Codalario
Está viendo:

Crítica: I Discordanti en el FIAS 2020 de Cultura Comunidad de Madrid

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
5 de marzo de 2020

Concordancia en I Discordanti

Por David Santana | @DSantanaHL
Madrid. 02-III-2020. Basílica Pontifica de San Miguel. FIAS 2020 [XXX Festival Internacional de la Comunidad de Madrid]. Las facetas de Hipnos. Fragmentos de la ópera Orfeo, de Luigi Rossi, y obras de Michelangelo Rossi, Giovanni de Macque, Carlo Gesualdo y Monsieur de Machy. I Discordanti.

    En torno a seis horas duró el estreno del Orfeo de Luigi Rossi con libreto de Francesco Buti en el famoso teatro del Palais-Royal de París. Encargada por el cardenal Mazarino tras haber sido nombrado ministro principal de Francia por Luis XIII a la muerte de Richelieu, se convierte en la primera ópera estrenada en la capital gala, enmarcada dentro del intento de italianización de la corte francesa que pretendía el cardenal.

   No fue fácil para la corte parisina mantenerse en sus palcos durante seis horas sin entender una sola palabra –supongo que de ahí lo de Las facetas de Hipnos– y, para colmo, la voz de los castrati no fue tan apreciada en Francia, donde fueron objeto de burla por parte de un público que prefería el registro de cabeza de los haute-contres o contraltos masculinos.

   No es ningún secreto que este intento de imposición de la ópera italiana fracasó y acabaría naciendo un nuevo género: la tragédie lyrique. Sin embargo, no por ello la música de aquellos italianos que trataron de llevar su cultura a París está exenta de belleza y se agradece el esfuerzo de I Discordanti por ofrecernos en una adecuada selección de fragmentos que nos permiten apreciar esta música.

   En la introducción al primer bloque –que trataba sobre la boda de Orfeo y Euridice– pudimos escuchar un clave en el que la direccionalidad dada a la música por Inés Moreno suplió la incapacidad del instrumento para producir matices más allá de la superposición de notas.

   Amalia Montero interpretó a una Euridice potente de sonido a la que la faltó mayor ligereza en el agudo para terminar de encajar con su amado Orfeo, interpretado por Eva María Soler, cuya voz es muy adecuada para este repertorio al no abusar del vibrato y tener un timbre cristalino que destaca por su capacidad para ensamblarse con sus compañeros de reparto.

Las voces de Florencia Menconi –Nutrice– y Breno Quinderé –Endimione– encajaron a la perfección en esta primera parte. El barítono brasileño, sin embargo, no destacó hasta el segundo bloque, cuando cambiando el papel de Endimione por el de Sátiro le supo dar más carácter mostrando un hermoso registro grave expresivo y bien timbrado.

   Ricardo Leitão, que también interpretó la tiorba, no destacó demasiado como tenor solista en la chacona que nos cantó en el segundo bloque al faltarle principalmente mayor potencia vocal. Sin embargo, hizo una excelente labor en los dos quintetos, muy bien balanceados en los que las voces masculinas destacaron por su soporte armónico y sus matices aterciopelados que cubrieron el conjunto.

   En el tercer bloque hubo también detalles muy interesantes, comenzando por un solo de viola de gamba en el que Marina Cabello nos mostró un instrumento ligero como un violín pero con un timbre más profundo; una curiosa mezcla que los buenos intérpretes de este instrumento son capaces de conseguir. En el encuentro entre Orfeo y Caronte fueron llamativos los arpegios del clave imitando a la lira, ya que el instrumento adquiere mayor importancia en la versión de Buti del mito clásico.

   Dos quintetos pusieron fin a la velada, el propio del Orfeo de Rossi y un madrigal de Giaches de Wert de título «Si come ai freschi matutini rai» que ofrecieron como propina, mostrándonos una vez más la capacidad de concordancia de las voces de este grupo que, irónicamente supongo, responde al nombre de I Discordanti.

Fotografía: Martin Chiang.

Autor:David Santana
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico