Codalario
Está viendo:

Opinión: 'Elegía'. En recuerdo del compositor José Peris Lacasa tras el primer aniversario de su fallecimiento. Por Aurelio M. Seco

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
29 de julio de 2018

Elegía

   Por Aurelio M. Seco / @AurelioSeco
Conocí al compositor José Peris Lacasa en Oviedo, en el Hotel Asturias. Le entrevistaba para La Voz de Asturias, donde yo trabajaba entonces como crítico y periodista musical. Hablar con él fue como un aldabonazo. Acostumbrado a encontrarme artistas únicamente interesados en lo políticamente correcto, en destacar las cualidades de la entidad que lo contrata, en hacer la pelota al gestor de turno, con Peris no salía de mi asombro. José Peris Lacasa respiraba franqueza en cada palabra, compromiso, riesgo y honestidad. En los primeros minutos de conversación ya había denunciado tres o cuatro injusticias de las que estamos, por desgracia, demasiado acostumbrados a ver en nuestras instituciones musicales. 

   Peris conocía muy bien las virtudes y defectos del contexto musical español, y se enfrentó con total independencia de criterio a lo que consideraba injusto. Había estudiado nada menos que con Nadia Boulanger, Darius Milhaud, Igor Markevitch y, muy especialmente, con Carl Orff, a quien citaba con frecuencia e incluso reverenciaba. Como se acordaba también de su amigo Severo Ochoa, a quien conoció a principios de los años setenta, cuando nuestro Premio Nobel de Fisiología y Medicina volvió de Nueva York y Peris comenzó a trabajar en la universidad de Madrid. “Severo Ochoa sabía más de música que muchos críticos o musicólogos”, me dijo entonces Peris en el Hotel Asturias, destacando la afición de Ochoa por los cuartetos de Beethoven, que parece que conocía muy bien.

   Peris ha tenido en vida el reconocimiento de importantes personalidades e instituciones, pero creemos que no ha sido suficiente para la importancia de su figura. El Apoyo de Alfonso Aijón e IBERMÚSICA nos parece obvio y destacable. El  12 de enero de 2016 la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE), bajo la dirección de George Pehlivanian, interpretó una de sus obras de juventud, las Variaciones para gran orquesta sobre una Pavana de Luys de Milán en el Auditorio Nacional de Madrid, dentro de la Serie Barbieri de IBERMÚSICA. La obra pudo volver a oírse en Zaragoza el 16 de enero, con los mismos intérpretes. Aijón siempre ha hablado bien de Peris y, Peris, de Aijón. 

   José Peris Lacasa es uno de los compositores españoles de más importante trayectoria profesional de este siglo. Sus obras han llegado a salas como la Brahms, del Musikverein de Viena. Creador del festival de música de Alicante y compositor profundamente español, siempre reivindicó la importancia de nuestro Siglo de Oro musical y sus grandes polifonistas, de recomponer la base formativa de nuestros creadores en lo mejor de nuestra historia. Y lo hizo con razón. Peris encontraba una falta de formación obvia en muchos de nuestros creadores.

   El pasado 5 de abril se cumplió el primer aniversario del fallecimiento de José Peris Lacasa. Nacido en Maella (Zaragoza) el 27 de agosto de 1924 fue, además del decano de los creadores musicales de su generación y uno de los docentes más destacados de su época -tanto en el Conservatorio de Alicante como en la Universidad Autónoma de Madrid. El Conservatorio de Alcañiz (Teruel) lleva su nombre-, un infatigable defensor del papel de la música en la sociedad. Estudió con Julio Gómez, Jesús Guridi y Eduardo Toldrá, y fue un estrecho colaborador de Óscar Esplá.

   Este primer aniversario de su fallecimiento ha sido recordado por la Orquesta Sinfónica de RTVE que, dirigida por Miguel Ángel Gómez Martínez, interpretó su Concierto espiritual el pasado mes de febrero y, más recientemente, el Cuarteto ILCA y la soprano Ilonka Vöckel ofrecieron su versión de Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz de Haydn en el Auditorio "Víctor Villegas" de Murcia. También Radio Clásica de Radio Nacional de España le ha recordado con una serie de programas de Grandes Ciclos que ha repasado su vida y su obra.

   Nos deja un centenar de composiciones en casi todos los géneros, que muestra un enorme dominio técnico, reflejo de una simbiosis entre tradición y modernidad. Miembro de la Academia Filarmónica de Bolonia, Premio Nacional de Música, Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, fueron algunos de los reconocimientos que tuvo en vida a toda esa labor; pero aún queda pendiente el conocimiento, la difusión de su obra y de su trabajo.

   De nuestra última conversación telefónica recuerdo sus bonitas palabras hacia el joven compositor Gabriel Ordás. Y en mi memoria resuena la interpretación de Elegía para Gisela, en manos de Narciso Yepes. La obra fue escrita por Peris tras la muerte de su esposa.

 

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico