Codalario
Está viendo:

GISELLE BRODSKY, directora del Miami International Piano Festival: «Conozco de cerca la tremenda lucha que enfrentan los verdaderos grandes artistas»

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
19 de junio de 2019

Giselle Brodsky, directora del Miami International Piano Festival: «Conozco de cerca la tremenda lucha que enfrentan los verdaderos grandes artistas»

Una entrevista de Aurelio M. Seco / @AurelioSeco
Giselle Brodsky es una de las más influyentes gestoras musicales del presente. Si ella afirma que alguien va a triunfar, triunfa. Y no es una mera fórmula retórica sino una cualidad que muchos dan por constatada tras su dilatada y exitosa trayectoria como promotora musical y descrubridora de talentos. Su opinión, respetada por importantes entidades, ha consagrado a conocidos nombres del actual circuito internacional. Así que era obligado hablar con la directora del Miami International Piano Festival, ciclo de referencia que Brodsky dirige con la maestría de quien posee un certero ojo clínico para detectar el talento.

¿Cómo empieza su relación con la música? 

Mi relación con la música empieza cuando mis padres compran un piano y yo escucho a mi padre tocar de oído. El amor por la música me viene tanto por parte de mi padre como del lado de mi madre. Un hermano de mi madre era un gran aficionado de la ópera y cantaba, y del lado de mi padre todos amaban la música y tocaban diferentes instrumentos.  Mi comienzo como pianista no fue muy auspicioso ya que tuve malísimas maestras. Mi madre, una mujer maravillosa, empezó a buscar incansablemente un maestro para mí y conoció por casualidad a un gran compositor joven al cual ella ayudó con una beca a Paris, y fue gracias a él que empecé mi trayectoria musical.  Mi maestro se llamaba Gustavo Navarre; era un hombre que adoraba la música apasionadamente y me llenó de inspiración. A solo dos años de estudiar con él, empecé a dar conciertos. Fue él quien me preparó para mis audiciones en Nueva York.

Haga un repaso de su trayectoria profesional hasta la fecha.

Estudié en el Manhattan School of Music y me gradué con un Máster en Música.  Mientras realizaba mis estudios, tuve la fortuna de conocer a Dorothy Taubman, quien instantáneamente cambió mi vida. El hecho de que la motivación de Taubman era descubrir los secretos de la técnica de virtuosismo para ayudar a pianistas a lograr su máximo potencial fue una revelación para mí. Dorothy tenía una intuición absolutamente extraordinaria y ofrecía una gama de herramientas indispensables que ayudaban a los pianistas a entender y conectarse con su propio instinto en la búsqueda de su expresión artística. Ella fue sin duda quien me encaminó en mi actual trayectoria musical.

Amo la música y el piano con pasión y conozco de cerca la tremenda lucha que enfrentan los verdaderos grandes artistas, así que paralelamente a mi pasión por enseñar y seguir descubriendo los misterios del virtuosismo, quise de corazón ayudar a quienes de verdad se lo merecen, y es entonces que a los pocos años de llegar a Miami desde Bolivia logré formar la organización Patrons of Exceptional Artists en el año 1997. En el año 1998, formamos el Miami International Piano Festival, con la ayuda financiera de grandes filántropos y el apoyo del professor emeritus de la Universidad de Miami Frank Cooper. En 22 años hemos tenido el honor de presentar y dar nuestro apoyo incondicional a posiblemente los pianistas más extraordinarios del mundo hoy en día, entre ellos a Konstantin Lifschitz, Francesco Libetta, Kemal Gekic, Ilya Itin, Piotr Anderszewski, Ingrid Fliter, Alexander Gavrylyuk, Misha Dacic, Josu De Solaun, Amir Katz, Pietro de Maria, Jorge Luis Prats, y la lista continúa pues cada año presentamos a tres nuevos y extraordinarios pianistas.  

Como parte de esta trayectoria debo mencionar a la Academia de Piano que formamos en el año 2015, quizás uno de los logros más importantes porque la academia es un reencuentro de grandes amigos y mentes creadoras que vienen a inspirar a la futura generación de pianistas.

Es usted una de las más valoradas descubridoras de talentos. ¿Qué pianistas del presente le resultan más interesantes?

Para mí el verdadero artista es el que me seduce con solo una frase, el que me llega al corazón con sencillez y humildad profundas, el artista que desnuda su alma y comparte sus alegrías, sus penas y sus sueños.  Todos los artistas que mencioné antes son extraordinarios y me gustan por razones distintas. Yo siempre digo que nuestro festival es una galería importantísima donde cada artista tiene su encanto, su belleza, su lugar y lo que es más importante: su individualidad.

¿Qué pianistas del pasado le resultan más atractivos?

Adoro a Rachmaninoff como pianista y compositor, a Myra Hess, Vladimir Horowitz, Arthur Rubinstein, Samson Francoise, Glenn Gould, Ignaz Friedman, William Kapell y Gina Bachahuer.

¿No le parece que, en general, comparado con la generación de Cortot, Horowitz o Kapell, por poner tres ejemplos, ahora se toca todo mucho más homogéneamente, como si hubiera una especie de estilo internacional del que parecen haberse contagiado todos? ¿Se ha perdido un poco la propia personalidad por el camino de la denominada globalización?

Absolutamente, es justamente este problema el que me ha llevado a crear el Festival  International de Piano de Miami: el deseo de volver a la época de oro donde se cultivaba el arte de la música con pasión y con inspiración. Lo que pasa hoy con los pianistas que tratan de hacer carrera es que el enfoque está equivocado porque se entrenan como atletas y no como artistas, practican muchas horas en búsqueda de resistencia y jamás con inspiración, llevados por la magia del sonido o por el deseo de mirar las partituras y descifrar las ideas del compositor. Trabajan largas horas, pero no ven nada, y es por eso que hoy en día se producen pianistas homogéneos y no artistas. De aquellos hay muy pocos y son aquellos los que yo quiero encontrar y ofrecerles un espacio en nuestro Festival para que compartan su visión y compartan sus emociones.

Usted ha conseguido convertir al Festival de Piano de Miami en uno de los más prestigiosos de América. 

Para mi el Festival es una labor de amor y pasión, el mensaje y la misión son clarísimas. Existen hoy pocas organizaciones que apoyan a los artistas y buscan personas dispuestas a patrocinarlos. Pienso que a través de 22 años hemos logrado captar la atención de importantes medios de difusión, entre ellos el New York Times, quien publicó un importantísimo artículo en la sección Arts&Leisure en el año 2003, «A Piano Festival That Was Born To Be Contrary», y de muchas instituciones gubernamentales que nos dan apoyo financiero, además de personas extremadamente generosas que comprenden la misión de nuestro Festival. Nuestra situación hoy es buena, y hemos logrado una situación estable como Festival.

También colabora con un festival musical en Italia.

En Italia está el gran pianista Italiano Francesco Libetta que desde el año 2003 es nuestro embajador en ese país. Gracias a él se organizaron tres ediciones en la ciudad de Lecce y en agosto del 2018 un maravilloso festival con cinco de nuestros artistas en Martina Franca. Los artistas que participaron fueron Josu de Solaun, Ilya Itin, Amir Katz, Francesco Libetta y Florian Noack. En 2020 tenemos grandes planes con Francesco Libetta para llevar nuevamente a nuestro Festival a Italia.

Ha conseguido vincular con el Festival a pianistas tan importantes como Jorge Luis Prats o Josu de Solaun. ¿Hábleme de su relación con ellos?

Mi relación con ambos es muy especial.  A Jorge Luis Prats lo conocí el año 2006, gracias a la visión de Kemal Gekic y Misha Dacic, quienes casualmente lo conocieron en una fiesta de fin de año.  Ambos me llamaron y me dijeron que era imperativo que conociera y escuchara a Jorge Luis Prats y que lo invitara bajo el marco de nuestro Festival. Lo trajeron a mi casa y fue amor a primera vista. Jorge Luis se sentó al piano y el escucharlo fue deslumbrante, mientras él tocaba yo ya estaba planeando la estrategia para presentarlo en el Festival. Al día siguiente le ofrecí un concierto que por cierto lo grabamos profesionalmente, y fue este proyecto el que me permitió volver a lanzar su carrera.  Es gracias a ese proyecto que Marco Riaskoff (Riaskoff Concert Management) se enamora de Jorge Luis y lo invita a tocar en la Concertgebouw. Jorge Luis Prats es una de las figuras más importantes en nuestro Festival y el bastión de inspiración para todos nosotros; me siento privilegiada teniéndolo en nuestra familia.

Mi relación con Josu de Solaun es también muy especial. Hace ya 10 años que lo conozco y jamás he conocido a un artista que haya logrado escalar tan alto en tan poco tiempo. Yo siempre digo que la personalidad y esencia del artista tiene que reflejarse en como toca, y cuando él toca el piano me emociona profundamente.  De Solaun es para mí una fuente de inspiración y sabiduría, además de ser la persona más humilde y generosa que he conocido en mi vida. Espero de corazón que me acompañe por muchísimos años en esta trayectoria musical.

¿Qué tiene que tener un pianista para llamar su atención?

Tiene que ser sincero, noble, apasionado, sensible y humilde, y debe tener generosidad de espíritu, y todo esto lo tengo que sentir en su música, de lo contrario no tengo ningún interés. Me encantaría citar a Paco de Lucia quien lo dice todo: «Un artista tiene que ser fiel a sí mismo, debe gustarse, gustar lo que hace, creer en ello, pues eso es lo que refleja automáticamente y eso es lo que llega al público.  La gente dice, y bien, que antes de ser universal tienes que ser de tu pueblo primero. Creo que, si uno solo piensa en lo que a otros les gusta, se vuelve loco, se pierde».

¿Cómo será la próxima edición del festival?

Hemos expandido nuestra temporada de conciertos a 27 recitales; tenemos cuatro series distintas con distintos propósitos. Estoy muy contenta porque en nuestra próxima edición traeremos a Pietro de Maria, Misha Dacic, Josu de Solaun, Jorge Luis Prats, Ilya Itin, Kemal Gekic, y tres nuevos descubrimientos, Tomer Gewirtzman (Israel), Tom Borrow (Israel) y Nicolas Namoradze (Russia). Además presentaremos nuestra serie «The Magic of Opera Arias and Piano Masterpieces».

¿Háblenos del ambiente musical de Miami? ¿Es una comunidad melómana? ¿Hay importantes series de conciertos y temporadas líricas?

Miami se ha convertido realmente en una ciudad sumamente importante donde hay mucha actividad artística. Aquí tenemos a la prestigiosa orquesta The New World Symphony dirigida por Michael Tilson Thomas, además de muchas series de música de cámara, temporada de orquestas, como ser la Cleveland Orchestra, y una importante época de opera auspiciada por la Florida Grand Opera

¿Qué llega a Miami del ambiente musical español? ¿Suena alguna orquesta o artista?

Por ahora no gran cosa, pero yo estoy segura de que esto va a cambiar gracias a los contactos que tengo através de Josu de Solaun, Jorge Luis Prats y Jesús Reina. Uno de mis más grandes sueños es lograr formar una colaboración importante con alguna institución y traer nuestro Festival a lo mejor a la bella España.

Autor:Aurelio M. Seco
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico