CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CRÍTICA:  CONCIERTO DE LA ORQUESTA DE LAS ESQUINAS EN ZARAGOZA

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Alejandro Martínez
11 de noviembre de 2012
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            66 votos

LAS VIRTUDES DE UN PROYECTO CON ESQUINAS

La Orquesta de las Esquinas iniciaba hoy  su programación periódica -la mañana del segundo domingo de cada mes- con una propuesta mixta en su contenido. En la primera parte, de corte popular, se programaron diversos arreglos de melodías de Bizet, Saint-Saëns y Dvorak, mientras que en la segunda se incluyó una suite del compositor Víctor Rebullida, música incidental compuesta por el compositor zaragozano para el espectáculo Metrópolis, de Producciones Che y Moche. También se contó con el actor Joaquín Murillo, que se encargó de introducir las distintas partituras con guiños cómicos y tono distendido.
      La primera parte, con arreglos del propio Rebullida y del director José Marco, hizo las delicias de un público familiar  -con abundante presencia infantil-, seguramente poco habituado a la música sinfónica. Los más pequeños incluso se animaron a seguir el compás con palmas, interactuando progresivamente con la música. Por el contrario, la segunda parte, con un contenido poco o nada adecuado para un público infantil, ofreció una música mucho más atractiva, que estuvo acompañada de la proyección en vídeo de una selección de imágenes de la película Metrópolis de Fritz Lang,  un contenido demasiado "serio" para lo que un público mayoritariamente infantil espera encontrarse una mañana de domingo. Seguramente, en las citas venideras,  la formación irá orientando su propuesta hacia este tipo de público, que puede convertirse en sus seguidor más habitual.
      Musicalmente, la formación resultó solvente, sobre todo en la segunda parte, donde sonó con más empaste, presencia y seguridad. A cambio, en los arreglos de la primera parte hubo sonoridades algo desnudas, no del todo resueltas y algunos titubeos en algunos instrumentistas, algo muy normal, por otro lado, en una formación que acaba de constituirse y que apenas ha echado a rodar. La labor del director, José Marco, resultó convincente, más que suficiente para lo que cabía exigir en un programa como éste. 
      Cabe destacar sobre todo el acierto de la propuesta y las virtudes del proyecto en el que se enmarca. Y es que el Teatro de las Esquinas es un espacio con muchas posibilidades. Ofrece una disposición escénica muy flexible, algo que no se da en el resto de escenarios de Zaragoza. El hecho de haber planteado una orquesta residente da buena muestra de su vocación por integrar diversas artes escénicas. Ojalá el buen criterio que apuntan todos los implicados en este proyecto se concrete, con el tiempo, en una oferta consolidada y atractiva, complemento ideal al resto de la oferta musical de la ciudad.

 

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico