Codalario
Está viendo:

LIBRO: 'Shostakovich: genio y drama'

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
12 de noviembre de 2014

           
SHOSTAKOVICH: GENIO Y DRAMA

Por Javier del Olivo
Dmitri Shostakóvich, genio y drama. Carlos Prieto. Colección Arte Universal, Editorial Fondo de Cultura Económica  2013 (332 págs.) ISBN: 978-607-16-1483-4

   Pocas figuras musicales del S. XX han sido tan controvertidas como la de Dmitri Shostakovich. No tanto como compositor, como por su vida y por sus relaciones con el poder soviético bajo cuyo régimen vivió la mayor parte de su existencia. El violonchelista mejicano Carlos Prieto, que conoció personalmente al músico y a su familia y, escribe este libro, sobre todo, para reivindicar al hombre que hay detrás del compositor. Para explicar, dentro de lo posible, las reacciones y actitudes de Shostakovich, a la vez que repasa sus obras más importantes como parte fundamental de su biografía, recalcando la importancia capital que tienen en sus composiciones sus peripecias personales.


   Ya en el prólogo el escritor Jorge Volpi hace referencia a la complicada personalidad de Shostakovich. Algo que después Prieto intenta, más que descifrar, comprender y, en los puntos más conflictivos, justificar. Para ello utiliza los testimonios de muchos compañeros y amigos del compositor (la labor de documentación es encomiable y la bibliografía bastante completa) lo que nos ayuda a contextualizar con más exactitud  toda su situación vital y económica, que tanto influyó en su amplio corpus compositivo.  Es indudable la calidad y el genio de Shostakovich y, aunque se repasa someramente la obra para cine y las composiciones patrióticas impuestas, Prieto se centra en las obras que han hecho del compositor de San Petersburgo  (casi toda la vida para él, Leningrado) una pieza fundamental en la historia de la Música. Unas obras creadas en unas circunstancias personales nada fáciles y que mediatizaron toda su producción. El terror que implantó Stalin en los años de su mandato influye poderosamente en sus composiciones, siempre a caballo entre la rebeldía y la sumisión. Apartadas de los atriles muchas de sus obras durante este periodo, en el que es criticado y ninguneado por los medios oficiales y por los órganos del Partido Comunista, se ve obligado a crear música “oficial”. Pero él siempre siguió componiendo obras que se salían del camino marcado desde arriba.  Shostakovich vivió siempre con miedo. Miedo a ser deportado o condenado como muchos de los intelectuales de la época. Prieto, con mucho acierto, compara su sufrimiento con  el del físico Victor Shtrum,  uno de los protagonistas de la novela Vida y destino de Vasili Gosman, el físico que vive aterrado por una llamada de Stalin que puede trastocar para siempre su vida.  La situación del compositor cambió a la muerte del dictador pero aunque llegaron reconocimientos y premios y se sacaron del cajón composiciones que no se habían podido estrenar en época estalinista  siempre estuvo presente en la vida de Shostakovich ese temor a represalias o caer en desgracia, y nunca se reveló abiertamente contra el poder. Hubo intelectuales y artistas que lo entendieron, como Rostropovich, pero otros, Stravinski entre ellos,  le reprocharon estar siempre al lado del Partido.
   Quizá comprendamos mejor toda su situación si citamos, como hace Prieto, las palabras de la gran soprano Galina Vishnévskaia, que lo conoció tan bien como su marido, Rostropovich: “Nos convocó a protestar en contra del aplastamiento del individuo. Nos convocó con el mayor frenesí, mayor pasión que cualquier otro compositor de nuestro tiempo. Pero para lograr su objetivo, debía dejar a un lado lo superfluo –aquello que interfería con su creatividad-. Para comprar tiempo y poder componer en paz, echaba un hueso de cuando en cuando a la jauría que lo hostigaba y accedía a poner su firma en cartas y artículos. Accedía a pronunciar discursos en reuniones y asambleas que no tenían para él la menor importancia y, habiendo comprado tiempo, volvía con toda prisa a su escritorio a seguir componiendo…”.

   Pero Prieto no se olvida, como buen músico y como ya dijimos, de analizar las principales obras del compositor desde el punto de vista estrictamente musical, y va ensartando estos comentarios entre la biografía de Shostakovich. También repasa detalles como las dedicatorias, la orquesta o solista que estrenó la obra o cómo fue recibida por el público o la censura. Aspectos todos que proporcionan al lector una visión muy completa y casi musicológica en una obra que tiene, ante todo, una intención divulgativa. También se puede descargar desde la página web de la editorial dos obras para violonchelo del compositor interpretadas por Prieto: Sonata en re menor para violonchelo y piano, op. 40 y Concierto nº1 en mi bemol para violonchelo y orquesta.

   Es pues, un interesante retrato de este gran músico del S.XX, uno de los más grandes, que nos dejó un legado muy amplio y que sigue llenando con sus obras las salas de conciertos y los teatros de ópera.

Autor:Javier del Olivo
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico