Codalario
Está viendo:

Oxford niega que quiera eliminar la «música clásica» pero anuncia una [preocupante] «expansión» de su plan de estudios musicales

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
5 de abril de 2021

   La Universidad de Oxford ha salido al paso de una de las noticias más sorprendentes y preocupantes que se han hecho públicas en los últimos días. El escándalo comenzó cuando el diario británico The Telegraph publicó una información en la que se informaba de que profesores de dicha universidad consideran la «música clásica» un «sistema colonialista» que puede producir «gran angustia a los estudiantes negros», proponiendo sustituirla por música pop. La noticia no tardó en inundar las redes sociales, incluidas las españolas, después de que la revista Nius y CODALARIO se hicieran eco de la misma.

   La respuesta de Oxford no se ha hecho esperar y, si bien niega aspectos importantes de la información, también reconoce que dichas ideas forman parte de uno de los miembros de su profesorado, anunciando un preocupante replanteamiento de su plan de estudios. Stephen Rouse, director de comunicaciones de la Universidad de Oxford, declaró a The Associated Press, que «si bien la facultad planea expandir su plan de estudios de música para ampliar la oferta, cortar partituras no es parte del plan», y señala como fuente de la polémica noticia a un solo profesor. «Muchas de las opiniones que el artículo de The Telegraph atribuía a los "profesores" procedían de una sola persona», explica Rouse, reconociendo tácitamente que en el seno de la institución hay diferentes criterios.

   Sea o no por la influencia de dicho docente o por la fuerza de diversas ideas del presente, la institución sí hará cambios importantes. «Mientras retenemos (y de ninguna manera disminuimos) nuestra excelencia tradicional en el análisis crítico, la historia y la interpretación de la amplia gama de música artística occidental, estamos explorando formas de mejorar las oportunidades de nuestros estudiantes para estudiar una gama más amplia de música no occidental y música popular de todo el mundo de la que se ofrece actualmente, así como composición musical, psicología y sociología de la música, educación musical, dirección y mucho más», explica Rouse en el comunicado afirmando que «No se ha hecho ninguna propuesta o sugerencia sobre partituras o notación musical occidental».

   Lo que no parece entender Rouse y el equipo de profesores de Oxford es que «extender» el campo de estudio musical sin establecer jerarquías claras sobre el valor de determinadas músicas, algo frecuente en las universidades, conlleva la ecualización de una sinfonía de Bruckner con una canción pop del presente. El paso dado por Oxford no es, en absoluto, casual, y responde a la confusión actual sobre el valor de las diferentes tipologías musicales. Aunque en principio no esté en los planes de Oxford «eliminar las partituras de su plan de estudios», dando cabida a «músicas ágrafas» dentro de su plan como una posibilidad más entre otras, se está igualando la denominada «música occidental», la mal llamada «clásica», con músicas como el rock, la música étnica, electrónica, dance, etc, un paso que, en realidad, ya está plenamente asentado en el mundo de los congresos de musicología, donde en muchas ocasiones ya predomina una perspectiva musical pop, psicológica o sociológica, sobre la basada en la obra de autores como Beethoven, Mozart, Antón García Abril, Conrado del Campo o Chopin, autores cuya música resulta mucho más difícil de analizar y comprender que una canción rock. Aunque la intención de la moderna musicología no haya sido la de relegar los estudios de «música clásica» ni las partituras en su agenda de congresos y los temas de sus tesis doctorales, la realidad es que dicha discriminación se ha ido produciendo de forma natural. Habrá que estar atentos a la forma en la Oxford realizará dichos cambios.

 

Autor:Codalario
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico