Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: LA ORQUESTA SINFÓNICA Y CORO DE RTVE FINALIZA SU TEMPORADA DE CONCIERTOS CON GRANDES MUESTRAS DE APOYO POR PARTE DEL PÚBLICO. Por Germán García Tomás

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
21 de mayo de 2013
"Nuevas muestras de apoyo a la orquesta por parte del público congregado, con las ya habituales exclamaciones de "¡Pública, pública!", parte de los asistentes se unieron a las canciones reivindicativas que, a la salida del concierto y frente a las puertas del Teatro, entonaban miembros del Coro y la Orquesta, acompañados por un violín, en defensa de su digna causa laboral".
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  15 votos
BROCHE FRANCÉS

Madrid. 10/05/2013. Teatro Monumental. Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE, Iris Vermillion (mezzo), Jun Märkl (director). Obras de Debussy, Fauré y Saint-Saëns.

      La música de Debussy, con dos de sus obras menos interpretadas dentro de su producción, fue la auténtica protagonista en la primera parte del último concierto de la temporada 2012-2013 de la OCRTVE, comandada en esta ocasión por el director muniqués Jun Märkl. De un lado, la Petite Suite, estructurada en cuatro breves movimientos, originalmente compuesta para piano a cuatro manos, estrenada en 1889 y orquestada por su colega Henri Büsser en 1907. Esta ligera y deliciosa suite fue escrita por el compositor pensando en destinarla a estudiantes de piano, y se aprecia en ella la herencia de la tradición francesa, aunque ya con el sello inequívoco de su autor. El carácter descriptivo de las cuatro piezas (aún más acentuado por la orquestación de Büsser) fue resuelto con una admirable precisión y atención al detalle por la batuta del maestro alemán.
      El Debussy más genuinamente impresionista vino de la mano del simbolista poema lírico La damoiselle éule (La doncella elegida), compuesta en 1887 y reorquestada en 1902, con texto original de Dante Gabriel Rossetti y traducción francesa de Gabriel Sarrazin, pieza que anticipa a nivel vocal el carácter prosódico de, entre otras, su obra maestra para la escena, Pélleas et Melisande, y que revela el elocuente refinamiento del compositor bajo la influencia de su maestro Massenet y de Wagner, en su búsqueda hacia un estilo propio. La pequeña cantata, escrita para solista y coro femenino, contó con la presencia de la mezzo alemana Iris Vermillion, que dio vida tanto a la recitadora como a la doncella, y cuyo cálido canto supo hacer justicia a la fonética francesa, a pesar de que en algunas ocasiones su voz era ahogada por el torrente sonoro de la evanescente y sensual orquestación. Entre ambas composiciones debussyanas, el Coro de RTVE al completo fue protagonista en la versión coral de la obra más célebre para orquesta de Gabriel Fauré: la Pavana Op. 50, a pesar de que la delicada pieza original con solo de flauta no necesita del aderezo textual para mostrar su intrínseca belleza melódica e instrumental.
      Disponer en la segunda parte del concierto de un pequeño órgano portátil preparado para la ejecución de la Sinfonía nº 3 en Do menor Op. 78 (1886) de Camille Saint-Saëns (subtitulada expresamente por el compositor, "con órgano" y ejemplo de notable maestría en el plano formal de su escritura musical), restó grandiosidad a la hora de escuchar al instrumento de iglesia en todo su esplendor al unísono con la orquesta en el siempre espectacular y efectista último movimiento (Maestoso-Allegro), especialmente cuando compite en volumen e intensidad en los pasajes más corales con las nutridas secciones de viento metal y percusión. Aun así, las notas pedales que el compositor francés destina a dicho instrumento en el íntimo y cuasi religioso Poco adagio, crearon el clima idóneo de recogimiento en su contrapunto al discurso orquestal. En general se trató de una versión contrastada, virtuosa, heróica y con pulso apasionado de la más difundida y aclamada sinfonía de Saint-Saëns, sirviendo como broche de oro a la temporada de la orquesta de RTVE. 

     Como respuesta al término de este concierto de música francesa, amplia ovación y nuevas muestras de apoyo a la orquesta por parte del público congregado, con las ya habituales exclamaciones "¡Pública, pública!", parte de los asistentes se unieron a las canciones reivindicativas que, a la salida del concierto y frente a las puertas del Teatro, entonaban miembros del Coro y la Orquesta, acompañados por un violín, en defensa de su digna causa laboral"
Autor:Germán García Tomás
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico