Codalario
Está viendo:

LORENZO PALOMO, compositor: «En Berlín encontré el marco ideal para componer y lanzar mi carrera en el mundo internacional»

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
1 de abril de 2019

LORENZO PALOMO, compositor: «En Berlín encontré el marco ideal para componer y lanzar mi carrera en el mundo internacional»

Una entrevista de Óscar del Saz / @oskargs 
Foto: Fernando Frade / Codalario
Aprovechamos la estancia del maestro Lorenzo Palomo (Ciudad Real, 1938) en Madrid para asistir a los ensayos y al estreno europeo de su obra Los Sneetches con la Orquesta de RTVE para conversar con él de forma distendida. El maestro es una persona sumamente sencilla aun cuando es el músico español contemporáneo más importante allende nuestras fronteras. Trabajador incansable, de dilatadísima trayectoria que siempre ha sabido mantener una nutrida agenda llena de proyectos ilusionantes por los que ha trabajado duramente y, por lo que nos ha contado, lo seguirá haciendo.

   Maestro, Ud. es uno de los compositores españoles contemporáneos de mayor proyección internacional -Su Majestad el Rey Juan Carlos I le condecoró con la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica por llevar, con su música, el nombre de España por el mundo-, y que actualmente reside en Berlín. Recordemos aquí que la primera gran artista en interpretar su música fue Montserrat Caballé, que le pidió le compusiese unas canciones, por lo que escribió el ciclo Del atardecer al alba o Recuerdos de juventud (estrenado en el Carnegie Hall de Nueva York, acompañada Caballé al piano por Miguel Zanetti). Después vinieron sus colaboraciones con Frühbeck de Burgos, Ainhoa Arteta, María Bayo, Miguel Ángel Gómez Martínez, Giuseppe Sinopoli y un largo etcétera…

Pero vayamos al presente, y ahora que está inmerso en ensayos…

¿Cuál cree que es el papel del compositor durante los ensayos del estreno de una obra suya?

En este caso, la relación ha sido maravillosa con el director Ignacio García-Vidal, al que no conocía personalmente, y me he encontrado con una sorpresa agradibilísima porque desde que supo que iba a dirigir este concierto me contactó y me comentó que estba encantado de estrenar esta obra y que se preocuparía por conocer y preguntar aspectos sobre la partitura y estar seguro de que lo iba a dirigir como yo quería. Ignacio es una gran músico –y me lo ha demostrado- y, además, una gran persona, sencilla de trato, encantador, y que se lleva muy bien con la orquesta, que suena increíble.

La partitura esta ahí y el buen director lee la partitura y la transmite y la dirige. Yo he ido a los ensayo para ver un poco cómo iba todo, pero la sorpresa es que ha ido todo muy bien, incluso desde la primera lectura.

¿Está contento en figurar junto con tus compañeros de programa, los compositores Paul Dukas, Edward Elgar, George Bizet, y que tu obra también acompañe a esos otros cuentos que se interpretarán?

Me encanta porque son compositores que han escrito grandes obras, no digamos Bizet con su Carmen, pero que también se acordaron de escribir cosas para niños y eso me parece maravilloso, una cosa que realmente tiene todo el respeto y todo el cariño de lo que puede ser el deseo de un compositor de alabar a los niños que creo que eso también es una parte muy importante de nuestra vida como compositores.

¿Cuánto tiempo tardó en componer The Sneetches? ¿cómo le surgió la composición?

Fue una de las sorpresas más agradables de mi vida. Yo recibí una invitación... El autor de texto, que se llama Theodor Geisel, cuyo seudónimo es el de Dr. Seuss, es personaje simbólico en Estados Unidos, tan simbólico como lo pueda ser Walt Disney, me atrevo a decirlo, porque en América todas las familias se han criado y se crian con los cuentos del Dr. Seuss. Yo esto no lo sabía, en Europa no se conoce al Dr. Seuss, pero en América es popularísimo y sus cuentos son parte de la vida de las familias americanas.

Cuando yo recibí una carta de la Dr. Seuss Enterprise Society, que administra estos cuentos, indicando que deseaban que yo compusiese la música de uno de sus cuentos. Precísamente, el mensaje de Los Sneetches  es la no discriminación. Esto fue en tiempos del presidente Obama en la que había mucha discriminación. Ahora todavía hay más con el presidente que tienen ahora. Entonces, me hizo muchísima ilusión aquello y ello me movió la inspiración de una manera extraordinaria y compuse la obra creo que en dos meses, un tiempo record para mí. Pero fue por la ilusión que yo tenía de aquello que me encandiló; y al final se estrenó en América con muchísimo éxito en Cleveland con una orquesta de cien jóvenes y ahora es parte del repertorio de los conciertos de familia de Estados Unidos.


¿Usted suele dirigir sus propias obras o dejó de dirigirlas en un  momento dado?

Yo fui director titular de la Orquesta de Valencia hace ya bastantes años y con el tiempo me di cuanta que la orquesta me hacía perder tiempo para mi composición. Ser director de una orquesta es también ocuparse de los problemas administrativos y de los problemas de los músicos, hay que tratar con los músicos, con los ayuntamientos, con diversas directivas... Cuando me fui a San Diego como profesor y dejé Valencia y la dirección. Nunca dirigí una obra mía porque las obras que componía empezaron a florecer en esa época

¿Tuvo algún antecedente musical en su familia?

Un tío abuelo mío había sido director de la Banda de Pozoblanco (Córdoba), de donde proviene la familia de mi madre, y un hijo suyo fue un reconocido batería entre las orquestinas de Madrid.

En su larga trayectoria artística, ¿puede resumir sus hitos más importantes y comentar si hay en su corpus compositivo épocas claramente diferenciadas por el tipo de estilística, temática, etc.?

Los hitos importantes en mi trayectoria artística están todos relacionados con artístas o personas muy reconocidas dentro del panorama internacional. Todo fue decisiones del destino, que así lo quiso.

El primero fue de manos de Caballé, que me había pedido le compusiera un ciclo de canciones. Nuestra gran soprano lo estrenó en el Carnegie Hall de Nueva York con tal éxito que lo cantó después en el Covent Garden de Londres, en el Victoria Hall de Ginebra, en nuestro Teatro Real, en París y en las salas más prestigiosas del mundo. El ciclo se titula Del atardecer al alba. Está editado por International Music Company de Nueva York.

Por orden cronológico, debo mencionar a Miguel Ángel Gómez Martínez, quien me animó a orquestar estas canciones y otras que ya había compuesto. El maestro las estrenó con la Orquesta de Málaga y luego las dirigió con la Orquesta Sinfónica de Madrid, con la Orquesta de Bilbao y la Sinfónica de Hamburgo. Esto supuso para mí mi ingreso dentro del mundo sinfónico como compositor.

En este punto debo hacer mención a mis cinco años transcurridos en San Diego (California) en donde conocí a la familia de guitarristas Los Romero. Con los años se desarrolló entre nosotros una profunda amistad y fue precisamente Pepe Romero el que me reveló los secretos técnicos de la guitarra, que tanto me ha servido después en mis composiciones para este instrumento.


   Debo resaltar la gran influencia que sobre mi carrera ejerció Rafael Frühbeck. Su admiración por mi música fue decisiva en mi vida. Nos conocimos durante los cinco años que fue director musical de la Deutsche Oper de Berlín, de la que  fuí miembro estable como director de orquesta y pianista durante 24 años. El mismo día que le mostré el manuscrito de la partitura de orquesta de mis Nocturnos de Andalucía, para guitarra y orquesta, decidió dirigir su estreno. Lo llevó a cabo con la Orquesta de la Radio de Berlín y Pepe Romero de solista. El éxito fue grandioso y aquel día señaló para mí un nuevo rumbo en mi carrera como compositor. De pronto me encontré con orquestas como las de Filadelfia, Boston, Pittsburgh, Tokio, Suisse Romande, Oslo, Accademia Santa Cecilia de Roma y muchas más interpretando mis Nocturnos de la mano de Frühbeck y Pepe Romero.

   Otra gran personalidad musical que fue igualmente decisiva en mi carrera fue Jesús López Cobos. El año que le nombraron Director Musical de la Deutsche Oper de Berlín me ofreció la posibilidad de irme con él como asistente suyo, como director de orquesta y como pianista al cargo del repertorio italiano. En Berlín encontré el marco ideal para componer y la mejor plataforma para lanzar mi carrera en el mundo internacional. En mi estudio de la Ópera de Berlín he compuesto practicamente todas mis obras de los últimos treinta años, es decir, las más importantes. Mis Cantos del alma los compuse por deseo de López Cobos, que los estrenó con la Orquesta de Barcelona.

   Otro hito en mi carrera fue el estreno de mi cantata-fantasía Dulcinea en el Konzerthaus de Berlín interpretada por los solistas, coro y orquesta de la Deutsche Oper, con Ainhoa Arteta de protagonista y Miguel A. Gómez Martínez como director, que actuaron como artistas invitados. Fue una noche memorable.

   Debo señalar que Jesús López Cobos dedicó los tres últimos CDs de su vida a grabar obras mías, uno con la London Symphony y dos con la Orquesta de Castilla y León.

   Como tema de actualidad relacionado con el estreno en Europa de Los Sneetches por la Orquesta de RVTE debo mencionar al Dr. Sidney Sobel de Rochester, Nueva York, que fue quien propuso a la Dr. Seuss Enterprises de Nueva York la idea de que yo compusiese la música de este famoso cuento de Theodor Geisel ("Dr. Seuss"), el más importante y famoso escritor de cuentos para niños de Estados Unidos. Al ser aceptada la propuesta del Dr. Sobel, él mismo muy generosamente se hizo cargo del coste del encargo.

   Debo resaltar el admirable interés que ha puesto Manuel Ventero en la presentación de esta composición en Madrid. Él ha hecho posible el deseo que yo arrastraba desde hace años de traer esta obra a España, después de los años que la misma está siendo interpretada por las orquestas de América.


¿Qué problemas añadidos cree que tiene un compositor en España frente a los que pueda tener fuera de España? ¿Considera “obligatorio” el formarse fuera de España?

Yo no creo que exista diferencia alguna. La vida del compositor y del artista en general es una cadena formada por eslabones que nos va trazando el destino sea en España o fuera de ella. Una persona o una circunstancia nos lleva a otra y a otra y así se va desarrollando la carrera de cada uno. Hay que estar siempre muy atento para ver claramente cuando tenemos delante una oportunidad y no dejar que se nos vaya de las manos. El que se va fuera de España, como en mi caso y en tantos otros, es porque el destino lo ha querido así y le ha llevado a tomar esa decisión. Por otra parte, yo no creo que sea «obligatorio» formarse fuera de España. Yo me formé en Barcelona con Joaquín Zamacois y me siento muy orgulloso de la sólida formación que adquirí bajo su tutela. Profesores buenos y malos existen en todas partes del universo.

Además de su relación profesional, ¿cómo fue su relación personal con Montserrat Caballé o con Frühbeck de Burgos?

Con lo dos fue muy especial. A Montserrat la conocí al inicio de su carrera siendo yo estudiante de composición en Barcelona. Para ayudarme en los estudios fuí durante varios años pianista del Liceu. Allí nos conocimos y un buen día me pidió que fuese a su casa para ayudarla a preparar el repertorio que debía aprender y cada vez que venía de sus giras me llamaba para continuar nuestro trabajo. Con los años creció entre nosotros una preciosa relación de afecto y respeto. De vez en cuando yo le llevaba alguna de mis composiciones del Conservatorio y poco a poco fue creciendo en ella un gran aprecio por mi música. Sus elogios me alentaron de manera decisiva para creer aun más en mi futuro como compositor.

Mi relación con Rafael Frühbeck fue muy entrañable, llena de gratitud y el más profundo agradecimiento por lo que significaba para mí que un director de su talla sintiese esa admiración que sentía por mis obras y que las dirigiese con las mejores orquestas del mundo. El día que falleció sentí un vacío inmenso que ya nunca podré sustituir.


¿Cree que los compositores españoles están demasiado alejados de los conservatorios y de los estudiantes de composición? ¿Tiene usted alumnos de composición?

Vivo en Berlín desde hace 38 años y no estoy al tanto de la relación de mis colegas españoles con los conservatorios.

Yo estoy dedicado por completo a mi composición y ello no me permite tener alumnos de composición, aunque confieso que me gustaría si el tiempo me diera para ello.

¿Cuáles son sus referencias en la composición?

Todo lo que es música. Falla me fascinó cuando escuché por primera vez El amor brujo siendo yo un niño y esa fascinación la mantengo todavía. Todos los grandes compositores nos dejaron una huella  y de todos aprendí algo. No me dejo influenciar por los «nombres de moda». Tengo mi propia opinión y siempre digo que «me gusta aquello que me gusta». La música debe entrar por los sentidos.

¿Hacia dónde cree que camina el futuro de la composición en España?

Yo creo que eso es una incógnita universal, da igual que hablemos de la composición en España o en el resto del mundo. La música necesita su público y sus adeptos. Toda música que sea aceptada por un público, sea el que sea, ha cumplido con su misión. Naturalmente existen obras famosas que tuvieron unos estrenos catastrofales y con el tiempo se convirtieron en obras de repertorio. Es muy complicado ahondar en este tema en el que cada uno tiene su opinión sea en el país que sea.


¿Utiliza algún método para componer, trabaja diariamente para buscar la inspiración, compone básicamente por encargo, etc.?

Mi método para componer es la inspiración. Si no me flota alrededor de mí la invito con el trabajo. Me pongo al piano a improvisar y poco a poco van apareciendo las ideas. Siempre compongo por encargo, es decir, para un artista determinado, para una orquesta y director determinados y, si es posible también, con una fecha de estreno ya establecida.

Yendo un poco a su historia, he leido una frase que no sé si le mueve como compositor y es la de que lo que mueve el mundo es el problema y no la solución“.

Sí, tiene que ver con lo que es el concepto del contrapunto en la música, el contrapunto clásico de Bach, que se basa en la disonancia que tiene que resolverse en la consonancia, y esa consonancia va a parar a otra disonancia que se resuelve, a su vez, en otra consonancia, y eso constituye el movimiento de la música clásica, por así decirlo. De hecho, el contrapunto es la madre de la disonancia, no crean los modernos que lo han descubierto ellos. Otra cosa es que en el mundo tenemos tantos problemas que ya hablar de soluciones es muy difícil

¿Son los compositores un oficio corporativista? ¿Suele verse a menudo con otros colegas compositores?

No puedo contestarle a esa pregunta. Yo compongo recluido en mi piso de Berlin.

¿Cree que el asociacionismo de los músicos en España ayudaría a paliar sus problemas?

Mi plataforma como compositor es Berlín y no pertenezco a ninguna asociación española, aparte naturalmente de ser miembro de SGAE.

¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos?

Como proyecto especial más inmediato la Dr. Seuss Enterprises de América y yo estamos encargando la traducción del texto de Los Sneetches a la mayoría de idiomas para que la obra llegue a una gran parte del mundo. Aparte de contar ya con la versión en inglés y en español, ahora la vamos a adaptar al italiano y al chino, que ya lo tienen traducido, y seguiremos con las versiones en francés y en alemán. Todo esto es apasionante.


Usted que es manchego... Sabemos que existe una Jover Orquesta de Castilla-La Mancha, ¿querría o podría impulsarla o querer dirigirla?

Sí, esta orquesta la está llevando un amigo mío, Martín Baeza que es de Almansa, que es un gran músico. Yo le conocí porque era primer trompeta en la Ópera de Berlín, de la Deutche Opera, y yo le conocí allí, y ahora ha decidido cambiar sus carrera de trompetista, fabuloso trompetista, por la dirección de orquesta y él ahora lleva esta orquesta, pero está teniendo los problemas típicos de las subvenciones. Si los políticos no se meten en ello de verdad, pues hay que estar mendigando toda la vida y esa es la tristeza de nuestro país, que hay que mendigar mucho por la música. Yo también me he pasado la vida pidiendo muchos favores a mis amigos hasta que he llegado a componer para el público y que mis obras se toque por las orquestas de todo el mundo, pero no es posible dejar de trabajar por y para la música para conseguir los resultados deseados, y lo que ocurre con estos proyectos grandes es que hay que implicar a algún político o alguien que se interese. Los músicos en realida tenemos muy poco poder. Se ha hablado de hacer allí mi Dulcinea, y al final no se ha podido hacer por falta de dinero. Hay que pensar que el dinero no ha de ser sólo para los deportes, aunque también es muy importante.

¿Qué opina de la situación de la educación musical en España y de la música como profesión para vivir de ella?

No conozco de cerca la situación de la educación musical en España, pero naturalmente opino que la educación musical es importantísima para el desarrollo de la cultura y la sensibilidad de las personas. Tener la música como profesión es un privilegio. Levantarnos por la mañana con la alegría de trabajar para aquello que nos llena de ilusión y que además hace feliz a los demás es vivir una vida plena que nos puede llenar de satisfacciones. El vivir de ella es otro tema. Depende de cada caso.

¿Cree en las convocatorias de premios de composición para que los jóvenes compositores puedan darse a conocer?

En las convocatorias sí creo, si el jurado es ecuánime y objetivo, sin que ningún miembro del mismo lleve a «su candidato en el bolsillo». Este es el gran problema de muchos concursos. Hace unos años  fuí miembro de un jurado de composición muy importante y los organizadores me indicaron de manera directa quién debería ser el ganador.

¿Con qué tipo de música disfruta más como escuchante?

Suelo seleccionar entre los programas retransmitidos por televisión y que ya quedan grabados de los conciertos de la Filarmónica de Berlín. Para disfrutar y relajarme prefiero los compositores clásicos, y en especial Beethoven.

¿Cómo resumiría la situación actual de la zarzuela? ¿Se ha planteado componer alguna?

La zarzuela está en auge y me alegra tanto por ser un género tan nuestro. Se escribieron verdaderas joyas. Los intérpretes se lo pasan en grande y el público también. Los vieneses tuvieron sus operetas y nosotros nuestras zarzuelas. Nunca me he planteado componer una zarzuela principalmente porque no ha surgido la ocasión. Creo sin embargo que el lenguaje musical de la zarzuela se debe mantener intacto. Intentar «modernizarlo» sería despojarlo de su autenticidad.

¿Se ha planteado componer alguna ópera?

No, nunca. Precisamente porque soy un compositor que ha vivido gran parte de su vida en un teatro de ópera conozco muy de cerca ese mundo. Como experimento me parece que puede ser interesante. Pero el compositor debe saber que todo el trabajo que supone componer una ópera y el «material» empleado va a quedar relegado al «cajón de la espera». El público de la ópera y los cantantes se mantienen fieles a Verdi, Puccini, Mozart, Donizetti, Wagner, Strauss, Bizet etc.


¿Está de acuerdo con la renovación estilística/escénica a cualquier precio como se hace en muchas producciones operísticas?

No. Me parece todo, o casi todo, una aberración. Reina la mediocridad y la falta de ideas de los directores de escena. En la Deutsche Oper se van sucediendo nuevas producciones que producen asco o indignación.

¿Qué opina de la crítica?

Si es constructiva me parece el mejor vehículo para ayudar al público a entender lo que escuchó en el concierto. Los casos de destrucción porque sí mejor es no mencionarlos.

¿Es España uno de los mejores países donde vivir? ¿Volverá a España definitivamente?

Mi mujer que es alemana de Baviera está convencida de que España es el mejor pais donde vivir. Hace ya tiempo que está buscando vivienda para venirnos posiblemente a Madrid. Para mí ya va siendo hora de «repatriarme».

¿Tiene usted la necesidad como creador de que todas sus obras se estrenen, o al menos se graben? ¿Tiene todas ellas grabadas?

Prácticamente, sí. Tengo el privilegio de haber grabado casi todo. Las últimas obras que se tenían que grabar, se grabaron con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, que fueron los dos últimos CD que dirigió Jesús López Cobos antes de fallecer. Ahora se va a estrenar en América, un nuevo concierto para guitarra, pero lo demás está todo grabado. Es increíble, ¿no?

No, no es facíl...

No. Yo siempre digo que el destino nos ayuda.

Autor:Óscar del Saz
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico