Codalario
Está viendo:

Opinión: 'Salvaguardar la transparencia en las audiciones'. Por Mónica López Canzonieri

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
28 de julio de 2018

"Cuando desde la institución se quiere preservar la transparencia y una decisión lo más justa posible en una audición, que es una oposicion pública, se realizan las audiciones detrás de una cortina y se vota a ciegas, al menos la primera ronda".

Salvaguardar la transparencia en las audiciones

 Por Mónica López Canzonieri (Músico de la Orquesta Ciudad de Granada)
Es habitual que en nuestro mundillo de músicos intérpretes, nos vayamos rozando por conservatorios, orquestas y bolos, creemos lazos, así como es habitual que muchos  seamos emigrantes. Así surgen  intercambios de proyectos o invitaciones (yo te invito a tocar a mi orquesta tú me invitas a la tuya). El amiguismo puede reinar a sus anchas y así es como vemos orquestas por ejemplo, en las que algunas nacionalidades predominan o como esta notoria elección últimamente en la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) de ex integrantes de la Gustav Mahler Jugendorchester. A todo este conjunto de hechos  no es raro que en nuestra jerga  lo tildemos de "mafia".

   Cuando desde la institución se quiere preservar la transparencia y una decisión lo más justa posible en una audición, que es una oposicion pública, se realizan las audiciones detrás de una cortina y se vota a ciegas, al menos la primera ronda. La obra interpretada es la misma y obligatoria para todos los participantes. El tribunal son todos los músicos, eventualmente con porcentajes diferenciados según la sección y/o categoría. Es normal que el Director sea miembro con categoría especial aunque según el modelo de orquesta, hasta puede no estar presente. El método de audición empleado en la OST sin duda pudo favorecer la elección no imparcial de los músicos citados en el artículo. Y una palabra para las autoridades y responsables políticos, que a menudo poco entienden de las características tan particulares de nuestro oficio: sean conscientes de que los gerentes, directores y políticos pasan. La orquesta y sus músicos quedan. Una buena orquesta sabe estar unida en el escenario, necesita líderes musicales naturales sin importar su edad y valora la madurez humana para que la buena convivencia ayude a la música.

NOTICIAS RELACIONADAS

Autor:Mónica López Canzonieri
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico