Codalario
Está viendo:

Crítica: Juan Diego Flórez y Nino Machaidze protagonizan «Manon» de Massenet en la Wiener Staatsoper

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
6 de junio de 2019

Escasa pasión

Por Raúl Chamorro Mena
Viena, 1-VI-2019. Staatsoper. Manon (Jules Massenet). Nino Machaidze (Manon), Juan Diego Flórez (Chevalier Des Grieux), Adrian Eröd (Lescaut), Dan Paul Dumitrescu (Conde Des Grieux), Michael Laurent (Guillot de Morfontaine), Clemens Unterreiner (Bretigny), Ileana Tonca (Poussette), Svetlina Stoyanova (Javotte),  Zoryana Kushpler (Rosette). Orquesta y coro de la Ópera Estatal de Viena. Dirección musical: Frederic Chaslin. Dirección de escena: Andrei Serban.

   El relato del abate Prévost Historia del caballero Des Grieux y de Manon Lescaut fue considerado en su día escandaloso, pero contiene una gran carga moralizante, además de abanderar la doctrina jansenista (la salvación o condena de cada individuo está predestinada) y llegó a gozar de una gran popularidad e influencia. Prueba de ello es que ha sido fuente de diversas obras líricas de compositores como Hálevy, Auber, Massenet y Puccini, aunque sólo las creaciones de estos dos últimos se mantienen en el repertorio habitual. Incluso Massenet compondría  la ópera corta Le portrait de Manon (1894) protagonizada por un anciano Des Grieux y estrenada 10 años después que Manon.

   Entre la amplia creación de Massenet para el teatro y contando con la mayor y menor presencia -según épocas y circunstancias- de Don Quijote (que normalmente ha dependido de que algún bajo-divo la imponga), Hérodiade, Esclarmonde (la más wagneriana de sus óperas) Thaïs o Le Cid, son, claramente, Werther y Manon las óperas que se han mantenido regularmente en repertorio, siendo particularmente popular las aventuras y desventuras de esta criatura femenina, bella, fascinante («serás reina por tu belleza»), atraída irresistiblemente por el lujo y la buena vida y que termina asumiendo un destino trágico. Efectivamente, Manon tiene partes magníficas en las que brilla la depurada y sensual orquestación, la inspiración melódica massenetiana y un magnífico retrato femenino, pero en mi opinión, la obra acusa cierta irregularidad, frente a Werther que me parece una obra más compacta y rematada.


   En los últimos años y después de más de dos décadas de carrera, el tenor peruano Juan Diego Flórez, una de las indiscutibles figuras de la lírica contemporánea, ha ido asumiendo papeles más líricos y pesados (de primo tenore romántico) que los propios de tenor contraltino rossiniano, que son los que se ha basado fundamentalmente su carrera -junto a algún otro papel belcantista como el Elvino de La sonnambula de Bellini, en el que también ha brillado especialmente- y todo ello manteniendo el repertorio Rossiniano y belcantista, incluido, como una especie de estandarte, del Almaviva de El barbero de Sevilla. Dentro de esa penetración en el repertorio puramente romántico, Flórez ha realizado ya diversas  incursiones en la Opera Lyrique francesa. Ya ha debutado Hofmann y Werther, mientras el Des Grieux de Manon lo había abordado en forma de concierto en el Champs Elysees de París.

   Cierto es, que es difícil mantenerse como divo tenoril con un repertorio tan especializado como el rossiniano en particular y el belcantista en general y hasta sus fans más fieles se terminan cansando de escucharle los mismos papeles. En cualquier caso, dejando de lado el debate sobre los personajes mozartianos -aunque según ha manifestado, va a ir incorporando algunos-  (sabemos que los tenores en las óperas de Mozart no suelen ser los protagonistas o la escritura de sus papeles no son especialmente brillantes para un tenor-estrella), sorprende que Flórez no aborde, antes que Hoffmann, Werther o Des Grieux, el Gérald de Lakmé de Delibes o el Wilhelm Meister de Mignon de Thomas, que, en mi opinión, serían más ajustados a su vocalidad.

   En cuanto a su encarnación del caballero Des Grieux en esta función del día primero de junio, hay que decir que la voz de Flórez no ha ganado suficiente en el centro y la falta de volumen, amplitud, metal y color para el papel es palmaria. Además y esto es importante, en su afán por nutrir el centro ha perdido posición y punta en la franja aguda, algo que siempre enmascaraba en cierto modo, lo limitado del volumen. Por supuesto que el peruano sigue cantando muy bien, pero la sensación de excesivo control, de medirse hasta el extremo, es cada vez mayor y el fraseo, siempre esmerado, por supuesto, resulta poco variado. Su mejor momento fue el sueño, muy bien delineado con uso de dinámicas y smorzature apoyado en un sedoso y muy delicado acompañamiento de Chaslin y la orquesta. En la escena de Sant Sulpice, el clímax de la ópera en mi opinión, faltó carne vocal tanto en «Ah fuyez» como en el gran dúo del reencuentro con Manon, en el que se echó de menos una mayor química con la soprano y más voltaje teatral.


   Por su parte, Nino Machaidze no terminó de redondear una Manon destacable. El sonido está bien emitido y tiene notas de calidad, aunque el timbre, muy grato, resulta un punto genérico y faltaron dinámicas, además de acentos, incisividad y contrastes a su fraseo. Prueba de ello fue un «Adieu notre petite table» plano donde los haya, que pasó totalmente desapercibido. Mejor en la escena de Cours la Reine, aunque sin sobreagudo. Una Manon, además, demasiado distanciada, que no tuvo la sensualidad que correspondería a la belleza y presencia escénica de Machaidze y que careció de calor, de apasionamiento (también a su Des Grieux), excepto, quizás, en el dúo final, en el que ambos protagonistas se mostraron algo más enardecidos dentro de lo que cabe.  

   Timbre árido y pobretón el del barítono Adrian Eröd en un flojísimo Lescaut. Dan Paul Dumitrescu, veterano del mil batallas del ensemble de la Opera de Viena, demostró sus tablas como Conde Des Grieux, aunque vocalmente sigue sin colocar una nota en el sitio.

   Poco se puede decir de la producción de Andrei Serban, que ya había visto en Viena hace 8 años con Norah Ansellem y Roberto Alagna (que la estrenó junto a Anna Netrebko en 2007). No tiene nada,  mal iluminada, tenebrosa, particularmente ingrata a la vista.  Detalles sin sentido y que no aportan nada como el coro en el foso (más visto que el TBO), un ridículo y absurdo sofá de skai en Sant Sulpice… Aburrida y nula teatralmente.

   En esta ocasión, la orquesta, que se distribuyó en el foso con las maderas situadas a la derecha, no alcanzó el altísimo nivel de las funciones anteriores. Por supuesto que hubo estupendos detalles y la dirección del parisino Frederic Chaslin fue totalmente en estilo, dentro de su repertorio más afín, pero el sonido no fue tan compacto, ni atesoró ese colorido y esplendor tímbrico de las noches anteriores. Un aroma más de rutina –de mucho lujo, eso sí.

   De este póker de cuatro representaciones consecutivas vistas en la Ópera de Viena, la menos rutilante fue esta Manon.

Foto: Wiener Staatsoper GmbH / Michael Pöhn

Autor:Raúl Chamorro Mena
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico