Codalario
Está viendo:

Conciertos de la chelista Georgina Sánchez Torres en Soria

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
12 de agosto de 2016

EL CHELO Y EL ECO DE LA PIEDRA

Un reportaje de Agustín Achúcarro
La violonchelista, compositora y directora Georgina Sánchez Torres ofrece un recital el sábado 13 en el Palacio ducal de Medinaceli bajo el título “El Cello y las estrellas”, a partir de las 23h. 

   Fue en 2011 cuando la violonchelista tocó por primera vez en el Palacio Ducal de Medinaceli en el ciclo “Los Conciertos de Palacio”, y para ella “resultó algo especial”. “Desde que puse un pie en el escenario me invadió un sentimiento de magia, potenciando este sentir las antiguas columnas que rodean el Palacio, y acústicamente pasas el arco y el sonido que produce parece viajar muchos años atrás, recorriendo los cinco siglos de vida del Monumento”, confiesa. Así que ese amor a primera vista hizo posible que volviera los cuatro años siguientes guiada por el ansia de tocar y soñar a la vez”.

  El segundo de los conciertos será un día más tarde, a las 20.45h, en la cueva y la ermita de la Conquezuela, un escenario que la chelista “descubrió por casualidad hace dos años”.  Me encontraba  buscando lugares de la gran desconocida Soria para hacer música, visitar  alguno de los pocos momentos que tengo de asueto, o simplemente contemplar”, observa Sánchez.

   En este caso como en el anterior el impacto fue inmediato. “Me llamó poderosamente la atención un ancestral santuario prehistórico formado por un abrigo rocoso donde los hombres primitivos adoraban a la Diosa Madre Naturaleza”. “También -prosigue la intérprete- en un documental en el que un viajero visitaba el sitio, resaltaba la gran energía que podía sentirse. Así que se dijo que “tenía que probar a tocar allí y hacer sonar allí el violonchelo”.

   Sueño cumplido: “Y en la madrugada del día 16 de agosto de 2014, respondí a la llamada de la campana de la ermita, y entonando una melodía de Hildegarda de Bingen, caminé a oscuras con mi violonchelo en la mano hasta la entrada de la gruta, donde empecé a tocar y recitar poesía ante el público que, confiando en presenciar algo distinto, se habían levantado al alba”, recuerda la chelo. Cuando el acto terminó  era totalmente de día, y recuerda que “la última pieza que interpretó” lo hizo “a la puerta de la ermita”, justo cuando  “había sido coronada con espléndidos girasoles que, aliados del sol, ya en el cielo, coloreaban de amarillo  los rostros de los presentes”.

   Ambos conciertos incluyen obras compuestas e interpretadas por la chelista e incluidas en cuatro de sus cds publicados por SANTOR ediciones, como En la ciudad del cielo o El vuelo del pájaro.

Autor:Agustín Achúcarro
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico