CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Críticas

Crítica: «Lucrezia Borgia» en el Teatro Comunale de Bolonia

10 de mayo de 2022

 Yves Abel dirige Lucrezia Borgia de Gaetano Donizetti en el Teatro Comunale de Bolonia

Olga Peretyatko

El triunfo de la música y del belcanto

Por Magda Ruggeri Marchetti
Bolonia. 7-V-2022. Teatro Comunale. Lucrezia Borgia [Gaetano Donizetti / Felice Romani]. Olga Peretyatko [Lucrezia Borgia], Mirco Palazzi [Alfonso I d’Este], Stefan Pop [Gennaro], Lamia Beuque [Maffio Orsini], Cristiano Olivieri [Jeppo Livoretto] Tommaso Caramia [Don Apostolo Gazella], Tong Liu [Ascanio Petrucci], Stefano Consolini [Oloferno Vitellozzo], Nicolò Donini [Gubetta], Pietro Picone [Rustighello], Luca Gallo [Astolfo]. Orquesta y Coro del Teatro Comunale. Director de escena: Silvia Paoli. Director musical: Yves Abel.

   El estreno de Lucrezia Borgia tuvo lugar en el Teatro alla Scala el 26 de diciembre de 1833 con éxito incierto, para acto seguido captar el entusiasmo del público milanés. Derivada del drama homónimo de Victor Hugo, se convirtió en una de las óperas de Donizetti más populares a pesar de los numerosos problemas con la censura. Esta coproducción del Teatro Comunale con el Auditorio de Tenerife, la Ópera de Oviedo, donde ya se ha representado, y el Teatro de la Maestranza de Sevilla, se vale de la dirección escénica de Silvia Paoli, que traslada la acción a la Italia fascista de los años 30 en vísperas de las leyes raciales, por que «estando la obra fuertemente caracterizada en “masculino”, [le parecía] que el período encaja perfectamente con aquel sentido de falocracia que apelaba al mito de la virilidad también en la arquitectura» y al modelo de comportamiento femenino de vicios ocultos y públicas virtudes. Tras haber leído varias biografías se ha convencido de que Lucrecia ha sido usada por su padre y su hermano para alcanzar el poder. Por ello ha decidido emplear como escenario un matadero «lugar de muerte donde a través del suplicio se prepara el alimento para otros [...] porque la duquesa es un peón de los juegos de poder, es carne de matadero». En ese espacio coloca dos divanes o una larga mesa donde los fascistas se enredan con las prostitutas. 

   Continua es la reducción de la mujer a este papel, y llegamos a verlas como esclavas desnudas dentro de una jaula donde se les azota y luego se saca a tres de ellas para colgarlas de los ganchos del matadero. En este punto el público se ha rebelado con sonoros abucheos y profiriendo gritos de “¡Vergüenza! ¡Vergüenza!”. De nuevo pensamos que esta puesta en escena descarnada y sangrienta no aporta novedades porque Donizetti nos presenta a una mujer acostumbrada a la violencia, pero que es también una madre preocupada por el destino del hijo secreto Gennaro a quien protege y ama profundamente. 

«Lucrezia Borgia» en Bolonia

   Sin embargo en una ópera el apartado musical es dominante y afortunadamente no defrauda. El maestro Yves Abel, director principal de la Ópera de San Diego, ha dado una magnífica lectura de la cruda historia donde la música de Donizetti describe perfectamente el carácter de los personajes deteniéndose en los momentos más melódicos como en la introducción a la cavatina de Lucrecia en el prólogo, o en el acompañamiento del aria de Gennaro, sobre todo porque le caracteriza como soñador deseoso de afecto. Pero junto con melodías conmovedoras aparecen los tonos oscuros e inquietantes que nos trasladan a una realidad peligrosa. Sin duda el maestro no se limita al acompañamiento, sino que extrae toda la fuerza melódica de la partitura seguido fielmente por la óptima orquesta del Teatro Comunale, que demuestra una vez más su gran profesionalidad. Excelente también la prueba del coro preparado por Gea Garatti Ansini, conocida por su amplio repertorio de óperas líricas y sacro-sinfónicas, ejecutadas bajo la dirección de famosos directores de orquesta, y que acaba de obtener el premio Tina Anselmi. 

   Esta ópera es el triunfo del belcanto y no defrauda las expectativas. Olga Peretyatko es una magnífica Lucrecia vocal y dramáticamente. Exhibe una vocalidad de honda expresividad dramática con buena extensión, sofisticado fraseo y dicción ejemplar sin problemas en los agudos y con soberbia entonación. Perfecta la actuación de Stefan Pop, un Gennaro con juvenil arrojo y desgarrado por la tensión psicológica. Su voz tiene un timbre atractivo, esmerado fraseo y seguridad en el registro alto. Mirco Palazzi es un violento duque Alfonso con voz de timbre cálido, buen volumen y sólida extensión. Lamia Beuque es un Maffio Orsini convincente, con buenas aptitudes dramáticas y una vocalidad bien timbrada de buen volumen que se ha notado en especial en «Il segreto per essere felici». Correcta en general la prestación de los personajes segundarios Cristiano Olivieri, Stefano Consolini, Tommaso Caramia, Tong Liu, Nicolò Donini y en especial Pietro Picone y Luca Gallo en su irónico duo. Todos ellos en un trabajo de equipo que contribuye a la calidad de conjunto de la función junto con la sapiente iluminación de Alessandro Carletti y el cuidado vestuario de Valeria Donata Bettella.

   Al final el público aplaudió repetidas veces al maestro, a los cantantes y sobre todo a Olga Peretyatko, a quien un espectador lanzó un ramo de flores. Ninguno de los responsables del montaje se presentó a los saludos. 

Fotos: Andrea Ranzi

Yves Abel Olga Peretyatko Lucrezia Borgia Teatro Comunale Bolonia Donizetti