Codalario
Está viendo:

Opinión: Temporada de conciertos de la Sinfónica del Vallés 2017-18. Por Albert Ferrer Flamarich

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
25 de septiembre de 2017

SINFÓNICA DEL VALLÉS: TEMPORADAS EN BARCELONA

   Por Albert Ferrer Flamarich
El pasado jueves la Orquesta Sinfónica del Vallés presentó la nueva temporada de los Conciertos Sinfónicos en Barcelona. En el Palau de la Música Catalana y ante algunos abonados, directivos de la sede musical y representantes de las diversas entidades sin ánimo de lucro la orquesta exponía la programación para el curso 2017-18. Fue un acto gratuito, ameno, expositivo y perfectamente estructurado que combinaba el comentario de las líneas principales con intervenciones de algunos protagonistas y responsables artísticos. Todo ello conducido por la energía y sabio dominio del ritmo en la locución del admirado Albert Beorlegui, ex presentador del desaparecido espacio La caixa de Pandora en Radio Sabadell, uno de los programas más veteranos y exitosos de la emisora.

La programación

   Este año la OSV celebra sus 30 años de actividad y la veintidosava temporada estable en el Palau de la Música Catalana. Lo hará con un temporada excelente y equilibrada en un horario ligeramente avanzado: a las 18:30 por prescripciones del Palau. Los trece programas de este año incluyen citas imprescindibles con temática propia, destacados solistas y directores, a la vez que obras de gran repertorio (incluidas sinfónico-corales) y composiciones menos recurrentes en una heterogeneidad justificada en unos criterios sólidos infrecuentes en orquestas nacionales con presupuestos superiores.

Tradicionales y monumentales

   Por una parte ofrecerá conciertos tradicionales con obras monumentales como la Segunda Sinfonía “Resurrección” de Gustav Mahler con arreglos para orquesta de cámara acompañada por el Cor Madrigal, la Polifònica de Puig-Reig y las solistas María Espada y Anna Alàs. La dirección musical de este concierto la asumirá Víctor Pablo Pérez (Programa 2, 7 de octubre de 2017), que la temporada pasada dirigió la Cuarta Sinfonía del mismo compositor.

  Igualmente el Réquiem de Mozart (Programa 7, 10 de febrero de 2018) aparejado con obras de Haydn y Bach; la Sinfonia Heroica  y el Concierto emperador de Beethoven (Programa 11, 19 de mayo de 2018); las Cuatro estaciones de Vivaldi con otras obras del compositor veneciano y el Concierto para violoncelo núm. 7 de Caldara (Programa 10, 28 de abril de 2018) completarán algunos de los grandes reclamos de la temporada.

Inicio de temporada

   La temporada se iniciará dentro de una semana con la Novena sinfonía de Beethoven (Programa 1, 22 de setiembre de 2017) que contará con el Cor de Cambra de Granollers y el Cor Lieder Camera cantando en catalán la Oda de Schiller, en traducción de Joan Maragall. Entre los solistas cabe destacar la presencia del tenor David Alegret, el bajo Carles Pachón y la soprano Núria Vilà, los dos últimos aplaudidos últimamente en las temporadas de los Amics de la Ópera de Sabadell. Finalmente el contratenor Jordi Domènech abordará la particella de mezzosoprano en una sorprendente e inédita decisión del nuevo director titular, James Ross, que será el encargado de inaugurar la temporada. Además, la primera parte del concierto la ocupará el Concierto para piano, batucada y orquesta “Al límite” de Ricardo Llorca que empapa su simbolismo en la sinfonía de Beethoven como un himno de cambio y resurgimiento de una nueva consciencia social, tal como destacaba James Ross (Boston, 1959) que con este concierto iniciaría su etapa como séptimo director titular de la OSV. En total dirigirá seis de los trece programas en el Palau.

El Lieder Camera invitado

   La coral sabadellense Lieder Camera también actuará en dos programas. Primero en la Novena de Beethoven (Programa 1, 23 de septiembre de 2017) y, después, en la Pasión según San Juan de Bach (Programa 9, 7 de abril de 2018) dentro de la gira promovida por la Federacón Catalana d’Entitats Corals que agrupa diversas formaciones amateurs del territorio en un concierto que recorrerá diversas poblaciones catalanas. El programa también incluirá obras de compositores de los siglos XX y XXI como Golijovm, Pärt, Bernat Vivancos y el sabadellense Josep Vila con quién se establecerá un vínculo en la búsqueda espiritual a través de la música. En este sentido, Xavier Puig, que desde el inicio del proyecto el año 2011 la ha dirigido, destacó “la importancia de difusión y participación de las corales catalanas por el territorio” así como la importancia de la Iglesia como mecenas, al tiempo que la importancia de estas obras como vehículos espirituales.

Conciertos temáticos

   Los programas 4 (2 de diciembre de 2017) y 8 (17 de marzo de 2018) mantendrán algunas coordenadas temáticas que caracterizan las últimas temporadas de la orquesta. Por ejemplo, el concierto con Albert Guinovart como protagonista tanto desde el piano como compositor plantea un recorrido por maridaje de la música clásica y el mundo del jazz o el musical con la suite de My fair lady de Loewe, el Concierto para piano y orquesta de Gerhswin y diversas suites sinfónicas de los musicales de Guinovart. El programa 8 (17 de marzo de 2018) combinará obras de Ravel, Addams y Nyman y contará con Enrique Lapaz, ganador de la XXII edición del Concurs Internacional de piano Ricard Viñes.

Festival de valses

   Además el quinto programa, el Festival de valses y danzas, se presentará el 23 de diciembre. Será dirigido por James Ross que lo concibe desde “la esperanza de futuro del nuevo año que se inicia, la nostalgia de lo bueno del año que queda atrás y la celebración como incitación del movimiento y el júbilo” tal como relataba el director norteamericano. El repertorio incluirá los clásicos valses y polcas de la familia Strauss con obras diversas procedentes del ballet, la ópera y piezas de concierto propensas a las bromas musicales y que faciliten el humor subliminal. Sin duda, es el concierto con más tradición de la orquesta desde que en septiembre de 1988, bajo la batuta del entonces titular, Albert Argudo, se celebró la primera edición.

También con escena

   Una temporada más la OSV hará visibles a los actores más invisibles del cine: la música y la voz de los dobladores. Prolongando el éxito de anteriores programas, la orquesta invitará a dos reconocidos dobladores, Jordi Brau y Lluis Posada, en un programa íntegramente dedicado a las bandas sonoras musicales del cine manteniendo el espíritu juguetonamente rompedor y la búsqueda emocional. Rubén Gimeno conducirá las bandas sonoras musicales de Titanic, Misión imposible, Piratas del Caribe, Forrest Gump o La vida es bella serán algunas de las músicas que estructuran el concierto extraordinario el sábado 18 de noviembre de 2017.

   Otra convocatoria que reaparecerá este curso será la producción de Pere i el llop de Prokófiev con la coreografía de los Brodas Bros, la dirección musical de Pedro Alcalde (Programa extraordinario, 3 de febrero de 2018). El éxito de público y crítica así lo ha requerido como alegaba Beorlegui en la presentación. Lo hará, pero, en dos sesiones: a las 17 y las 19h. Por último Marta Otein volverá a dar vida al escenario con una versión semiescenificada de Peer Gynt de Grieg el 20 de enero de 2018 (Programa 6, con el Concierto para flauta núm. 1 de Mozart).

Epílogo ruso

   El último programa (9 de junio de 2018), bautizado Txaikovski versus Dr. Zhivago permitirá viajar por diferentes periodos de la Rusia más reciente gracias a la suite compuesta por Maurice Jarre para la película David Lean y la Sinfonía núm. 2 en do menor OP. 17 de Txaikovski. Contará además con Wolfgang Emanuel Schmidt en el violoncelo para interpretar el primer concierto en este instrumento de Xostakòvitx: una de las obras donde el compositor ruso plasmó la angustia de la presión del régimen estalinista.

La Orquesta Innovadora del Vallés

   Todo ello configura un conjunto equilibrado entre obras populares y de repertorio que, en palabras del violista y presidente de la orquesta, Jordi Cos, “quiere acercar al público un repertorio muy grande y presentar la mejor música en todos los estilos. Por eso combinamos música clásica y bandas sonoras”. Cos también incidió en que el mayor reto de la OSV es “considerar la música como instrumento de formación del individuo más allá del sentido cultural y vivir experiencias emocionantes con una orquesta autosuficiente y autogestionada”.

   En este sentido, también se reafirmaba la filosofa Marina Garcés a través de su texto de presentación en el que apelaba al sentido del trabajo cooperativo de la orquesta a diversos niveles, la voluntad de innovación en la presentación de los programas y en el gesto de reconducir la música como eje fundamental -y necesario- de la existencia humana.

   Algo que, en una acertada y recurrente broma de Joan Oliver, director general del Palau, convierte la cantera vallesana en “la Orquesta Innovadora del Vallés”. Una orquesta, recordémoslo, que se presta como vínculo con entidades sin ánimo de lucro y ONG ya que como dijo Jordi Cos, “es indispensable en cualquier institución cultural, recuperar patrimonio y ayudar a una sociedad más justa y solidaria”.

Autor:Albert Ferrer Flamarich
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico