Codalario
Está viendo:

CRÍTICA DEL CONCIERTO OFRECIDO POR GAUTIER CAPUÇON, JUN MÄRKL Y LA SINFÓNICA MDR RADIO LEIPZIG EN OVIEDO

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  1111 votos

Lugar: Auditorio de Oviedo; Fecha: 25 de octubre de 2009;Ciclo: Conciertos del Auditorio

La Voz de Asturias (martes, 27/10/09)

 

CAPUÇON, O EL ESPIRITU DE QUIROGA

Seguramente  nadie le habrá dicho todavía a Gautier Capuçon que su parecido con Manuel Quiroga llega incluso a  resultar inquietante. Artista afectado como pocos, de atractiva e inmensa personalidad, Quiroga fue un violinista excepcional, pontevedrés para más señas, de cuya historia  poco más se conoce hoy en día que una placa en la calle del Comercio de Pontevedra, y el nombre de algún relevante conjunto de cámara. Capuçon se presentó en Oviedo como Quiroga en París cuando, con tan solo 19 años, dejó a los críticos perplejos ante su extraordinaria maestría técnica. El joven chelista francés eligió para su presentación en Asturias una de las más bellas obras del repertorio, el Concierto para chelo nº 1 de Saint-Saëns, que interpretó de manera arrolladora. Capuçon sedujo en escena y en los momentos más delicados y románticos, donde su precioso, sutil y elegante vibrato dejó ver lo mejor y más interesante de su perfil de intérprete: su profundo, contagioso y arrebatado lirismo. También resultó llamativa su capacidad técnica y carisma sobre el escenario. Al intérprete sólo le faltó una cierta templanza y refinamiento para elaborar con más libertad algunos de los fragmentos más complejos de la obra que, como el comienzo del concierto, resultaron algo precipitados, llevados por el fuego fatuo que parece dominar al artista. De propina una Marcha para cello solo de Prokofiev, en transcripción de Gregor Piatigorsky, de lo más atractiva y fresca. Pero si Gautier Capuçon parecía el plato fuerte de la noche, la segunda parte estuvo, por lo menos, a la misma altura. La Orquesta Sinfónica MDR Radio Leipzig dio comienzo al concierto con algunos fragmentos del Martirio de San Sebastián de Debussy, en una versión más efectista y consistente que verdaderamente impresionista. Fue en la segunda parte donde el conjunto ofreció una versión de la Sinfonía fantástica de Berlioz sugerente y atrevida, con auténtica personalidad. Jun Märkl dirigió la obra de memoria, de manera tan personal como dramática. Su versión dejó detalles de gran calidad, extrayendo originales líneas orquestales en las cuerdas graves, acelerando los tempi y retardándolos, con una idea del rubato elegante y fresca. La versión resultó arrebatadora, con una orquesta alemana de gran consistencia, en la que daba envidia observar la vitalidad de sus músicos que, como el concertino, vivían cada nota con auténtica pasión. Tras la propina, el Preludio del tercer acto de Lohengrin de Wagner, alegre y de vitalidad contagiosa.

 

 

 

 

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

2 Comentarios
2 ana coello casado
24/10/2011 12:49:14
Manuel Quiroga
Me gustaría contactar con Milagros Bará.
Un saludo.
1 Milagros Bará
21/08/2011 0:01:55
Manuel Quiroga
Soy la sobrina nieta de Manuel Quiroga. Esta es la página abierta que tengo para divulgar su vida y su obra, para quien esté interesado. Gracias
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.377025891366.163509.324534291366&saved#!/pages/Manuel-Quiroga-Losada/170874626771?sk=wall
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico