Mayr en Naxos

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
3 de mayo de 2019

Mayr: motets

Por Albert Ferrer Flamarich
Más Mayr sacro: segundo volumen de motets en Naxos. Mayr: motets. Andrea Lauren Brown, soprano. Johanna Krödel, contralto. Markus Schäfer, tenor. Daniel Ochoa, bajo. Concertus de Bassus. I virtuosi italiani. Franz Hauk, director. NAXOS 8.573909 DDD 71 minutos.

   En los últimos años se está recuperando la ingente obra del bávaro Johann Simon Mayr (1763-1845), especialmente la operística, pero también la religiosa que agrupa más de 600 composiciones. Este segundo compacto con motetes suyos editado por Naxos incluye nueve piezas para voces solistas, coro y acompañamiento instrumental, compuestas entre 1800 y1830, especialmente desde que en 1802 se convirtió en maestro de capilla de Santa María Maggiore de Bergamo. Se trata de una música muy bonita, con derivaciones rococó, que asume lo que Rosen exponía en su monografía sobre el estilo clásico (Alianza Música, 2ª edición, 2015) a partir de una configuración estética muy influida por las convenciones teatrales y operísticas del siglo XVIII que inundaron la música sacra de aquel siglo y parte del siguiente, a desagrado de la Iglesia.

   Algunas de las piezas se asimilan a «Konzert-arien», como tres de las cuatro Salve Regina y la Regina Coeli en Si bemol mayor de 1800 que, como himnos responsoriales sobre Santa María, son herederas del motete a solo del siglo XVIII. Esta última, por ejemplo, tiene estructura tripartita bitemática con una stretta sobre el versículo «Resurrexit sicut dixit» que el tenor Markus Schäfer defiende con agilidad y colocación, como también lo hace la soprano lírico-ligera Andrea Lauren Brown en la coloración y la buena dicción en todas sus intervenciones. La contralto Johanna Krödel ofrece una prestación correcta en unas composiciones muy discretas para su cuerda.


   Hay obras que emplean el órgano como bajo continuo dentro de la tradición litúrgica. Algunas juegan con la forma cavatina o siguen estructuras poliseccionales claramente perceptibles, a menudo por yuxtaposición, con sugerentes incisos contrapuntísticos como las Litaniae Laurentanae en La mayor (1825), y con secciones rápidas al final, como si de una cabaletta se tratase. Es el caso de Laudem volo cantitare en Si bemol mayor (1820), muy bien abordada por el bajo Daniel Ochoa, y O Virgo immaculata (1800) con un carácter más dramático y configurada por un recitativo inicial, un aria cantábile («Ah miseri momento»), un recitativo, otro aria («Quanti jucundi affectus») y una stretta sobre «Allelluja» con las típicas repeticiones de una cabaletta a la manera italiana. En todas domina la inventiva melódica, sentido del color y uso de las fustas bien integradas en el tejido orquestal tanto en acompañamientos, en diálogos como en destacados solos.

   En grabaciones de 2014 y 2017, los I virtuosi Italiani ofrecen una versión muy recomendable encabezada por Franz Hauk basada en el equilibrio, transparencia e idiomatismo entre la orquesta, el coro y los cuatro solistas vocales, adecuados en la afinación y cuidadosos en la articulación. La edición no presenta los cantables y las notas de carpeta, firmadas por Wolfgang Hochstein, combinan la contextualización histórica con unas mínimas indicaciones musicales de las piezas. Las mismas notas hablan de primeras grabaciones mundiales de algunas obras pero Naxos, siempre avezada a destacar este tipo de primicia, no las especifica.

Autor:Albert Ferrer Flamarich
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico