Codalario
Está viendo:

CD: 'PARA ALICIA', DE JUDITH JAÚREGUI. Por Alejandro Martínez

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
22 de mayo de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  71 votos
PARA NOSOTROS, PARA JUDITH

      Apreciada Judith, en la medida en que tu disco es una carta a nuestra admirada Alicia de Larrocha, he querido plantear mi reseña de dicha grabación de un modo algo distinto y acorde a esa circunstancia; esto es, como una respuesta a esa carta que no sólo envías a Alicia sino de algún modo a todos nosotros, los que escuchamos el CD y quienes apreciamos tu buen hacer al piano. Sean las líneas de esta carta, pues, mi valoración de tu trabajo, un resumen un tanto sui géneris de mis impresiones, de nuevo, en forma de carta.
      Lo primero que sorprende y agrada de tu disco es el repertorio escogido. Un soplo de aire fresco en un tiempo donde abundan, y a veces saturan, los conciertos y grabaciones que giran en torno a piezas de Schubert, Schumann, Chopin y Brahms, como si no hubiera mucho más repertorio valioso ahí fuera, de Ravel a Falla pasando por Scriabin o Britten, por ejemplo. En este caso, y en claro guiño a las raíces musicales y las señas de identidad que conformaron el repertorio de Alicia, nos regalas un CD lleno de música española. Sin complejos ni chovinismos. Simplemente, porque el homenaje y las piezas escogidas lo merecen. Ya es hora de que los intérpretes españoles sean los primeros en reivindicar la fecunda producción de una larga serie de maestros: Falla, Albéniz, Granados, Mompou... A ver si no pasa como tantas veces con tantas cosas, que tienen que venir de fuera a descubrirnos todo lo grande y valioso que tenemos en casa. Brava, pues, por esa valentía y por esa ausencia de complejos.
      Renuncio a ejercer, pues, como verás, de crítico puntilloso y metomentodo. Tu disco es un continuo de sinceridad, de expresión sentida y fresca, brillante. Una comunicación natural, en la que la intérprete y la técnica os ponéis al servicio de la música, sin alborotos ni grandilocuencias, simplemente con vocación expresiva. Inspirados suenan así esos Valses poéticos de Granados, llenos de ecos y distancias. Y lo mismo cabe decir de las Cuatro piezas españolas de Falla, cargados de una nostalgia llena de futuro. Es una obra tan ambiciosa como próxima y esa tensión se palpa en tu lectura. Y por último, nos regalas la arrebatadora sucesión de números de la Suite española de Albéniz, quizá el compendio más logrado del disco en cuanto a suma de técnica y expresividad, digno de escucharse una y otra vez, con ese sentido del ritmo y ese dinamismo inherente.
      Debo decirte que el sonido de la toma es espléndido pero quizá no todo lo genial que debiera en algunos, muy puntuales, momentos. A veces el sonido se advierte demasiado metálico aquí y allá , en lugar de sonar terso y denso. Es sólo un detalle menor, porque el disco, tanto por sonido como por presentación estética, guarda en general un exquisito detalle y ofrece una altísima calidad, espléndida carta de presentación, por cierto, de tu propio sello discográfico.
      Por último, y en línea con esto, no quisiera cerrar esta carta sin subrayar una vez más tu valentía. Y en este caso me refiero al hecho de haber creado tu propia discográfica para desentenderte de algún modo de las leyes del gran mercado discográfico y no depender de servidumbres de ningún tipo. Si algo es la música es el lenguaje de la libertad. ¿Y qué mayor gesto de libertad que constituir tu propio sello discográfico para editar tus trabajos? Es la filosofía del 'hazlo tú mismo', que tantos obstáculos encuentra en su camino pero que depara al menos igual número de satisfacciones. La prueba del trabajo bien hecho está en los estantes vacíos de las tiendas de discos, con tu CD agotado apenas quince días después de salir a la venta.
      Me quito el sombrero ante el trabajo bien hecho y te deseo ánimo y pasión para perseverar en ese modo de hacer las cosas y recrear la música.
       Que conserves por muchos años esa sonrisa en tu actitud y ese esmero en tu trabajo.

 
 Con afecto,


Autor:Alejandro Martínez
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico