Codalario
Está viendo:

STEPHEN HOUGH, pianista: «Cortot es una fuente inagotable de éxtasis»

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
1 de marzo de 2020

STEPHEN HOUGH, pianista: «Cortot es una fuente inagotable de éxtasis»

Una entrevista de Aurelio M. Seco | @AurelioSeco / Foto: Foto: Jiyang Chen
Es uno de los más originales y destacados pianistas británicos del presente. Escritor de éxito, compositor de interés, Stephen Hough puede jactarse, a sus espléndidos 58 años, de mantener una de las carreras más singulares del circuito internacional. Con más de cuarenta discos a sus espaldas, con música de autores como Hummel, Liszt, Rajmáninov, Mozart, Saint-Saëns, Mendelssohn, Brahms o Scharwenka, entre otros, Houghs acaba de grabar los conciertos para piano de Beethoven y dedicar un cedé a obras de Brahms. Ganador de la prestigiosa beca MacArthur en 2001, autor del libro Rough Ideas. Reflections on music and more, Comendador de la Orden del Imperio británico..., Hough afronta los próximo meses cargado de importantes compromisos que, entre otros lugares, le llevarán a ofrecer recitales y conciertos en Manchester, Stamford, Oxford, Bratislava, Liverpool, Londres, Washington, Cincinnati, Ciudad de México o Shanghai, entre otros. Hombre elegante y moderado en las formas, Hough no renuncia a defender con claridad sus convicciones, a través de una retórica verbal y musical de virtuoso amable. Acaba de ofrecer un recital en las Jornadas de Piano «Luis G. Iberni» de Oviedo. Como propina, Hough incluyó, no por casualidad, una hermosa versión del Ave María de Bach-Gounod.

¿Qué personas han sido importantes a lo largo de su carrera?

En primer lugar, creo que mis padres, que me alentaron y me apoyaron desde el principio. Antes de mis primeras lecciones de piano no teníamos música clásica en nuestra casa, pero una vez que comencé a tocar, siempre estaban entusiasmados, y mi padre se hizo especialmente conocedor de la música con un gusto altamente sofisticado. En la adolescencia perdí el interés por la música, pero mis padres nunca me obligaron a estudiar. Pasé hasta seis horas al día viendo mala televisión, pero nunca sentí ningún resentimiento ni presión. Luego, a lo largo de mi carrera profesional, ha habido personas que han creído en mí: gerentes, directores, personas de casas discográficas. Pero más allá de todo esto están los maestros, y en particular Gordon Green sobre quien he escrito en mi libro Rough Ideas. Robert Mann fue otra influencia importante. Fue el primer violinista del Cuarteto Juilliard y grabamos todas las sonatas de Beethoven y Brahms juntos. Aprendí muchísimo de esa experiencia.

Usted es el primer intérprete de "música clásica" que ha recibido la famosa beca MacArthur Fellowship en 2001. ¿Qué  ha significado este premio para usted?

¡Realmente yo no conocía nada sobre la beca MacArthur hasta que recibí una llamada telefónica para decirme que me habían otorgado una! Fue una gran sorpresa, una delicia, por supuesto. Lo que es inusual es su objetivo de apoyar el potencial más que recompensar el logro. Fue un estímulo para mí: si estas personas piensan que tengo potencial, entonces quizás sea mejor que esté a la altura. Había compuesto muy poco antes de 2001, y no escribí nada serio ... pero la beca fue importante para cambiar rápidamente.

¿Qué es para usted la "música clásica"? ¿Cómo definiría este concepto?

Creo que es la música que es atemporal, la que tiene relevancia y atractivo no sólo hoy, sino que va hacia atrás y hacia adelante. Clásico: como algo permanente, universal, un punto de referencia, sin fin respecto al descubrimiento de nuevas profundidades en su voz. Es la música que exige concentración, que no es realmente adecuada como fondo, que tiene un momento de «happening», especialmente en una sala de conciertos cuando las luces se atenúan y comienza el intérprete. Existe fuera del trazo final de la pluma del compositor. Vive como una forma de arte que no depende de su creador. Está escrita. En muchas de estas categorías es diferente de esa otra música seria, el jazz.


¿Considera que «música pop», «música rock», «música clásica» ... son simplemente diferentes tipos de música, pero de igual valor?

No me gusta calificar las cosas. Todo tiene su lugar y debe tomarse en sus propios términos. Pero creo que hay una complejidad y sutileza en la música clásica que falta en la mayoría de la música pop ... ya sea rítmica o estructural, y especialmente en armonía y contrapunto. Y longitud, por lo general. La mayoría de las canciones pop duran entre 2 y 5 minutos. La mayoría de las sinfonías son diez veces más largas. Pero mis oídos están abiertos a todo y siempre estoy feliz de que una opinión sea refutada.

De todos los premios que ha recibido. ¿Hay alguno que le haga especial ilusión?

Estaba especialmente feliz (y me ha divertido) de que mi novela de 2018 The Final Retreat figurara como «la mejor escritura sexual del año» en el periódico estadounidense The Bay Area Reporter. ¡Escribir sobre sexo sin vergüenza o vergüenza es quizás tan difícil como tocar el piano! Mi novela va sobre un sacerdote católico que escribe un diario de desesperación suicida en medio del chantaje y hace que las prostitutas examinen muchos aspectos de la vida que me interesan. Aunque, me apresuro a agregar, ¡no es autobiográfico!

Ha tocado con algunas de las orquestas más importantes del mundo. ¿Recuerda qué momentos musicales han sido los más especiales de su carrera?

Viajar y tocar conciertos es vivir una vida llena de momentos especiales. Sin embargo, creo que la primera vez que hacemos algo a menudo tiene una resonancia extra especial. Para mí, cuando toqué en el Hollywood Bowl o el Carnegie Hall, tenía la sensación de los fantasmas de los pianistas del pasado flotaban en el ambiente. Una serie reciente de música de cámara de Brahms en el Wigmore Hall de Londres fue muy especial. Tocar esas grandes sonatas con amigos como Steven Isserlis, Michael Collins y Renaud Capuçon fue una alegría increíble.

Como intérprete, ¿de qué compositor se siente más cercano?

Si se refiere a qué cuáles me gusta tocar más ... es muy difícil decirlo. Un artista intérprete o ejecutante no solo necesita ponerse en la piel de un compositor, sino que de alguna manera debe trasplantarse el corazón profundamente. Siento esto con compositores tan diversos como Beethoven, Brahms, Tchaikovsky y Liszt. Hay otros compositores que adoro interpretar, pero siento que es más difícil unirse de esta manera.

¿Qué otros aspectos de la vida valora especialmente? ¿En qué pasa su tiempo aparte de la música?

Es más probable que me entusiasmen las entradas de teatro que las entradas de conciertos. Me encanta pasar tiempo con algunos amigos cercanos y también me gusta estar solo. Leer, escribir, perder el tiempo, comer, caminar. Museos, pintura sobre lienzo, cafeterías escondidas de ciudades desconocidas ...

Tiene una larga trayectoria como profesor de piano en algunos de los centros más importantes del mundo. Si pudiera resumir en pocas líneas las tres o cuatro cosas que todo pianista debería saber para tocar bien el piano, ¿cuáles serían?

En realidad, he enseñado muy poco individualmente, sólo en los últimos cinco años más o menos en Juilliard en Nueva York. Pero he dado muchas clases magistrales en todo el mundo. Mi maestro principal, Gordon Green, me inculcó ciertas actitudes hacia la enseñanza. A una niña de China, cuando terminó sus estudios con él, le dijo: «ahora quiero que te vayas a casa y olvides todo lo que te he dicho». En otras palabras, un maestro debe hacerse prescindible. Extraer lo mejor del estudiante y luego prepárate para alejarte. Cómo estudiar es esencial. Abordo el tema en mi libro Rough Ideas. Usar bien los pedales es otro tema que abordo en el libro, porque resulta esencial para un buen sonido y control de la textura.

¿Admira a pianistas del pasado? 

Desde luego. La mayoría de mis héroes pianísticos son de las décadas de 1920 y 1930. Alfred Cortot, Rachmaninov, Ignaz Friedman y muchos más. Me encanta su cultura del sonido y su libertad y sentido de la fantasía. Cortot es para mí una fuente inagotable de éxtasis. Y a Artur Schnabel lo encuentro incomparable en Beethoven y Schubert. Es como si estuviéramos escuchando el primer descubrimiento de cada pieza, recientemente acuñada, y muchas de sus grabaciones fueron de hecho las primeras que se hicieron de ese repertorio. Hay algunos momentos locos y algunos juicios erróneos, pero llegamos a la esencia de esa música de una manera que encuentro casi única.

¿Rubinstein u Horowitz?

Siempre fue Horowitz cuando era más joven, pero últimamente he redescubierto a Rubinstein, especialmente las grabaciones antiguas. Ciertamente, este último es el pianista más completo, cómodo en más repertorio. Pero cuando Horowitz está en forma (una mazurka de Chopin, algunas obras de Scriabin o Rachmaninov, un giro de una frase en una sonata Scarlatti) todavía me quedo sin aliento. La intensidad es peligrosamente poderosa.

Su grabación en vivo de 2005 de los Conciertos para piano de Rachmaninoff fue la grabación más vendida en la historia de Hyperion, mientras que su grabación en 1987 de los conciertos de Hummel sigue siendo el álbum de Chandos más vendido hasta la fecha. ¿Son estos los trabajos discográficos de los que te sientes más orgulloso?

Estoy muy contento con esas dos grabaciones. Ambos fueron hechos bajo una presión tremenda: en lo que se refiere a las obras de Hummel teníamos sólo alrededor de cinco horas para ensayar / grabar desde cero cada uno; y los de Rachmaninov se realizaron en concierto con muy poco tiempo (alrededor de 30 minutos por pieza) para cubrir percances para la edición, y siempre con un cronómetro. Pero sí me escucho en esas grabaciones. Sé que soy yo.

Tiene más de 24 mil seguidores en Twitter. ¿Le gustan las redes sociales?

Twitter puede ser terrible, pero también puede ser una forma encantadora de conectarse con las personas. He hecho una serie de buenos amigos desde los primeros encuentros en esa red social. Pero también es importante saber cómo limitar el tiempo que pasamos allí e incluso proteger la privacidad. Creo que Twitter es mejor para eso que Facebook, que es más una ventana al mundo interior de una persona. Con Twitter puedo correr las cortinas ... y también lo siento más como mi espacio de oficina que mi hogar.

También es compositor. Hablenos de su trabajo.

A día de hoy he publicado más de 30 obras, cuatro sonatas para piano, una sonata para violonchelo y obras para orquesta, coro y grupos de cámara. Ahora estoy a punto de escribir un cuarteto de cuerda para el Cuarteto Takacs. Escribir música es sangre en mis venas creativas. Si no fluye, tampoco creo que pueda fluir yo.

Además de compositor y pianista, es un escritor respetado. Ha escrito en The Guardian, The Times, The Tablet, Gramophone o BBC Music Magazine, incluso un blog para The Telegraph durante siete años que tuvo mucha relevancia. Recuerda un poco el perfil de artistas como Robert Schumann.

Creo que cualquier creatividad tiene que venir de una compulsión interna. No levanto la vista del piano porque creo que sea importante hacerlo (aunque lo es) sino porque gritaría si no lo hiciera. Para mí hay un horno al fondo fondo y las diversas salidas de música y palabras, escribir, leer y tocar son radiadores. A veces, uno de estos radiadores pesa más que otro, pero todos son importantes para mí.

Hábleme sobre tu libro Rough Ideas. Reflections on music and more. ¿Cuál fue su intención al escribirlo?

Este libro surgió de notas que había guardado durante muchos años, artículos publicados en varias revistas y periódicos, y algunos de los más de 600 artículos que había escrito para mi blog de Telegraph. Si bien la mayoría de estos últimos eran efímeros y no tenían un interés continuo, algunas cosas sobre las que había escrito todavía me interesaban. Así que reuní cientos de páginas y comencé a clasificar. El tema es bastante diverso, incluidos los aspectos prácticos de viajar, la especificidad de tocar el piano, los libros que había leído, las pinturas que había visto. E incluso algunos problemas morales o religiosos se abordan allí, como la existencia de Dios o la eutanasia. He vuelto a comenzar el proceso nuevamente cuando escribo ideas en mi ordenador portátil, o más probablemente en mi iPhone.

He visto en su Twitter que a veces habla de comida. Seguramente conoce muchos buenos restaurantes para recomendar en todo el mundo. 

En realidad mis gustos son bastante simples. He comido en algunos de los mejores (más elegantes) restaurantes, pero probablemente estoy más feliz con alimentos de origen local, frutas y verduras frescas, pescado fresco, pan recién horneado, una tabla de quesos. Y cuando estoy de viaje, si encuentro un lugar que me gusta, puedo comer allí cinco días seguidos. A veces incluso comiendo el mismo plato.

Ha grabado los conciertos para piano de Beethoven con Hannu Lintu y la Orquesta Sinfónica de Radio Finish. ¿Está contento con el resultado?

¡Es una pregunta difícil! No he escuchado las grabaciones desde la etapa de edición, así que no tengo una perspectiva clara. Son obras con las que llevo viviendo toda la vida. Como los conciertos de Brahms. ¡Los he grabado dos veces pero me gustaría volver a hacerlos!

Además pinta. He visto que le encanta El Greco.

Bueno, sólo pinto por diversión y me encanta hacerlo, pero no espero grandes resultados. Me encantaría ir a Toledo. ¡Solo he estado en la ciudad del mismo nombre en Ohio!

Hace unos días, en Twitter criticó un video en el que se ve a Wilhelm Furtwangler dirigiendo la Novena sinfonía de Beethoven durante el cumpleaños de Hitler. ¿Cómo considera la figura de Furtwangler en su relación con el nazismo?

Pocos problemas morales son sencillos, y la culpabilidad cambia y cambia con las circunstancias ... como en un tribunal de justicia. Mi problema con ese video en particular fue que en 1942 el horror de los campos de exterminio estaba en su apogeo. La guerra había cambiado y había una desesperación e incluso descuido por el asesinato de los nazis. Ya no tenía sentido pelear en la guerra para ganar; las cosas se habían convertido en un despiadado genocidio. No quiero juzgar al hombre Furtwängler, pero me resulta difícil ver ese clip de él dirigiendo un concierto de cumpleaños para Hitler sin sentirme enfermo. En la década de 1930 tal vez hubo una ingenuidad con algunas personas, y la esperanza de que de alguna manera la marea podría cambiar, pero para 1942 las puertas del infierno se habían abierto. Y la música de Beethoven es tan afirmativa, llena de buena energía, tan inclusiva ... que hacerlo lo empeoró.

Acaba de grabar un cedé con música de Brahms

Siempre me han encantado estas piezas, pero nunca me sentí cómodo con ellas cuando era más joven. No podía encontrar los colores correctos, la forma correcta. Pero entonces algo hizo clic y pasé unos 18 meses trabajando en esta grabación. Para mí, la clave, aparte de toda la comprensión habitual sobre Brahms (el sonido, el contrapunto, etc.), es su amor por la vieja música de teclado de Bach y Couperin, y su vida en Viena. Estas piezas a menudo son danzas, refinadas y reinventadas, por supuesto, pero con esa sensación de lujuria y gracia que obtienes en las suites y partitas. El Opus 118 no. 2 es tan famoso, tan genial..., pero nunca me gustó la forma en que lo tocaba o escuché que otros lo tocaban hasta que me di cuenta de que es una especie de Minueto. O el opus 116 no.2, que es como un Sarabande

¿Respeta el papel de los críticos musicales?

Creo que el papel que el intérprete y el crítico comparten es el de llevar la belleza, la alegría y la intensidad de la música al público. Y manteniendo la frescura y el entusiasmo siempre, sin importar cuántas veces se haya escuchado una pieza. Un buen crítico nunca está cansado. No le gustará todo, pero siempre será de mente abierta y dispuesto a cambiar de opinión. Y siempre serán apasionados. Esto no es solo cierto en la crítica musical. Me estoy sumergiendo en un libro de artículos y ensayos sobre el arte de Peter Schjeldahl (publicado principalmente en el New Yorker) y estoy deslumbrado por lo profundamente que ama su tema y con qué emoción explica y revela las pinturas sobre las que escribe. .

¿Cuál es su opinión sobre Brexit?

Tiendo a no hablar de política en las entrevistas, ya que la música es uno de los raros ejemplos de algo que puede trascender (si no siempre curar) divisiones y controversias. Yo, como casi todos los músicos que conozco, pensé que el Brexit era una mala idea. Los músicos viven y respiran «Europa» con sus raíces comunes a través de la música que tocamos y los colegas con los que trabajamos. Pero ahora que ha sucedido, el enfoque debe estar en preservar todas las conexiones posibles de buena voluntad y confianza, forjando vínculos aún más fuertes de respeto mutuo, apoyo y amistad. La música y las artes tienen un papel incalculable en esta nueva situación.

Foto: Jiyang Chen

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico