Codalario
Está viendo:

CD: 'AL ALBA VENID' DE DOLCE RIMA. Por Mario Guada

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
23 de noviembre de 2013
Foto: GadGad Music
ESPLENDOR HISPÁNICO

Al alba venid. Dolce Rima. GadGad Music, 2013. Obras de Diego Pisador, Luys de Milán, Estaban Daça, Antonio de Ribera, Luys de Narváez y anónimos.

   Dos jóvenes cuyos caminos se juntaron componen Dolce Rima. Ambas valencianas, pero que fueron a conocerse en Sevilla, donde ambas estudiaban: la una, Paula Brieba del Rincón, cuerda pulsada con Juan Carlos Rivera; la otra, Julieta Viñas Arjona, canto histórico con Claudine Ansermet, canto lírico con Rosa María de Alba y viola da gamba con Ventura Rico. Allí comenzaron esta preciosa aventura. Y es que es de agradecer que haya jóvenes que aún se preocupen por el repertorio que hizo de nuestros vihuelistas una de las cumbres de la música española en la historia.

   Este disco, que supone su primer registro discográfico, es, como ellas mismas relatan, un sueño cumplido, no sin mucho esfuerzo. Como es comprensible, grabar un disco para dos jóvenes que están terminando su formación no resulta un ejercicio simple, sobre todo en lo económico. Por ello, contaron con la inestimable ayuda del sistema de crowdfunding -micromecenazgo-,  por medio del cual unas cuantas decenas de mecenas hicieron posible, con sus aportaciones más o menos cuantiosas, que los gastos de la grabación y edición pudieran asumirse. Así nace este Al alba venid, un disco de pequeño formato -dura apenas veinte minutos-, pero de gran intensidad. En él se graban obras de algunos de los vihuelistas más representativos del XVI, además de obras de uno de los cancioneros más importantes con música hispánica: el Cancionero Musical de Palacio.
   Se abre el disco con una pieza de Diego Pisador -ubicada en su Libro de música de vihuela-, la preciosa Si la noche haze escura. Del compositor salmantino se interpretan también Para que's dama tanto quereros -una de las piezas más hermosas de su producción; véase, si no, la parte en la que se canta sobre el texto «más valiera nunca veros»- y su versión de Dezidle al cavallero -uno de esos temas tan populares durante todo el Renacimiento en España.
   Luys de Milán, el primer maestro que compuso un libro para vihuela -el célebre Libro de vihuela de mano intitulado El Maestro-, está representado aquí a través de su versión del vilancico portugués Falai miña amor, de preciosa factura. Luys de Narváez fue otro de los grandes maestros de la vihuela, merced a su trabajo Los seys libros del Delphin de música de cifra para tañer vihuela. De este maestro granadino se registra aquí su visión del Guárdame las vacas, otros de esos bajos renacentistas sobre el que se compusieron decenas de variaciones. Esteban Daça fue el último gran maestro de la vihuela. En 1576 vio la luz el último libro dedicado a dicho instrumento que ha llegado hasta nosotros, su Libro de música de cifras para vihuela, intitulado El Parnaso. De este escuchamos la profunda Nunca más verán mis ojos, con hermosísimo texto.
   Del Cancionero Musical de Palacio se interpretan tres obras: Por unos puertos arriva, del ignoto Antonio de Ribera, que muestra el típico lenguaje esencialmente acordal del romance del momento; el movido y esclarecedor Qué me queréis caballero, de autor anónimo; así como el también anónimo Al alba venid -que da título al disco, de calmada y delicada hermosura.
   Paula y Julieta nos presentan unas lecturas elegantes, repletas de dulzura. Paula muestra sus dotes técnicas en la vihuela por medio de una pulsión solvente, en la que la línea se plantea sin aristas, como un continuum que acoge a la voz en su seno y la arropa con la delicadeza de una madre. Se hubiera agradecido algún fragmento a solo por su parte -quizá para la próxima. Por su lado, Julieta nos regala unas lecturas repletas de expresividad. Su voz resulta tremendamente evocadora y sensual, sobre todo en el registro medio. Solo cabe lamentar algunos desajustes en el registro más agudo, aunque esto no emborrona en absoluto su participación. Destaca totalmente su límpida dicción, que favorece de una manera brillante el entendimiento del texto -algo absolutamente fundamental en este repertorio-, y que lamentablemente no es un valor en alza entre las cantantes actuales. La participación del dúo se completa con la colaboración de la percusión histórica de Carlos Peiró, atinada y discreta, dos cualidades que no siempre se encuentran entre los percusionistas dedicados a la música antigua.
  Estamos, pues, ante un disco realmente prometedor, que se hace corto, y del que esperamos haya pronto una parte complementaria. La fusión entre ambas es prácticamente perfecta, denotando en ella un trabajo serio y arduo de fondo, pero además un entendimiento a nivel personal realmente férreo. Música de exquisita belleza, que vuelve a poner sobre la mesa la impresionante calidad que atesoraron los vihuelistas del XVI, y que, desgraciadamente, todavía debemos poner en valor de una manera mucho más evidente. Precioso el diseño de portada -ilustración a cargo de David González-, con un discreto y escueto libro de información -el dinero, claro. Cabe lamentarse, sin embargo, por algunos problemas de sonido, sobre todo en la saturación de los agudos. Bienvenidas, Dolce Rima, y esperemos que sea para quedaros.
Autor:Mario Guada
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico