Codalario
Está viendo:

CD: 'IL SPIRITILLO BRANDO' DE LA RITIRATA Y JOSETXU OBREGÓN, PARA EL SELLO GLOSSA MUSIC. Por Mario Guada

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
10 de mayo de 2013
La Ritirata graba un catálogo de pequeñas joyas instrumentales del Seicento
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  40 votos
  ITALIA Y ESPAÑA: ENTRE LA DANZA Y EL VIOLONCELLO
 
Il Spiritillo Brando. Dance music in the courts of Italy and Spain, c.1650. Andrea Falconieri. La Ritirata - Josetxu Obregón. Glossa Music [GCD 923101], 2013. TT. 62'34. Obras de Diego Ortiz, Andrea Falconieri, Giovanni Battista Vitali, Dario Castello, Giuseppe Maria Jacchini, Joan Cabanilles, Bartolomé de Selma y Salaverde, Giovanni Gabrieli, Domenico Gabrielli y anónimo.


       La Ritirata, conjunto centrado en música del Barroco europeo, que tiene a su frente al violonchelista Josetxu Obregón, es el primer ensemble español que ficha por el prestigioso sello Glossa, desde que éste fuese fundado en 1992 por los hermanos Moreno, lo que supone todo un espaldarazo para un conjunto que, aunque sobradamente preparado, lleva pocos años en el panorama musical.
       Para su debut en Glossa han planificado un programa en torno a la música de danza creada hacia la mitad del siglo XVII en Italia y en España, en la que se nos presentan piezas de algunos de los más afamados maestros del momento. Articulado alrededor de la figura de Andrea Falconieri, compositor y laudista italiano, espléndido conocedor de la música de danza que transitó entre Napoles y España, se va completando toda esta visión del Seicento, en la que la música instrumental es dueña y señora del registro. Aprovechando la libertad todavía presente en la época en cuanto a la intercambiabilidad instrumental, vemos desfilar un número interesante de instrumentos: violín barroco, flauta de pico, guitarra barroca, archilaúd, tiorba, clave, órgano positivo, arpa triple y percusión diversa; todo un despliegue tímbrico que supondrá una de las características principales del disco.
       El álbum es, sobre todo, un auténtico catálogo que consta de 24 pequeñas piedras preciosas -ninguna llega a los cinco minutos de duración-, de las que justo exactamente la mitad están firmadas por Falconieri. De él se interpretan algunas de sus piezas más conocidas, que se encuentran en su Il primo libro di Canzone, Sinfonie, Fantasie, Brandi, Correnti, Gagliarde, Alemane, Volte per Violini, Viola overo altro Strumento á uno, due, tré con il Basso Continuo. Naples, 1650, que como vemos supone un auténtico muestrario de las danzas más practicadas en la época y un verdadero ejemplo del dominio que en cuento al género despliega Falconieri. Algunas de estas piezas fueran ya grabadas en un DVD editado por Cantus no hace mucho, en el que ya nos sorprendíamos por la calidad interpretativa del conjunto, pero hay que resaltar que ahora estamos ante unas lecturas más maduras y brillantes, que destacan por el dominio técnico, conjugando este con el juego de contrastes en lo rítmico y lo tímbrico, además de la dulzura y expresividad en las melodías, y el preciosismo en el acompañamiento.

      La otra mitad del disco se la reparten entre Diego Ortiz, famoso por su Trattado de glosas... [Roma, 1553], del que se interpretan aquí dos de sus recercadas -género español similar al ricercare, que puede verse como el antecesor directo de la fuga- en las que el "violón" se ve sustituido por la flauta de pico en esta particular lectura; Dario Castello, uno de los principales impulsores de la literatura violinística del Seicento europeo, como se observa aquí en la interpretación de una de sus sonate más brillantes y virtuosísticas; Joan Cabanilles, uno de los grandes organistas que haya dado la historia de la música española, del que se ha grabado su  vivaz y vigorosa corrente italiana -en una lectura para clave; Bartolomé de Selma y Salaverde, otro de de los grandes maestros de música instrumental del Renacimiento español, famoso por su impulso al bajón -antecesor del fagot-, que es llevado aquí del sonido grave de un aerófono al de las cuerdas de violoncelo de Obregón, quien interpreta su Fantasia a basso solo; Giovanni Gabrieli, conocido por ser uno de los mayores exponentes del policoralismo veneciano, es traído aquí en su también excelsa faceta de organista -su Ricercare del VII e VIII tono nos traslada ineludiblemente a la Basilica di San Marco.
       El violoncelo es parte sustanciosa en este álbum, pues para él se compusieron las piezas que Giovanni Battista Vitali, Giuseppe Maria Jacchini y Domenico Gabrielli presentan aquí. Piezas de tres violonchelistas y compositores ligados a la Accademia Filarmonica di Bologna y la Basilica di San Petronio, en las que el violoncello cobra de manera sobresaliente el lugar solístico que ya venía solicitando desde hacía algún tiempo, y que observamos especialmente en la obra de Gabrieli, no obstante pasó a la historia por ser el primer compositor que dedica una pieza a solo para dicho instrumento -de su colección de 1668 se interpreta el regio Ricercare V.
       Pero tan exquisita selección de piezas requieren de avezados intérpretes que sepan sacar lo mejor de cada una de ellas. Y así sucede en este registro, dichoso encuentro entre estas pequeñas maravillas y unos intérpretes de enorme calidad, que derrochan frescura, empuje y vivacidad. Se vislumbra el disfrute en la interpretación; los hace envidiables. Todos y cada uno de los intérpretes está sobresaliente, como Tamar Lalo, magnífica en su flexible y ondulante discurso a las flautas; Miren Zeberio y Raúl Orellana exquisitos a los violines barrocos, esquivando con sobrada solvencia los importantes escollos que se presentan y portadores de un hermoso sonido; Enrike Solinís y Daniel Zapico bordan su papel en las cuerdas pulsadas, siempre firmes, contundentes, sabiendo mantenerse en un plano de acompañamiento por el bien del conjunto, pero despuntando en los momentos solísticos por su inmensa calidad, con un fraseo dúctil y refinado; Ignacio Prego firma uno de los momentos más exquisitos del disco, con la anónima y hermosísima chacona perteneciente a la colección Flores de música [1706]; Daniel Oyarzábal, con pequeña participación, pero no por ello menos deslumbrante, nos deja un momento absolutamente fascinante en la obra de Giovanni Gabrieli; Sara Águeda aporta en una única aparición el satinado timbre de su arpa triple; David Mayoral, que trae bajo el brazo la siempre "accesoria" e imaginativa percusión, aporta ese toque rítmico y danzable, además de un colorido muy particular, que confiere a la interpretación de una personalidad marcada.
      Comentario aparte merece Josetxu Obregón, que con su violoncelo barroco se erige como protagonista tímbrico del registro, sabiendo, no obstante, quedar ajeno en aquellas piezas en las que la participación de su instrumento supondría un anacronismo evidente. Su hondura a la hora de interpretar es palpable, con una calidez y limpidez sonoras que destacan sobremanera sobre muchos de sus colegas violonchelistas. Un fraseo maleable, elegante, y una sensatez aplastante en las articulaciones, demuestran por qué es, hoy por hoy, uno de los máximos exponentes en la interpretación histórica de tan noble instrumento.
       Estamos, en definitiva, ante un excelente registro sonoro, que cumple sobradamente las elevadas expectativas y que es un más que digno estreno de este joven conjunto en tan noble casa. Se completa el disco con un bello diseño editorial, que conjuga lo Barroco con un toque ciertamente moderno y unas interesantes y divulgativas notas -algo siempre tan necesario en según qué circunstancias-, auténtica marca de la marca del sello escurialense, que siempre tiende a crear objetos artísticos y culturales más que meros registros audiovisuales. Esperamos más.
Autor:Mario Guada
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico