Codalario
Está viendo:

«¡Sal y da la cara...!». Protestas a la versión escénica de LLuis Pascual de la «Doña Francisquita» del Teatro de la Zarzuela

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
20 de mayo de 2019

   ¿Están desfigurando la zarzuela algunos directores de escena? A juzgar por el resultado artístico de algunas de las últimas producciones vistas en España en los últimos meses, sí. Parte del público tampoco está de acuerdo con estas propuestas. Un ejemplo se está viviendo estos días en el Teatro de la Zarzuela, donde se puede ver una puesta en escena de Lluis Pascual de la célebre Doña Francisquita, de Amadeo Vives. En algunas de las últimas funciones parte del público ha interrumpido la marcha de la obra con sonoras quejas. «¡Fuera, fuera. Queremos ver la versión original!» gritaba ayer un miembro del público que no tenía reparos en interrumpir parte de la actuación de Gonzalo de Castro. Según ha podido saber CODALARIO algunos asistentes han llegado a agotar las hojas de reclamaciones del coliseo de la calle de Jovellanos tras alguna función. El pasado 16 mayo el crítico de CODALARIO Raúl Chamorro Mena publicaba su juicio crítico sobre Doña Francisquita con el título de «Desnaturalización de una de las obras cumbre de la zarzuela», donde mostraba su descontento con la dirección de escena de Pascual. La crítica está siendo la más leída de todos los medios españoles, tanto especializados como generalistas, según el buscador Google.

   «Se pueden aligerar los dialogos si se quiere o ver cómo se puede ajustar aquí y allá, pero ¿suprimirlos totalmente y dejar la obra irreconocible y desnaturalizada?. Si piensan que no se sostiene, pues no acepten montar esas obras. Hay más repertorio o mejor, colaboren con un compositor actual y creen algo nuevo», explica Raúl Chamorro Mena en su crítica. En muchas de estas ocasiones sucede que el público que asiste a un título de zarzuela no es consciente de que se va a encontrar una «adaptación libre» de una determinada obra, muchas veces emblemática del género.

   Las redes sociales no han sido ajenas a la polémica: en Twitter, KingGom [@rafareyg] explica que «Si,una señora ha mostrado acertadamente su malestar porque puedes adaptar algo pero respetar los textos y no la bazofia que han hecho...cuando #DoñaFrancisquita es una gran zarzuela». Por su parte, la mezzo María José Suárez, miembro de la producción y además encargada de gestionar el Twitter del Teatro de la Zarzuela, se ha mostrado disconforme con dicho juicio. «No ... totalmente desacertada al no respetar a las personas que estábamos trabajando. Cuando no me gusta un espectáculo me voy, no ataco a la  gente que trabaja. Esa señora tiene que aprender educación para venir a un espectáculo. Lamentable».

   ¿Qué es más importante en una función, el respeto a la libertad de expresión del público o el respeto al trabajo de los artistas?». He aquí la pregunta.

Autor:Codalario
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico