Codalario
Está viendo:

Crítica: 'Die Eroberung von Mexico' en Salzburgo

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
5 de agosto de 2015

DIVERGENCIAS

Por Alejandro Martínez

Salzburgo. 04/08/2015. Festival de Salzburgo. Wolfgang Rihm: Die Eroberung von Mexico. Angela Denoke (Montezuma), Bo Skovhus (Cortez), Susanna Andersson (soprano), Marie-Ange Todorivitch (mezzo), Stephan Rehm (orador 1), Peter Pruchniewitz (orador 2). Dirección musical: Ingo Metzmacher. Dirección de escena: Peter Konwitschny.

   Cuando escuchamos por primera vez Die Eroberung von Mexico en el Teatro Real quedamos francamente impresionados por la valía de la obra. En esta ocasión llegaba al Festival de Salzburgo en una producción de Peter Konwitschny, que reemplazaba al originalmente previsto Luc Bondy. A Konwitschny le recordamos trabajos muy afortunados, como su polémico Don Carlos, y otros francamente errados, como su Freischütz. En esta ocasión su producción cabalga más bien en dirección opuesta al espíritu de la obra, en la que a lo sumo hace pie para edificar su propia narración, reduciendo el encuentro entre Cortez y Moctezuma a la guerra de sexos en un contexto doméstico, aliñado casi como si se tratase de un bodevil que deviene en tragedia. Así, aunque acierta a subrayar algunos elementos clave como la intersección entre guerra y tecnología al hilo del encuentro entre ambas culturas, conforme avanza la representación predomina la sensación de una divergencia cada vez más honda entre la obra original a la que sirve y el trabajo ulterior de Konwitschny, que casi se superpone a aquella.

   Al frente de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Viena, Ingo Metzmacher diseccionó la partitura con minuciosa claridad, distinguiendo sobre todo con primor planos, texturas y sonoridades, aprovechando al máximo toda la gran sala de la Felsenreitschule y reivindicando al mismo tiempo la raigambre de la obra en el sinfonismo clásico de mayor enjundia. Con trabajos así Metzmacher confirma una vez más que es una de la batutas más sobresalientes y solventes del panorama actual, si bien un tanto infravalorado, o lejos al menos de los focos más mediáticos que observan más de cerca la trayectoria de otros maestros no siempre más válidos.

   Afortunadamente fue un acierto contar en escena con dos animales escénicos como Angela Denoke y Bo Skovhus, si bien dotada ella de un material mucho más atractivo y personal. Denoke parece haber retomado una senda más firme y segura durante esa temporada que se cierra, tras algunas irregularidades como su Alcina el Teatro Real. Las voces de la soprano Susanna Andersson y la mezzo Marie-Ange Todorovitch, así como los oradores Stephan Rehm y Peter Pruchniewitz completaron un cartel vocal que otorgó gran relevancia a la versión musical, en consonancia con lo ya apuntado antes al hilo del buen trabajo de Metzmacher.

Fotos: Salzburger Festspiele / Monika Rittershaus

Autor:Alejandro Martínez
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico