Codalario
Está viendo:

Opinión: Temporada 2017-18 del Teatro de la Zarzuela. Por Raúl Chamorro Mena

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
27 de mayo de 2017

TEATRO DE LA ZARZUELA, TEMPORADA 2017-2018

   Por Raúl Chamorro Mena
El otro día comentaba con unos amigos melómanos, lo  bonito que sería ver a Elina Garança ofrecer un recital dedicado al género en el Teatro de la Calle Jovellanos, dado el cariño y entusiasmo con el que ha interpertado y grabado piezas de nuestro género lírico. Pues bien, nuestros deseos se han cumplido ya que la próxima temporada del Teatro de la Zarzuela prevé dicho evento y también otro recital a cargo del tenor mejicano Javier Camarena. Es todo un acierto y debe ser un objetivo,  programar recitales -al menos, ya que actuaciones en zarzuelas completas se antoja mucho más difícil- dedicados a la zarzuela a cargo cantantes internacionales punteros, especialmente pero no debería ser excluyente, los que dominen el castellano por ser su lengua vernácula o bien, por otras razones familiares, de afinidad, residencia...

   En cuanto a las obras a interpretar nos encontramos con un interesante ramillete de títulos que encabeza la opereta “El cantor de Méjico” base de la película de 1956 del mismo nombre y dirigida por Richard Pottier a mayor gloria de Luis Mariano, cantante que gozó de una inmensa popularidad en Francia. Con ello se ahonda en los lazos de la zarzuela con géneros “hermanos” como la opereta, además de evocar a un artista en su día paradigmático, como fue el tenor vasco. Óliver Díaz, titular del teatro, garantizará la factura musical al frente de un elenco encabezado por la refinada soprano ligera Sonia de Munck, el tenor José Luis Sola y la actriz Rossy de Palma con dirección escénica del experimentado Emilio Sagi que se encarga de la “versión libre” de la obra con traducción de Enrique Viana. El que suscribe insiste en su zozobra y desazón ante “las versiones libres” (que últimamente se están convirtiendo en asiduas en este teatro)  y ante la traducción, seguramente libérrima, que pergeñará el Sr. Viana.

    Se repone el montaje de José Carlos Plaza para la magnífica ópera de Penella “El gato montés” con otra gran batuta española en el podio como es la de Ramón Tebar y un reparto en el que destacan Carmen Solís (buenos el  material y los modos canoros de soprano lírica; temperamento inane), que contrastará bien con Nicola Beller Carbone, siempre mejor en lo dramático que en el apartado vocal.  En el papel titular destaca la presencia del barítono Juan Jesús Rodríguez, una de las mejores voces actuales de su cuerda a nivel mundial.  Voces también sonoras y de cierto fuste las del tenor brasileño Thiago Arancam y el asturiano Alejandro Roy las que encarnaran a Rafael “El Macareno”. Se recibe también con alegría la programación con nueva producción a cargo de Paco Azorín, de “Maruxa” de Amadeo Vives, magnífica y ambiciosa obra concebida y estrenada en un primer momento como zarzuela (1914), pero, posteriormente, como ópera, en el Teatro Real (1915). Curiosa la presencia de la soprano rusa Ekaterina Metlova en el reparto, cuyo dominio de la lengua será toda una incógnita, aunque estando habituada a cantar en italiano, por qué no en español. Junto a ella, el timbre carnoso y ancho, pero también canto monótono e inexpresividad interpretativa, de Saoia Hernández, el demasiado liviano barítono Borja Quiza; Rodrigo Esteves que dejó buen sabor de boca como Puck de “Las golondrinas” la pasada temporada y Simón Orfila, que abordará el papel de Rufo, uno de los más importantes del género lírico español para la cuerda de bajo y que cuenta con la famosa romanza del “Golondrón”. Otra imponente composición de uno de nuestros grandes compositores, “La tempestad” de Rupero Chapí, se interpretará en versión concierto y en sólo dos sesiones, aunque con un buen reparto en el que se respetará afortunadamente la distribución prevista por el autor (dos sopranos o soprano y mezzo en travesti, un tenor y un barítono) encabezado por el barítono malagueño Carlos Álvarez, siempre entusiasta intérprete de zarzuela, Mariola Cantarero, la rusa Ketevan Kemoklidze que en este caso no presenta dudas sobre su dominio del idioma, toda vez que lo habla perfectamente y está afincada en Barcelona; Claudio Beltrán será el tenor canario Celso Albelo en un papel que grabó en su día de forma brillante un joven Alfredo Kraus, su indudable modelo. Tratándose de una versión concierto, uno no entiende en qué se traducirá la “versión libre” de Alberto Conejero. Sólo cabe esperar encarecidamente que no se trate en la alteración de los cantables. La dirección musical correrá a cargo del ascendente Guillermo García Calvo. Por primera vez en más de 35 años se estrenará una zarzuela en el Teatro que ostenta el nombre del género.

   “Policías y ladrones” de Tomás Marco sobre libreto de Alvaro del Amo será el título que protagonice el acontecimiento. José Ramón Encinar en lo musical y Carme Portaceli en lo escénico defenderán la obra en un reparto encabezado por el buen barítono santanderino Manuel Lanza que vuelve a protagonizar un título en el Teatro de la Zarzuela al que estuvo tan ligado en sus comienzos desde aquel Joaquín de “La del manojo de Rosas” (1990) en que se alternó con Carlos Álvarez resultando todo un espaldarazo para ambos. Será un placer volver a disfrutar de una composición tan espléndida como “La tabernera del Puerto” de Pablo Sorozábal con nueva producción a cargo de Mario Gas y dirección musical de Caballé Domenech, aunque uno hecha de menos la programación de otros títulos del gran músico donostiarra como “Don Manolito”, “Los burladores” o “La isla de las perlas”. Obras imposibles de ver representadas. En el elenco vocal destaca el robusto material del barítono tarraconense Ángel Ódena, muy ligado al género y al teatro de la calle Jovellanos en los últimos años. A su lado, Sabina Puértolas, que esperemos no componga una Marola demasiado gazmoña, la joven Marina Monzó que dispondrá de un gran papel para mostrar sus armas en Madrid y los tenores Antono Gandía y Alejandro del Cerro. A destacar la presencia de la gran actriz Vicky Peña en el papel de Antigua. Cabe esperar de Jesús Castejón un buen montaje escénico para la comedia musical del maestro Alonso “24 horas mientiendo” una obra próxima al género de la revista y en cuyo elenco destaca la presencia de la actriz cómica Yolanda Ramos conocida por sus hilarantes intervenciones en la última edición del programa televisivo “Tu cara me suena”.

   Además de los recitales de Garança y Camarena ya mencionados, María José Montiel dedicará uno a la música de José Padilla y se anuncia el habitual concierto navideño titulado en esta ocasión “Zarzuela en plural” bajo dirección de Óliver Díaz se realizará un recorrido musical por todas las regiones españolas con la interpretación de piezas poco conocidas y contará con la presencia de la ya mítica Lucero Tena, la buena soprano Svetla Krasteva, la joven y prometedora mezzo Carol García, el barítono   y el arrojado tenor Enrique Ferrer. Siguiendo con los recitales, seguramente resulte especial para Marta Sánchez, hija de Antonio Campo y ahijada de Alfredo Kraus, debutar en el Teatro de la Zarzuela.

   Dentro del proyecto Zarza con un equipo de jóvenes cantantes y actores elegidos mediante audiciones, se ofrecerá en la próxima temporada “El dúo de La africana” de Fernández Caballero. En el ciclo de lied, que alcanza su XXIV edición, destaca la presencia del tenor polaco Piotr Beczala, la buena mezzo habitual de repertorio barroco Ann Hallenberg, el incombustible Leo Nucci, la ya declinante pero siempre gran artista Anna Caterina Antonacci y la afamada soprano alemana Diana Damrau, además de una sobredosis del barítono Matthias Goerne en tres recitales que agradarán sobremanera a sus muchos seguidores, entre los que no sólo nunca me he encontrado, sino que jamás entendí el éxito de este cantante en algunos sectores.

Autor:Raúl Chamorro Mena
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico