Codalario
Está viendo:

Crítica: 'L'Orfeo' de Monteverdi en La Fenice de Venecia, bajo la dirección de John Eliot Gardiner

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
21 de junio de 2017

"En suma, un éxito rotundo que refrendó el público que abarrotaba La Fenice, un público que aplaudía con fuerza y convicción a Gardiner y sus músicos, a sabiendas de haber disfrutado de una versión de excelencia de una de las obras de referencia de la cultura occidental".

 POSSENTE GARDINER: L'ORFEO DE MONTEVERDI TRIUNFA EN LA FENICE

  Por María Encina Cortizo | @mar_corti
Venecia. 19-VI-2017. Teatro La Fenice. Krystian Adam, Hana Blažíková, Lucile Richardot, Anna Dennis, Justin Kim, Francisco Fernandez Rueda, Gareth Traseder, Michal Czerniawski, Gianluca Buratto, Francesca Boncompagni, Peter Davoren, Furio Zanasi. The Monteverdi Choir. English Baroque Soloists. Dirección musical: John Eliot Gardiner. Dirección escénica: Elsa Rooke/John Eliot Gardiner.

   En un aniversario Monteverdi no puede faltar la interpretación de su primera ópera, una partitura genial que marca la senda de la ópera barroca. L’Orfeo, siguiendo el lógico orden cronológico, fue el título elegido por Gardiner para presentar el Monteverdi 450 en La Fenice, el pasado viernes 16 de junio; nosotros hemos asistido a la repetición del espectáculo el lunes, día 19, en el que el director inglés ha conseguido un nuevo y rotundo éxito en esta versión semiescenificada.

   Gardiner conoce la partitura al detalle, de hecho, ha utilizado su propia edición de la misma (Chester, 1980) y eso se nota en cada gesto. Su versión en cuanto a concepción tímbrica y tempi está muy cerca de la de Harnoncourt, discrepando sólo en el primer ritornello, ralentizado respecto al del director alemán, y en la utilización de sforzarti en los ataques de algunas frases de carácter patético. En el resto de los tempi, la combinación tímbrica, los balances de volumen o el color de las voces, la coincidencia resulta notoria.

   La fiesta teatral está planteada de forma integral, sonando ya por primera vez la toccata de los Gonzaga en el exterior del teatro, gracias a la aparición de los músicos de viento –a los que se había sumado el estupendo barítono Gianluca Buratto como percusionista- en la tribuna sobre el pórtico de la fachada del coliseo. Ya dentro del edificio, la toccata suena por segunda vez, en el vestíbulo, y ya en la sala, escuchamos la tercera repetición de la misma con los músicos en la puerta de entrada del patio de butacas, bajo el palco real. Esta utilización del espacio en favor del espectáculo, resulta muy adecuada y predispone al público a vivir la favola de Orfeo con actitud de celebración, de fiesta.

   La distribución del grupo instrumental era esta vez un poco distinta a la de los otros dos espectáculos que se interpretaban en este aniversario. Aunque también dividido en los mismos dos grupos equilibrados -violines e instrumentos del continuo, como viola de gamba, tiorbas, laúdes, guitarras y arpa a la izquierda, e instrumentos de viento, más tiorbas, chelo y contrabajo a la derecha-, a este último grupo se le sumaban para L’Orfeo cuatro trombones y una tercera corneta. El clave y órgano que presidía cada grupo se ha adelantado a la boca del escenario. Gardiner no se sitúa en el centro del escenario, sino a la derecha, en posición discreta, de pie, cerca del clave, apenas mirando la partitura que guía con mano maestra.

   El Prólogo, interpretado por Hana Blazikova como la Música, resultó hermoso, mágico, llegando a interpretar la soprano dos estrofas acompañándose ella misma con un arpa portativa. Sin solución de continuidad, se inicia la historia de Orfeo, desplegándose ante nuestros oídos todos las formas vocales posibles en 1607, desde madrigales a solo, a dúo, a tres voces, en el nuevo stilo rappresentativo, madrigales corales en stilo antico y moderno, ritornelli instrumentales, estructuras simétricas, articuladas con maestría tonal por el compositor, que nos van relatando la fábula. Y aquí Gardiner cuenta con un conjunto vocal, el Monteverdi Choir, al que se suman los solistas, consiguiendo hermosos momentos gracias a las voces de los pastores, el contratenor Czerniawski, los tenores Fernández Rueda y Treseder, y la maravillosa ninfa Anna Denis. Orfeo  encontró una voz a su medida en la del tenor Krystian Adam, poseedor de una voz flexible, que se mueve cómodamente en el registro central y que interpretó con ímpetu y emoción tanto las arias felices de los actos I y II –por ejemplo, “Vi recorda, boschi ombrosi”-, como la despedida de Tracia, “Tu sei morta”, o la central "Possente spirto” que articula los cinco actos y ejemplifica el verdadero poder de la música. Mención aparte merece Giancarlo Burato, poseedor de una voz oscura y profunda, de cálida sonoridad e inusual delicadeza, que desempeñó los papeles de Caronte y Plutón de forma magistral.

   Maravillosa fue la Mensajera de Lucile Richardot que llegó portando la mala noticia –“Ahi, caso acerbo!”- por el pasillo central del teatro, acompañada por un laúd atiorbado. Con su voz noble, de colores oscuros, portó verdaderamente la emoción a la sala. Delicada estuvo Hana Blazikova en su otro papel de Euridice. Y fantástico Furioso Zanasi como Apolo.

   Quizá, para el papel de Speranza, esa esperanza que acompaña a Orfeo hasta las puertas del Hades, se requería una voz más dúctil, de canto delicado, no respondiendo a estas características la del contratenor Kangmin Just Kim, que había sido un buen Nerone el día anterior.

   Sólo recordar de nuevo el fantástico trabajo del coro en los numerosos madrigales de la partitura, tanto en los balances, como en el empaste, la afinación y el cuidado en la declamación del texto, sus interpretaciones resultan de referencia.

   En suma, un éxito rotundo que refrendó el público que abarrotaba La Fenice, un público que aplaudía con fuerza y convicción a Gardiner y sus músicos, a sabiendas de haber disfrutado de una versión de excelencia de una de las obras de referencia de la cultura occidental.

Autor:María Encina Cortizo
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico