Codalario
Está viendo:

Libro: La «Escuela de violín» de Leopoldo Mozart [Editorial Arpegio]. Por Aurelio M. Seco

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
5 de febrero de 2021

Un documento importante

Por Aurelio M. Seco | @AurelioSeco
A la Editorial Arpegio hay que concederle la gloria de haber publicado la primera edición completa en español de la famosa Escuela de violín de Leopoldo Mozart, un tratado importante que muchos citan pero pocos parecen haber leído y analizado en profundidad, a juzgar por ciertas prácticas musicales ya establecidas dentro del denominado «movimiento historicista». La traductora del libro, Nieves Pascual León, nos cuenta en su «Estudio preliminar», que la biblioteca del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid posee una copia de este documento, pero presenta «notables omisiones y los numerosos añadidos del autor anónimo hacen de este ejemplar una fuente poco fiable en relación con el texto original».

   El libro, titulado por su autor, Ensayo de una completa escuela de violín, fue impreso por primera vez por Johann Jacob Lotter en 1756, año de nacimiento de su genial hijo, en una edición a cargo del propio Leopoldo, entonces prestigioso Músico de Cámara de la Corte de Salzburgo.


   Leopoldo comienza describiendo las diferentes «violas» existentes en el siglo XVIII, palabra que entonces hacía referencia a una familia de instrumentos de «diferentes tipos y tamaños, encordados con cuerdas de tripa, cada una de las cuales debe ser mayor a la anterior según la proporción correcta, y tocados con un arco de madera que tensa un mechón de crin de caballo. De ello deriva», explica Leopoldo, «que el término viola sea tan amplio y abarque tal variedad de instrumentos de cuerda; por ello, es un error llamar vulgarmente viola al violín», afirma, procediendo a continuación a enumerar las tipologías más comunes.

   En la segunda parte de la introducción se nos presenta una inesperada Historia de la Música que nos sirve para calibrar la altura de Leopoldo como historiador, capaz en el escrito de citar a Pitágoras, Aristógenes de Tarento, Aristóteles, Tolomeo, Guido d´Arezzo o Boecio, entre muchos otros. Las lecciones del maestro son numerosas y van, desde el concepto de «tiempo» en Música hasta la forma en que se debe sostener el violín y mover el arco, todo ello ilustrado con delicadas imágenes de músicos sosteniendo violines o manos mostrando la mejor forma de tocar los instrumentos.

   Es revelador el capítulo XI, que Leopolod Mozart dedica al vibrato. «Puesto que el vibrato no se mantiene fijo en una nota, sino que suena de modo ondulante, sería un error tocar cada nota con vibrato. Hay algunos intérpretes que vibran continuamente en todas las notas, como si padecieran temblores crónicos», explica el autor, que de alguna forma está constatando que el vibrato -incluso el usado con profusión a lo largo de una partitura- era de uso común en su época, poniendo en un compromiso las convicciones artísticas ejercitadas en el presente de tantos y tantos conjuntos «historicistas», que pretendiendo encontrar cierta «verdad artística» en el Barroco al tocar por norma sin vibrato, o con poco vibrato, no se percatan de que, en realidad, entonces se trataba de una opción que el músico usaba a discreción, a su gusto.

   En cualquier caso Leopoldo Mozart no comparte el uso del «vibrato continuo», y propone su criterio: «El vibrato debe aplicarse sólo en aquellos lugares en los que surgiría por sí sólo naturalmente: esto es, como si la nota en cuestión fuera una de las cuerdas al aire, ya que al final de una obra o también al acabar un pasaje con una nota larga, ésta última nota inevitablemente seguirá vibrando un tiempo, por ejemplo después de ser pulsada, en un piano. Así, las notas finales o las notas mantenidas podrán ser adornadas con un vibrato», explica Leopoldo. 


   No estamos ante una edición lujosa, sino ante una buena edición, realizada con claridad y buen gusto. Hay que decir que la Editorial Arpegio no es una de las más grandes editoriales españolas, pero sí una de las más interesantes, si hablamos de Música. Así que felicitamos a su propietario y editor, Jaime Tortella, por el excelente trabajo de selección y edición realizado a lo largo de tantos años. Ahora mismo la editorial ya prepara o tiene en prensa doce libros, entre ellos la Poética musical de Stravinsky, los Quintetos para flauta y cuerda de Boccherini, un volumen dedicado La tonadilla madrileña, escrito por Elisabeth Le Guin, una Historia de la música rusa de los siglos XIX y XX, un estudio sobre El violonchelo en España en el siglo XVIII, escrito por Guillermo Turina Serrano y una biografía de Eudardo Toldrá.

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico