Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: LISA BATIASHVILI, PROTAGONISTA EN LA TEMPORADA DE LA ORQUESTA NACIONAL DE ESPAÑA, BAJO LA DIRECCIÓN DE JESÚS LÓPEZ COBOS. Por Raúl Chamorro Mena

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
20 de diciembre de 2012
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  43 votos
FANTÁSTICA INTERPRETACIÓN VIOLINÍSTICA

14-12-12. Temporada de la ONE. TCHAIKOVSKY: Suite nº 4 en sol mayor opus 61 "Mozartiana". Concierto para violín y orquesta en re mayor, opus 35, solista: Lisa Batiashvili; RACHMANINOFF: Kolokola (Las Campanas) opus 35. Solistas: José Ferrero (tenor), Alexey Tikhomirov (barítono), Nicoleta Ardelean (soprano). Coro Nacional de España. Orquesta Nacional de España. Director musical: Jesús López Cobos. Madrid, auditorio Nacional de Música. 


      A diferencia de lo que ocurre con el apartado de las voces, el violín está excelentemente servido en la actualidad con un buen puñado de grandes artistas que pasean su virtuosismo por el mundo. Una de estas figuras comparecía en el Auditorio Nacional de Música de Madrid , la georgiana Lisa Batiashvili (nacida en Tiflis en 1979), recientemente fichada por la gran casa de discos Deutsche Grammophon y lo hacía con uno de los conciertos clave del repertorio y de los más populares e interpretados, el de Tchaikovsky.
      Fantástica la interpretación de la joven violinista que con un sonido amplio, redondo, caudaloso, bellísimo, dulce y madreperlaceo, llenó hasta el último resquicio del recinto. La artista que, sorprendentemente, interpretó la obra con el apoyo de la partitura, mostró una impecable musicalidad, precisión y exactitud en la afinación y una estupenda cantabilità en el segundo movimiento, en que se plasmó el diálogo con la orquesta. Resultaron fabulosos los rallentandi previos a atacar el allegro vivacissimo de un último movimiento en el que la violinista mostró una agilidad vertiginosa. Ovaciones cálidas y sonoras para la violinista Lisa Batiashvili, que firmó discos en el descanso.
      Después de su tormentoso período como titular del conjunto, Jesús López Cobos se reconcilió con la ONE  en un período de total madurez artística, equilibrado, sabio, pulquérrimo, pero con la habitual falta de temperamento, que provocó que esa passionalitá, esa emoción y ese lirismo envolvente señas de identidad del genial compositor ruso, brillaran por su ausencia, dejando una cierta sensación de rutina de semilujo.
      Mucho mejor resultó la interpretación del director zamorano en la Suite opus 61 "Mozartiana" que abrió programa. Una obra de muy distintas coordenadas y que no demanda esa intensidad y apasionamiento. Fue servida con gran delicadeza y refinamiento tímbrico, destacando un magnífico tercer movimiento (preghiera) con unos embriagadores y delicadísimos pianissimi de la cuerda, así como el cuarto, donde nos encontramos con destacables intervenciones del concertino y el clarinetista priincipal.
      Kokola (Las campanas) que la ONE interpretaba por primera vez, es una sinfonía con coro y tres solistas que Rachmaninoff estrenó en 1913. La obra está basada en un poema de Edgar Allan Poe, en que se describen cuatro episodios de la existencia humana: Nacimiento y juventud (Primer movimiento; Campanas de plata). Amor y casamiento (Segundo movimiento; Campanas de oro). La angustia, los momentos más dramáticos de la existencia (Tercer movimiento; Campanas de bronce). La muerte (Cuarto movimiento; Campanas de hierro).
      Con un coro Nacional cumplidor, López Cobos dirigió con irreprochable equilibrio y sentido de la concertación, obeniendo un bello sonido a una ONE que se encuentra en el mejor momento de los últimos años,  si bien es cierto que faltó tensión, intensidad y voltaje dramático. El tenor albaceteño José Ferrero mostró su voz robusta, consistente y de grato timbre, pero de emisión hueca, sin el debido apoyo sul fiato. Su voz resultó difícil de escuchar en algunos momentos, al estar tapada por orquesta y coro. Caudaloso, amplio y timbrado el material de la soprano Nicoleta Ardelean, así como el del barítono Alexey Tikhomirov que, sin embargo, resultó algo rudo y con algunos sonidos ingratos por su guturalidad y nasalidad. 
Autor:Raúl Chamorro Mena
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico