Codalario
Está viendo:

ANTONI ROS MARBÁ, director:  "HAY QUE ACABAR CON ESTA SOCIEDAD DE CONSUMO"

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
18 de marzo de 2012
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  66 votos

 La Voz de Asturias (Viernes, 16/3/12)

El director español Antoni Ros Marbá ha dirigido a la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias en su séptimo concierto de abono de la temporada. Tras la función del pasado jueves en el auditorio de la Casa de Cultura de Avilés, la cita se repitió en el auditorio de Oviedo el viernes, a las 20:00 horas, en el Auditorio Príncipe Felipe. En el programa, la "Tercera Sinfonía" de Beethoven y la "Sinfonía de Réquiem" de Montsalvatge en el programa.

- Este año se conmemora el centenario del nacimiento de Xavier Montsalvatge. ¿Cómo es su "Sinfonía de Réquiem"?

- Montsalvatge y yo vivíamos muy cerca, en  la zona del Ampurdán. En los años 80 nos veíamos de vez en cuando. Un día me dijo que estaba escribiendo la "Sinfonía de Réquiem". Él quería terminar su carrera de compositor con esta obra, pero todos celebramos que no haya sido así. "Con esta obra me retiro", me dijo. A lo largo de su vida exploró muchos lenguajes musicales diferentes. En algún caso, un tanto empujado por lo que en aquel momento parecía que un compositor moderno debía escribir. Pero con esta obra olvidó la música especulativa. Es una partitura muy bella, seguramente porque le ha salido de dentro, por su sinceridad y autenticidad.

- Es una misa de difuntos, pero sin letra

- Sólo al final aparece un pequeño texto en el momento en el que canta la soprano. Es un fragmento muy corto en el que ni siquiera se ve a la cantante en escena. Supone una gran sorpresa encontrarse de pronto con esta letra. Es como si apareciera el cielo.

- ¿Es usted creyente?

- Es difícil responder a esa pregunta. El ser humano no siempre sabe si creer o no. Algo hay. La creencia también está en el propio desarrollo interior.

- No hace mucho tiempo, un crítico escribió que la figura de Celibidache hoy no tendría sentido.

- Me parece una afirmación un tanto frívola. Celibidache nunca ha sido un problema. El problema tiene más que ver con la superficialidad actual y la preocupante sociedad de consumo en la que estamos situados. Hay valores que se han perdido, pero es posible que la necesidad del ser humano los vuelva a recuperar. Es un aspecto que incluso se percibe en las versiones musicales antiguas. Hay interpretaciones de grandes artistas del pasado que tienen una serie de valores que se perciben con claridad cuando se escuchan, pero que ahora se han perdido.

- ¿Cree que uno de los problemas es el consumismo excesivo?

- Sí. Recuerdo una conversación con el filósofo Raimon Panikkar, en la que decía que había que parar el consumismo. Yo estoy de acuerdo, aunque creo que es algo muy difícil de hacer. Quizás el primer paso sería aprender a vivir con una cierta austeridad.

- Como titular de la Real Filharmonía de Galicia ¿Cree que es importante interpretar obras de compositores contemporáneos?

- Es fundamental. De hecho, la próxima semana interpretaremos una obra de un joven compositor gallego de gran talento llamado Xavier de Paz. No sólo se trata de tocar las grandes obras maestras. Como me dijo un día Henri Dutilleux, también es agradable ver y tocar obras que están bien hechas.

- ¿La crisis también ha tenido consecuencias en su orquesta?

- Todas las orquestas están padeciendo este proceso de penuria económica. Pero no es algo exclusivo de España. En Estados Unidos, la Orquesta de Filadelfia ha estado a punto de desaparecer. En Galicia hemos desarrollado un proyecto muy interesante, que involucra a jóvenes músicos que, a modo de máster, se relacionan con la orquesta según las necesidades del repertorio. Es una experiencia que está resultando valiosa en estos tiempos de crisis.

- Usted es uno de los grandes maestros españoles de la dirección orquestal. Hay quien cree que si hubiera sido una persona ambiciosa habría obtenido mucho más reconocimiento.

- Nunca he tenido demasiado talento para promocionarme. Quien me quiera conocer lo puede hacer fácilmente a través de mi trabajo. Suelo ser un buen compañero de mesa y conversación, pero hay otras cosas que me resultan demasiado difíciles. En cualquier caso, me siento bien como soy.

 

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

1 Comentario
1 Gustavo Britos Zunín
02/06/2012 15:29:35
'Nunca he tenido demasiado talento para promocionarme.' dice el Maestro... y posiblemente eso hoy sea una virtud. Hace que la persona sea más transparente y, también, más sincero como artista.
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico