Codalario
Está viendo:

Opinión: En busca de la excelencia. Temporada 16/17 de la Fundación Juan March. Por Mario Guada

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
28 de septiembre de 2016

   La Sala azul de la Fundación Juan March, sita en la célebre sede de la Calle Castelló, fue la encargada de acoger, el 27 de septiembre, a las decenas de asistentes al acto de presentación –con notable presencia de personalidades del mundo musical, de la cultura, medios especializados e interesados por el mundo musical madrileño– de la temporada de conciertos para 2016/2017, que como es marca de la casa, persigue la excelencia por medio de una programación razonada, sopesada, magníficamente hilvanada y en la que siempre tienen cabida los jóvenes intérpretes, la creación contemporánea, y abierta, como está en los últimos años,  al teatro musical e incluso la danza, como gran novedad para la temporada que hoy se abre con su concierto inaugural.

   El acto tuvo como maestro de ceremonias al periodista Antonio San José, quien supo dirigir con sabia mano el acto, actuando casi como intermezzo entre las apariciones de los verdaderos protagonistas de la velada. Primero Javier Gomá, director de la fundación, quien supo sostener su discurso sobre la filosofía y el porqué de que una fundación como ésta programa lo que programa y la manera en qué lo hace. Desde luego, se puede estar más o menos de acuerdo con algunas políticas de la Juan March, pero es realmente loable la forma en que éstas se han asumido a lo largo de los años por la fundación y el modo en que todas sus actividades se adaptan a ellas. Acto seguido subió al escenario Paz Fernández, directora de la biblioteca de la fundación, para presentar una suculenta novedad, que además estará abierta al público en teoría desde hoy mismo: un portal dedicado al Teatro Musical Español, que se propone ser una de las fuentes de mayor importancia en España en lo que a ese ámbito se refiere, una herramienta de primer orden tanto para el investigador como el aficionado, que cabrá desgranar en fechas venideras en cuanto el acceso se lleve finalmente a cabo.

    Miguel Ángel Marín, director del departamento de música y encargado, junto a su equipo, de programar la temporada musical de la fundación desde hace algunos años, subió en último lugar para presentar la temporada 2016/2017. No pudo, como es obvio, desmenuzar ciclo a ciclo, sino que trazó algunos de los pilares sobre los que sostiene –y se sostiene bien– la programación musical para esta temporada. Como siempre, la creación contemporánea y la visibilidad de compositores e intérpretes jóvenes es una prioridad para la Juan March, como demuestran sus ciclos de (re)estrenos y compositores sub-35, prestando además atención a géneros de menor presencia en los escenarios españoles, no ya el jazz –que en mayor o medida se ha ido instalado de manera confortable en el panorama madrileño–, pero si los melodramas, con propuestas que desde luego no dejarán indiferente al público. La danza y la performance serán este año otro pilar fundamental, con una nueva colaboración que se abre con el Ballet Nacional de España; una serie de conciertos dedicados a la sinestesia como centro a partir del que la mezcla de elementos artísticos tendrá un amplio desarrollo; además de un ciclo en el que la performance, en diversos ámbitos, será una referencia sobre la que sustentar el concierto como espectáculo. Por otro lado, se confirma la unión de la fundación con los espectáculos que tienen en lo escénico, con géneros como la ópera de cámara y el teatro musical, su punto culminante. Además, contiuará la serie habitual de conciertos al uso, que tiene a la música, desde el Renacimiento hasta el siglo XXI, desde lo camerístico hasta lo semiorquestal, desde lo instrumental hasta lo vocal, como eje principal, con la participación de algunos de los mejores intérpretes y conjuntos del panorama mundial, en ciclos como: Música en las cortes del Antiguo Régimen, Historias del chelo, Vuelta al orden: clasicismos y neoclasicismos, Beethoven y Schubert al fortepiano.

   En resumen, un total de 150 conciertos a lo largo de 26 proyectos y ciclos diversos, en los que tomarán partido 297 intérpretes y 42 conjuntos, que serán los encargados de interpretar un total de 657 obras de 284 compositores, de los que 75 siguen aún vivos. Todo ello para un presupuesto directo de 500.000 €. Como es marca de la casa, la Juan March conjuga como nadie el uso de las nuevas tecnologías, la difusión en los medios de comunicación y el acceso libre a todos y para todos, de una manera que debe ser sin duda modelo para otras muchas instituciones de diversos ámbitos. Una presentación de sumo interés, que sin duda presentó una gran virtud, al igual que lo hace la temporada que se inicia ya: es claramente distintiva de aquellos que la firman. Enhorabuena, pues, para todo el equipo que la hace posible, pero también para todo el público que podrá, otro año más, disfrutar de un lujo musical como es el de la Fundación Juan March.

Fotografía: Fundación Juan March.

Autor:Mario Guada
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico