CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Recital de Javier Camarena en el Auditorio Nacional para la Fundación Scherzo

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Raúl Chamorro Mena
9 de febrero de 2020

Accidentado fin de gira

Por Raúl Chamorro Mena
Madrid. 7-II-2020. Auditorio Nacional. Ciclo Grandes Intérpretes Fundación Scherzo. Javier Camarena, tenor. Angel Rodríguez, piano. Obras de Charles Gounod, Eduard Lalo, Gaetano Donizetti, César Portillo de la Luz, Agustín Lara, Juan y David Zaizar, Alvaro Carrillo, María Grever y Pablo Sorozábal.

   El evento que aquí se reseña sitúa al recensor en una situación muy complicada. Por un lado, ha de ser prudente respecto al artista que se encuentra enfermo o indispuesto y por otro, tener en cuenta los derechos del público, así como la verdad y pureza que nunca deben faltar en un arte tan elevado como el canto, la ópera y, en definitiva, el teatro lírico. Pues bien, culminaba en Madrid el tenor mexicano Javier Camarena la gira con la que ha recorrido varias ciudades españolas las últimas semanas.

   Como es sabido, Camarena es un cantante muy querido por el público madrileño, toda vez que es la única estrella lírica internacional que ha logrado fidelizar el Teatro Real, donde hace apenas dos meses interpretó (bien es verdad que no con toda la brillantez esperada) un papel de extrema dificultad como el Gualtiero de Il pirata de Vincenzo Bellini. Generosas ovaciones del público saludaron la salida del tenor que, siempre dicharachero y comunicativo, manifestó a la audiencia, que catarros y enfríados le habían incomodado durante la gira, pero que, a priori, se encontraba mejor para afrontar este concierto. Programa corto, pero sustancioso (sin intervenciones del pianista que dieran descanso al solista y llenaran el programa) dedicado en su primera parte a la ópera francesa -incluida la procedente del estro de un compositor italiano, cumbre del melodrama, como Donizetti- y la segunda a la italiana, a razón de 4 arías por capítulo. Una discreta interpretación del aria «Salut, demeure chaste et pure» del Faust de Gounod abrió el evento. Un Fausto de escaso calibre en el que un timbre apagado, falto de carne y sin liberar, una entrada a destiempo, fiato alicorto, extrema prudencia y un Do 4 que no terminó de expandirse se impusieron en la balanza al buen gusto innato del tenor. La bellísima, exquisita, aubade de Mylio «Vainement, ma bien-aimée» de la ópera Le Roi d'Ys de Eduard Lalo permitió a Camarena exhibir su musicalidad, así como algunos falsetes, totalmente en estilo en este repertorio, pero que uno los hubiera deseado con más timbre y un sonido menos blanquecino.


   El mejor momento de la noche para el que firma estas líneas, llegó con «Seul sur la terre…» («Deserto in terra» en la más conocida traducción italiana) de esa magnífica Grand Opera donizettiana que es Dom Sébastien, roi de Portugal estrenada en 1843 por el legendario Gilbert Duprez. En esta pieza pudieron escucharse algunos de esos agudos de buena factura que le caracterizan, con brillo, desahogo y punta. Uno de sus caballos de batalla, el aria de los 9 does agudos de La fille du regiment, fruto también del genio Bergamasco, me permitió presenciar, además de notas rascadas y ataques esforzados, algo que nunca había visto durante más de tres décadas asistiendo a óperas, zarzuelas, recitales y espectáculos liricos en general, que el solista se detuviera unos segundos a falta de una estrofa (es decir, 4 does sobreagudos más el conclusivo) para quitarse una flema o evitar toser y terminar el aria. Más allá de la indisposición del tenor mexicano y ese catarro que parece no le ha abandonado en toda la gira, ya desde el Gualtiero del Real uno detecta cierta crisis vocal en el tenor natural de Xalapa. Veremos como transcurren los acontecimientos. Uno espera estar equivocado y que el tenor mexicano vuelva por sus fueros, sobre todo tendiendo en cuenta que, en el mes de noviembre, le espera en el ámbito del Festival Donizetti de Bérgamo, otro «Miura», nada menos que el papel de Fernando de la ópera Marino Faliero estrenado, igual que el Gualtiero, por Giovanni Battista Rubini.  

   Recuerdo un recital de Ben Heppner en el Teatro Real hace unos años, que después de una primera parte en la que apenas se le escuchaba, el tenor canadiense anunció al público que no podía continuar. Ahí terminó el evento, se devolvió el dinero al público y el solista no cobraría su cachet, al menos, completo. Esta vez, Javier Camarena comunicó al público que tenía dos noticias «una mala y otra peor», que se encontraba peor de lo que pensaba y dada la enorme dificultad de la segunda parte, no podía abordarla y la sustituiría por canción mexicana.


   Ni que decir tiene que el repertorio de boleros, rancheras y canción mexicana es magnífico, al que suscribe le encanta, y lo han interpretado, además, la mayoría de tenores de habla hispana, eso sí, en grabaciones o bien como propinas de sus actuaciones y cantadas con su voz de tenor de repertorio lírico. Esta vez, Camarena desgranó de manera monotóna, sin acentos, sin calor alguno y con voz de cantante de música ligera «Contigo en la distancia» de César Portillo de la Luz, «Amor, amor de mis amores» de Agustín Lara, «Cielo Rojo» de los Hermanos Zaizar, «Sabor a mí» de Alvaro Carrillo y «Júrame» de María Grever. Para terminar, Camarena pidió al público que le «permitiera» interpretar la Romanza de Leandro «No puede ser» de La tabernera del puerto de Pablo Sorozábal, en la que pudo apreciarse, al fin, cierta entrega y recuperar, siquiera mínimamente, el apropiado ambiente de recital lírico de estrella de la ópera. Corresponde resaltar como se merece, la actuación de Ángel Rodríguez, pianista caluroso e intenso, además de impecable acompañante, siempre al servicio del solista y sosteniéndole en todo momento.

   Excepto algunas muestras de desaprobación, hay que subrayar que la gran mayoría del público se mostró complacido, aplaudió y ovacionó a Camarena con fervor y entusiasmo. Por tanto, nada que decir. Todos contentos.  

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico