CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Libros

Libro: «El arte coreográfico de Alicia Alonso» de Pedro Simón Martínez

13 de enero de 2022

Ediciones Cumbres publica el libro El arte coreográfico de Alicia Alonso de Pedro Simón Martínez

« El arte coreográfico de Alicia Alonso»

Un tótem sobre Alicia Alonso

Por Albert Ferrer Flamarich
El arte coreográfico de Alicia Alonso. Pedro Simón Martínez. Ediciones Cumbres, Madrid, 2021. (806 págs.). ISBN: 978-84-947063-9-4

   Dos años después del fallecimiento de Alicia Alonso, Ediciones Cumbres ha impreso un monumental volumen que recoge su trayectoria a la par que colma y amplia magníficamente los Diálogos con la danza que este mismo sello publicó en 2020, alcanzando la octava edición global en la versión más completa de cuantas habían aparecido. En las ochocientas páginas de esta nueva monografía dividida en once bloques, se desglosa la larguísima trayectoria de Alicia Alonso repasando desde los montajes para espectáculos operísticos a las versiones de las obras de la gran tradición balletística, sin olvidar el catálogo íntegro de sus creaciones, así como las opiniones de bailarines y coreógrafos. Sobre éstos últimos, el capítulo décimo recoge un amplio número de fotografías a modo de álbum de recuerdos de sus encuentros con la protagonista. Todas ellas, por cierto, reproducidas con una alta calidad en una edición en la que no falta el siempre útil y provechoso índice onomástico para facilitar las consultas y que sigue el estilo habitual de la colección dirigida por Mayda Bustamante con un plus casi de lujo: a la presentación rústica con solapas y textura granulada en la cubierta y contracubierta se suman la habitual letra muy espaciosa dentro de un diseño gráfico elegante y papel satinado que lo hacen de este libro un objeto muy atractivo a la vista y al tacto. 

   El contenido se abre con una síntesis biográfica sobre la protagonista firmada por el escritor, crítico e investigador teatral y de la danza, Pedro Simón Martínez (Fomento, Cuba, 1938); quien, además, ha coordinado este enorme proyecto logrando reflejar la condición de coreógrafa, maestra, creadora de una tradición y una escuela, e incluso como apunta él mismo, su dimensión como fenómeno sociológico nacional cubano. A partir de ahí se despliega un abanico de recuerdos, observaciones técnicas y conceptos específicos que integran una fuente documental nutrida a partir de entrevistas, programas de mano, artículos y algún discurso debidos a un amplio abanico de profesores, críticos, periodistas, investigadores y personalidades del mundo de la danza que configuran más de tercios del libro. Estos se corresponden a los cinco bloques principales (Creaciones originales, años cincuenta: dos creaciones de leyenda, creaciones propias sobre obras históricas de los siglos XVIII y XIX, montajes operísticos y versiones sobre obras de la gran tradición) en los que domina el comentario de todos los espectáculos de Alonso. 

   En su carácter coral, los textos combinan distintos propósitos que van desde conceptos filosóficos hasta aspectos hermenéuticos sobre la danza, y abarcan perspectivas periodísticas, personales, académicas e, incluso, manifiestamente técnicas que equilibran la voluntad divulgativa con las dosis de erudición. Entre éstos, también hay la reaparición de algunos textos –pocos- ya publicados en Diálogos con la danza que, lejos de ser una reiteración innecesaria, se justifican por la ambición y completitud del presente cometido. Cada capítulo de estos cinco grandes bloques presenta una fotografía de la producción y una estructura que engloba artículos, notas al programa, reseñas de prensa, aportaciones de la propia Alicia Alonso, y se cierra con una ficha técnica (comentario de la fuente literaria, musical, pictórica si la hay; resumen argumental; estreno). En todos se percibe un reconocimiento unánime y la reivindicación de su actitud convincente y convencida desde la que Alonso se muestra firme defendiendo el valor de la cultura como baluarte para el artista, el conocimiento de la tradición, el compromiso ético y estético con el ballet desde tres perspectivas: como expresión nacional de los pueblos en su idiosincrasia; como manifestación de carácter universal por la potencialidad física y expresiva del cuerpo humano; y como una manifestación artística íntimamente ligada al sujeto y el destino, ligado a los signos del tiempo. Otro capítulo significativo, por cierto, es el octavo donde se testimonia la influencia de la pintura en su concepción de coreográfica y se recoge alguna entrevista que explora su percepción de la danza y el método de trabajo de la que fue la última diva del ballet clásico; una de las más grandes del siglo XX y de la historia de esta disciplina. 

   En resumen, esta nueva aportación editorial se trata de un manual y un catálogo capital como fuente de consulta obligatoria, y en una de las joyas del catálogo del sello madrileño: uno de esos libros que son una memoria artística y un homenaje que, a menudo, aparecen cuando su protagonista ya no está entre nosotros. 

Pedro Simón Martínez libros El arte coreográfico de Alicia Alonso