Codalario
Está viendo:

Así fue el estreno de 'Madama butterfly' en la 'Prima della Scala' de Milán. Por Carlos Álvarez

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
12 de diciembre de 2016

UN REGALO

   Por Carlos Álvarez
Paradójicamente, no parece el 7 de diciembre en Milán, por sus connotaciones, una fecha de inicio sino de finalización; es cierto que, llegados al día inaugural, el resto parece que se desarrollará como maquinaria puesta a punto, bien engrasada y con ligera pendiente a favor, aunque uno podría tener la sensación de que el resto de las funciones tienen un valor menor, así como el público asistente a las mismas...

   Aún siendo un profesional experimentado, la envolvente que se crea alrededor podría hacerte perder el sentido de que se trata de otra producción más, condicionada, solo, por una fecha y alguna que otra particularidad: acto social, tradición de la cultura europea en su máxima demostración, retransmisión en directo en muchos lugares del mundo, incluso manifestaciones de protesta en contra de lo que se entiende como "feria de las vanidades" frente a la realidad económica de muchos de nuestros conciudadanos europeos...y yo, como diría un castizo, "en to' el frega'o".

   Es verdad que hemos llegado a la cita muy entrenados (y me refiero solo a los ensayos con orquesta, tras un mes de ensayo escénico previo...): 8 ensayos de conjunto, pregeneral, general, anteprima (función anterior al estreno con precios reducidos para gente menor de 30 años: una inversión de futuro en público apasionado y una compensación a los infartantes precios de las entradas de la noche inaugural...), con lo que la velada parecería un mero trámite...vivido por dos años consecutivos: un "regalo" que me ha hecho este teatro.

   Volver a encarnar a Sharpless (un lujo, dicen algunos...) veinte años después de mi debut, con el mismo personaje, en La Scala y justo tras hacer de Conte Almaviva en Las bodas de Figaro es una cuestión agradable por varios motivos: se me trata en el teatro como si fuera de la casa, desde la "portineria" hasta la dirección artística, pasando por los técnicos del escenario... una sensación de pertenencia y respeto mutuo importante; me alientan a seguir colaborando con este teatro en las próximas temporadas; se "reconocen las canas" porque ya voy siendo el mayor de mis colegas (con 50 recién cumplidos, aunque con la ilusión y la intensidad de un debutante...)

   Tras el resultado de las últimas elecciones se me ha hecho un poco más ingrato dar vida a un representante de la política externa norteamericana que, además, juega a favorecer el turismo sexual de sus compatriotas aunque sea capaz de reconocer, a destiempo, pero en conciencia, el drama humano generado... quizás otro ejemplo de la actualidad insultante de los argumentos operísticos en los que me veo envuelto como barítono. Pero este "razonamiento" ético (que no juicio al personaje) no quita un ápice de ganas al mejor de los desarrollos vocales posible por mi parte a un dulce de personaje, además de mantenerme entrenado para el próximo trimestre verdiano que está por venir: Falstaff en Génova, Otello en Viena y Rigoletto en Barcelona.

   Tener la oportunidad de hacer M. Butterfly, ópera de repertorio donde las haya, como si fuera nueva es la consecuencia directa de la elección de Riccardo Chailly de la versión original de 1904, una lectura a seguir. En cuanto a lo anecdótico, yo mismo le envié una pequeña nota escrita al rey emérito Juan Carlos dándole la bienvenida (seguramente, imbuido del espíritu diplomático de mi personaje); vi como lloraba de emoción mi compañera de reparto y protagonista, María José Siri, no sólo al término de la función sino durante los ensayos... la vida, que es más impresionante aún que el escenario; 13-14 minutos de aplausos (¿hay que cronometrar la respuesta emocional de un público de "1ª"...?) y una sensación de que todo salió bien, como si no hubiera un mañana, que está por llegar "en pequeñas diócesis" (Espasa dixit en mi querida zarzuela...) en las próximas funciones que se prolongarán hasta el 8 de enero de 2017, fecha en la que estaré en Génova ensayando ya mi debut como Falstaff sobre un escenario. Y es que esto es un no parar...

Foto: Pablo Lorenzana

Autor:Carlos Álvarez
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico