CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Portada

CRÍTICA: EL PIANISTA CHRISTIAN ZACHARIAS OFRECE UN RECITAL EN ZARAGOZA, CON OBRAS DE BEETHOVEN, SCHUMANN Y SCHUBERT

5 de noviembre de 2012
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            41 votos

AUSTERO PERO CONVINCENTE

  Como penúltima cita del XV Ciclo de Grandes Solistas Pilar Bayona, el Auditorio de Zaragoza acogió un recital del pianista alemán Christian Zacharias, que visitó Aragón con un programa clásico y contundente que incluía obras de Beethoven, Schumann y Schubert. Desde un punto de vista general, se puede de cir que el piano de Zacharias se traduce en un sonido austero pero siempre elegante y suficiente en su contenido énfasis. Preciso y ágil de manos, el pianista recrea las partituras sin traslucir obstáculos técnicos. Es posible que no estemos ante un virtuoso deslumbrante, pero sí ante un artista de una eficacia y seguridad incuestionables.
      La primera parte del recital  dejó un buen sabor de boca, gracias a su interpretación de la singular Sonata n.º 12 de Beethoven. Zacharias sonó en general mucho más convincente en los pasajes ágiles e impetuosos que en los cadenciosos y ensoñadores. Fue una lectura sobria, sin sentimentalismos ni arrebatos, pero con una contención que también expresa, a su manera, lo escrito por Beethoven. A continuación, y salvo por un pequeño despiste sin importancia, se ofrecieron impecables, casi sin mácula, los Momentos musicales de Schubert, quizá la obra para piano más interpretada de este compositor, junto a sus Improptus.
      En la segunda mitad del recital, el pianista alemán propuso la Kreisleriana Op. 16 de Schumann, una partitura exigente, tanto técnica como interpretativamente, que quizás demanda una lectura algo más arrebatada. Zacharias escogió de nuevo la vía de una retórica nada caprichosa, sin acentos rebuscados. El sonido resultó algo seco y rígido por momentos, como entendiendo que la pura técnica fuera suficiente medio para recrear el mensaje. Una opción personal, valiente, pero algo carente de expresión en algunos momentos. Como colofón al programa ofreció una lectura elegante y precisa de la Sonata n.º 6 de Beethoven, seguramente la obra que abordó con un balance más ajustado entre su austeridad técnica y su expresión contenida. Ante la cálida acogida del publico, Zacharias ofreció como propina el op. 18 de Schumann, Arabesque.
      En resumen, un excelente intérprete, austero pero convincente, al frente de un programa sólido y exigente. El Auditorio ofrecía un aforo de apenas un tercio de la Sala Mozart, lo que nos lleva a preguntarnos si no sería mejor, una vez más, volver a pensar en el Teatro Principal, con sus novecientas localidades, como un espacio más intimista y acorde al aforo que sigue las citas de piano solista en la ciudad. La próxima y última cita del XV Ciclo de Grandes Solistas Pilar Bayona tendrá lugar el 13 de diciembre, con Joaquín Achúcarro al frente de un programa dedicado íntegramente a Chopin.   

crítica zaragoza christian zacharias concierto recital
0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.