Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: MARIELLA DEVIA CONQUISTA AL PÚBLICO EN EL AUDITORIO DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL. Por Arian Ortega

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
19 de junio de 2013
AGRADECIMIENTO ETERNO

Recital Lírico. Auditorio de San Lorenzo de El Escorial, 05/07/13. Mariella Devia (soprano), Giulio Zappa (piano). Obras de Liszt, Ravel, Gounod, Massenet, Bellini y Donizetti.

      Desde que, animado por un buen amigo, escuchara por vez primera a Mariella Devia en concierto, pocas veces como en ésta habré sentido lo que la gran soprano italiana transmite en cada una de sus escasas apariciones. Alejada del mediatismo de muchas compañeras de profesión y con una humildad que solo las más grandes de la historia han poseído, la cantante italiana ha mantenido durante más de cuarenta años de carrera un nivel tan alto que cierto sector de aficionados no dudan en seguirla allá donde actúe.
       Después de su emotiva Imogene en el Liceu de Barcelona, su última aparición en España recaía en este ocasión en El Escorial, a escasos metros del emblemático monasterio, donde ofreció un exigente concierto operístico, que recordó a los ofrecidos por los divos a la antigua usanza, aquellos que nos recuerdan de vez en cuando que el canto lírico sigue vivo y que es la voz la que prima por encima de cualquier otra virtud.
      La artista, que fue recibida con un cálido aplauso por parte de los aficionados, en su mayoría venidos de la capital y diversos puntos de España,  abrió boca con los Sonetos de Petrarca de Franz Liszt. De inmediato reveló una impecable colocación del sonido, pese a cierta frialdad del instrumento. La emisión afloró limpia y consiguió llenar cada uno de los recovecos del teatro con mostrada solvencia.

      Tras una selección de melodías de Maurice Ravel, se dio paso a la primera aria operística, "Adieu notre petite table" de Manon, una pieza que con el tiempo ha conseguido hacer suya y a la que sabe dotar de la melancolía justa. Tras las frases que preceden a la parte, detuvo el tiempo en un primer "Adieu" cálido, que se esfumó progresivamente. A continuación acarició la lenta melodía con irresistible acento y con un timbre que, lejos de perder armónicos, se impuso nítido hasta el oído. En la última estrofa evidenció además, un buen apoyo diafragmático que únicamente quienes se han dedicado al canto son capaces de apreciar. En contrapunto a la atmósfera massenetiana, con la interpretación de "Je veux vivre" encontró la agilidad precisa para adaptarse a las exigencias, con especial atención en los ataques al agudo.
       Si esta primera parte calentó al auditorio, la segunda dejó constancia del poder de emoción de Devia, en un servicio extremadamente fiel al canto, motivo por el cual muchos la han llegado a tachar de fría. Nada de eso hay en un inmaculado canto que tiene expresividad por si misma, hasta el punto de comunicar con el único arma posible, la propia voz.
       Tras perfilar una intensa Norma, sosegada, respetando cada una de las regulaciones y con la consiguiente cabaletta ("Ah bello, a me ritorna"), encarnó las escenas finales de dos de las reinas de la Trilogía Tudor. La de Anna Bolena ("Piangete voi...Al dolce guidami"), con el recitativo inicial, dotado de un incisivo fraseo, supone una de las mayores glorias a las sopranos que se deciden a afrontarla. Las dos primeras frases ("Al dolce guidami...castel natìo"), hiladas de un solo fiato y vibradas hacia el final en un conseguido trino, constituyen una compleja tarea. Del mismo modo que tampoco es fácil mantener la tensión en el canto legato reinante durante toda la pieza, que la soprano aborda en un constante canto sfumato. Solo esporádicamente aparecen ciertas dificultades en unos trinos algo pesantes, un aspecto insignificante ante una técnica capaz de sostener el sonido sin el mínimo titubeo.
      Para cerrar el concierto, la soprano escogió la escena final de Roberto Devereux, cumbre del belcantismo italiano del siglo XIX. Tras su primera incursión en un recital en el Maggio Musicale Fiorentino, la cantante no la había vuelto a abordar si exceptuamos las funciones en concierto acaecidas en Marsella hace dos años y que algunos tuvimos oportunidad de disfrutar. Probablemente la más complicada de las tres óperas que conforman la Trilogia dei Tudori, con algunos graves escritos de compleja resolución, sea la que mayor satisfacciones ha dado a la italiana. Devia sabe concentrar la atención del espectador en cada una de las inflexiones del texto, sin excesos dramáticos, sino cantando cada una de las notas de la partitura, rehusando de los recurridos efectismos en los que caen otras cantantes. Superó pues, con credenciales, aquellas funciones con una debutante Devia en el papel de la Reina Isabel. Tras un re natural atacado en picado, que se proyectó brillante por la sala, se formó un auténtico delirio entre un público que si bien no abarrotaba el teatro, se mostró entusiasmado ante la lección de canto impartida por la genovesa.
      Ante el clamor del público, que la llamó a saludar en más de cinco ocasiones, sorprendió asumiendo el "Vissì d'arte" de Tosca, en el que quedó patente la anchura que ha ido adquiriendo en estos últimos años, con un centro pleno desprovisto de vibrato. La última propina fue el Vals de Musetta, pieza que a menudo incorpora en sus recitales.
      Un lujo la presencia del pianista acompañante, Giulio Zappa, que demostró una profesionalidad impecable. Con temple, contribuyó al éxito de la velada. Pausado, acariciando cada tecla como si quisiera cuidar el aliento, fue una perfecta dupla para Devia. Sustentándose en melodías pausadas y mantenidas con el pedal, supo otorgar la vivacidad y tensión requeridas en las páginas belcantistas.
      En un concierto que supo a despedida, con el debut de la gran dama del canto italiano de la actualidad, no solo se apreciaron las virtudes características de la cantante, sino que se creó afición. Junto a los fervientes admiradores habituales, no fueron pocos los que animados por otros terminaron por sucumbir ante un estilo de canto que se echará de menos cuando no lo tengamos. Aquel que un día me animó a escuchar a Devia, logró que este crítico pudiera atraer a su vez a gente menos habituada a la ópera. Misión cumplida.
Autor:Arian Ortega
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico