CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Portada

CRÍTICA: LOS MÚSICOS DE SU ALTEZA CELEBRAN SUS VEINTE AÑOS  DE TRAYECTORIA CON UN CONCIERTO DEDICADO A MONTEVERDI Y BACH. Por Alejandro Martínez

2 de enero de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            26 votos

 

Y QUE CUMPLAN 20 MÁS

Real Capilla de Santa Isabel de Zaragoza, 29/12/12, 20 horas. Los Músicos de su Alteza: Luis Antonio González (dirección musical y clave), Ollala Alemán (soprano), Francisco J. Gil (oboe), Eduardo Fenoll (violín), Raquel Sobrino (violín), Joan Chic (violín), Sergio Franco (violín), Daniel Francés (violín), Natan Paruzel (viola), Juan Luis Arcos (viola), Pedro Reula (violonchelo), Guillermo Martínez (violonchelo), Xavier Puertas (contrabajo), Jesús Alonso (chitarrone), Alfonso Sebastián (órgano y clave

      El pasado diciembre se cumplían 20 años de la puesta en marcha de Los Músicos de su Alteza, formación dedicada a la música antigua y al repertorio barroco, bajo la dirección de Luis Antonio González, con quien tuvimos la oportunidad de hablar recientemente sobre la trayectoria del conjunto. Con motivo de este meritorio aniversario, se realizó un concierto el pasado sábado 29 de diciembre, en la Real Capilla de Santa Isabel de Zaragoza, con entrada gratuíta.
      Con el templo a rebosar de asistentes, Los Músicos de su Alteza ofrecieron un programa exigente, compuesto por una primera mitad dedicada a Monteverdi y una segunda consagrada a Bach, un maridaje de compositores contrastado en exceso pero también valiente, si tenemos en cuenta sus demandas técnicas y dramáticas.
      Tras unos iniciales problemas de afinación, debidos a un cambio súbito en la climatización de la sala, y con los inconvenientes acústicos de este tipo espacios, durante la primera parte destacó el logrado énfasis dramático con que acentuaron las sinfonías de Il Nerone overo la coronatione di Poppea (Venecia, 1642) e Il ritorno d´Ulisse in patria (Venecia, 1640). Algo menos lograda, precisamente porque en su sutileza requiere una altísima precisión dinámica, resultó la recreación de Il ballo delle ingrate (Mantua, 1608), del conjunto de Madrigali guerrieri et amorosi (Venecia, 1638).

 

      La segunda parte comenzó con el Concierto para oboe y violín BWV 1060R, arreglo de un concierto escrito para dos claves y una obra de una belleza e inspiración casi desconcertantes. Participaron como solistas el oboísta Francisco J. Gil, a la sazón profesor de este instrumento en el Conservatorio Superior de Música de Aragón, y el violinista Eduardo Fenoll, músicos que unieron, a su perfecta compenetración,  el preciso equilibrio entre virtuosismo técnico y recreación emocional. La interpretacfión del continuo se midió dentro de los mismos niveles de calidad.
      El concierto prosiguió con la Cantanta Mein Herz schwimmt im Blut BWV 199, estrenada en Weimar en 1714, con toda su escritura vocal indicada para soprano, interpretada en esta ocasión por la murciana Ollala Alemán. Su caso, como el de tantos otros, es un ejemplo clamoroso de una cantante que inexplicablemente tiene más compromisos en el extranjero que en España, donde apenas puede escuchársele, salvo en sus periódicas apariciones con Los Músicos de su Alteza.
       Su instrumento ofrece un timbre oscuro y carnoso, de sonoridades más bien cobrizas y, al mismo tiempo, de atractiva calidez. Destaca singularmente por el manejo de la respiración, dosificada en un canto sul fiato que le permite recrearse en reguladores de impecable factura. Durante la primera parte interpretó el "Dorme, l´incauta dorme" de la Poppea y el "Con che soavità" del Settimo libro de madrigali. Con el preciso acento, con una adecuada expresividad dramática y con una dicción muy trabajada del alemán, fue sin duda uno de los alicientes de un concierto de gran nivel, digno de una formación madura  que cumple veinte años y que, a buen seguro, cumplirá otros veinte con la misma calidad y compromiso interpretativo que vienen demostrando hasta la fecha.

20 años codalario monteverdi crítica alejandro martínez los músicos de su alteza
0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.