Codalario
Está viendo:

Crítica: Recital de Leo Nucci en el Teatro Rosalía de Castro de La Coruña

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
8 de septiembre de 2015

FASCINADOS POR NUCCI

Por Aurelio M. Seco
La Coruña. 4/09/2015. Teatro Rosalía de Castro. Festival Lírico de La Coruña. Ciclo Grandes Cantantes. Barítono: Leo Nucci. Pianista: José Ramón Tébar. Obras de Verdi, Bellini, Rossini y Donizetti. 

   Leo Nucci ofreció el pasado viernes un recital lírico en el Teatro Rosalía de Castro de La Coruña, acompañado por el director de orquesta español Ramón Tébar, que en esta ocasión participó en calidad de pianista acompañante de lujo. La cita, celebrada tan solo un día después del estreno de Il trovatore en el Palacio de la Ópera, convirtió a la ciudad gallega en uno de los principales focos musicales de nuestro país en este principio de temporada. La primera parte de la velada resultó desconcertante por lo exiguo de las obras y su escaso atractivo estético de cara a un público que sin duda esperaba un repertorio de mayor enjundia. Con seguridad su inclusión en el programa respondió más a la intención de dosificarse del cantante que a su interés estrictamente musical. A pesar de todo, las Tres plegarias de Verdi dejaron ver a un Nucci volcado con la expresión de un texto que, según se informa en los programas de mano, él mismo contribuyó a adaptar (en el caso de la Invocazione a Maria Addolorata). No encontramos necesaria la inclusión de las piezas interpretadas al piano por Ramón Tébar a lo largo de la noche. Independientemente de su madurez como pianista y del interés que haya tenido su interpretación de las composiciones de Chopin seleccionadas, creemos que el público esperaba un mayor protagonismo del barítono, que prefirió diseñar el concierto otorgando parte del suyo a Tébar, para ir incrementando el interés de las obras a medida que avanzaba una noche que tuvo su punto culminante en las cuatro propinas finales.

   La comunicación entre  cantante y pianista fue extraordinaria durante toda la velada, debido al talento de Tébar para acompañar, en un repertorio que incluía obras muy diferentes que además eran complicadas de tocar. La personalidad de Tébar estuvo siempre presente, ofreciendo un acompañamiento muy musical que nunca dejó de respirar junto al cantante, incluso cuando éste precisó -y demandó- de ligeros cambios de tempo en algún fragmento.

   La segunda parte del recital resultó mucho más interesante y permitió aprovechar mejor las grandes cualidades líricas del gran barítono italiano, con fragmentos de óperas de Rossini, Bellini y Donizetti en los que encontramos a un Nucci espectacular y más auténtico, con su interesante sentido del legato, su cuidado por la expresión del texto, peculiar manera de atacar los agudos y su gran voz, que en las notas altas todavía luce tersa, perfectamente colocada y generosa, con ese peculiar gesto de su boca que ha influido en la manera de cantar de algún que otro intérprete de la actualidad. Es admirable la longevidad que ha alcanzado este artista que, aun con algunos signos de fatiga en la voz, puede afrontar un repertorio muy exigente con un alto nivel interpretativo. Entre las cuatro propinas, un "Largo al factotum" de El barbero de Sevilla muy personal, cantado nada menos que delante del mayor especialista en Rossini de nuestro tiempo, Alberto Zedda, que estaba entre el público, con un agudo puntual algo tenso que dio la impresión de destemplar ligeramente al barítono durante la pieza. Del conjunto de propinas resultó muy atractiva la interpretación de la famosa "Eri tu" de Un ballo in maschera, de Verdi. El público recompensó a los artistas con una larga ovación. No fue para menos.

Autor:Aurelio M. Seco
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico