Codalario
Está viendo:

¡LAS 12 DEL 2012! LAS 12 MEJORES PROPUESTAS MUSICALES QUE SE HAN PODIDO VER ESTE AÑO EN ESPAÑA. Por Arian Ortega

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
31 de diciembre de 2012

Los colaboradores de CODALARIO dan su opinión sobre lo más destacado del año dentro del contexto musical español. Arian Ortega destaca la "memorable Adriana Lecouvreur de Cilea en el Liceu, con una protagonista de excepción, una Barbara Frittoli sensible y emotiva, junto a un impecable Roberto Alagna, ambos debutantes en sus respectivos papeles y otros dos compañeros de lujo". 

Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  264 votos

      Durante el presente año se han sucedido una serie de funciones muy interesantes en los principales coliseos líricos españoles, algunos de los cuales comenzaron el pasado año, como parte de la temporada 2011/12. No obstante, como se trata de detallar brevemente lo que para el que escribe estas líneas ha destacado principalmente este año, procedo a ello sin desmerecer la fantástica función de Norma en el Teatro Campoamor de Oviedo, que no entra por un pequeño margen de apenas dos meses.
      Así, empezamos el año con las últimas funciones de Linda di Chamounix en el Gran Teatre del Liceu, que se habían iniciado a finales de diciembre y alargado hasta el 8 de enero, donde tuvimos dos repartos de primer nivel mundial, destacando a un impecable Juan Diego Flórez, una muy buena Diana Damrau y la siempre estupenda mezzo española, Silvia Tro Santafé, alternándose en la tanda de funciones, con la granadina Mariola Cantarero y el también andalúz Ismael Jordi, entre otros cantantes, con dirección escénica de Emilio Sagi y musical de Marco Armilliato.
     Dentro del ciclo de Lied del Teatro de la Zarzuela, la soprano Anne Schwannewilms  ofreció una notable interpretación de canciones de Wolf y Strauss, entre otros. Todavía recordamos una estupenda interpretación de "Morgen" de Strauss.
      Sobre esas fechas, se llevó a cabo un Réquiem de Fauré en el Teatro Monumental, con la soprano tarraconense Marta Mathèu, que poco a poco se va haciendo el hueco que se merece en los teatros más importantes y el barítono David Menéndez. Dirigido por el finlandés Petri Sakari, una agradabilísima sorpresa y un enorme impacto su dirección de la Séptima de Sibelius y Helios, op.17 de Nielsen.
      Importante también, el debut de Riccardo Muti dirigiendo su primera ópera en el Teatro Real, I due Figaro de Mercadante, en una recuperación en colaboración con la ópera de Ravenna, destacando de entre los jóvenes solistas, a la soprano de coloratura Eleonora Buratto, que sin duda dará que hablar en un futuro muy próximo. A la escena nuevamente, el asturiano Emilio Sagi.
      Le Cid en el Palau Les Arts de Valencia, con Plácido Domingo a la batuta, Lydmila Monastirska como Ximene, Jorge de León como Rodrigue y James Rutherford como el Rey, obtuvieron una destacada versión de concierto de la partitura
      También a finales de abril, pero en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, oímos una impactante versión de Das Lied von der Erde a cargo del magnífico tenor sudafricano Johan Botha y la mezzo Anna Larsson, con Josep Pons a la batuta, completando programa con el concierto para violín A la memoria de un Ángel de Alban Berg.
      En mayo, acudimos a una magnífica Lucia di Lammermoor en el Teatro Calderón de Valladolid, con la soprano Maria José Moreno, que vuelve a resurgir tras unos años un tanto complicados, demostrando su calidad como soprano belcantista de alto nivel, con una escena de la locura que dejó una de las mayores ovaciones que se recuerdan en el teatro vallisoletano. Le acompañaban el tenor Dario Schmunck, el bajo Federico Sacchi y el barítono Roman Burdenko, que ofreció un Enrico autoritario, tras haber conseguido un premio Viñas recientemente. Dirección musical de Denis Vlasenko y escénica de Ignacio García.
      A finales del mismo mes, destaca la magnífica lectura que de Il Trovatore delineo Zubin Mehta en el Palau Les Arts Reina Sofía de Valencia, con un sonido cristalino, amable, redondo, con un aliento verdiando escalofriante. Como Leonora se encontraba la italiana Maria Agresta, estupenda soprano lírica a la que pudimos oir también como Gemma di Vergy (ópera donizzetiana muy infrecuente) unos meses antes en la ciudad natal del compositor. A su lado, el tenor canario Jorge de León, segurísimo y afianzado en el agudo, la mezzo Ekaterina Semechunk, y el magnífico barítono onubense Juan Jesús Rodríguez, que sustituyó in extremis a un indispuesto Sebastian Catana. La desafortunada producción fue responsabilidad del, por otra parte, buen director de teatro hablado, Gerardo Vera.
     

      En junio, la que probablemente sea la función del año. Una memorable Adriana Lecouvreur en el Liceu de las Ramblas, con una protagonista de excepción, una Barbara Frittoli sensible y emotiva, junto a un impecable Roberto Alagna, ambos debutantes en sus respectivos papeles y otros dos compañeros de lujo; la mezzo Dolora Zajick, imponente Princesa de Buillon, y el veterano Joan Pons, dando vida a un humanísimo Michonnet. A ello sumamos la matizadísima y brillante dirección de Maurizio Benini y la bellísima y clásica producción de David MacVicar, todo un deleite para la vista. 
       En abril, también resultaron estimulantes las funciones en versión concierto de El Relámpago de Francisco Asenjo Barbieri en el Teatro de la zarzuela, con José Luis SolaAna María Sánchez y Yolanda Auyanet.
      A principio de la presente temporada, la Asociación de Amigos de la Ópera de la Coruña, nos regaló una poderosa función concertante de la ópera Nabucco, con una gran Elisabete Matos como Abigaille, un buen Leo Nucci, sobre todo en el dúo con la soprano y su escena final, y Luiz Ottavio Faria como un impresionante Zaccaria, a las órdenes de Lynn Wilson como directora musical.
     Hemos de concluir este breve artículo con un último evento, porque igual que sucediera con lo previamente citado, ya no entran por escasos días, las funciones de Il Pirata que sin duda harán las delicias del respetable una vez más, en Barcelona. Por tanto, destacamos un magnífico recital ofrecido por nuestro tenor más reputado internacionalmente después del innagotable Plácido Domingo. Hablamos sin duda, de Celso Albelo, quien en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, ofreció una selección de piezas españolas, latinoaméricanas, zarzuela y ópera, de muy buen nivel.
 

Autor:Arian Ortega
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico