CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Portada

Ensemble Contratemps da vida a una de las primeras óperas italianas estrenadas en Cataluña

16 de septiembre de 2022

La ópera Atenaide, del italiano Antonio Caldara, será recuperada para la ocasión y contará con la dirección musical de Jordi Domènech y las voces solistas de Maria Hinojosa, Aurora Peña o Helena Ressurreiçao, entre otras

   El próximo 17 de septiembre, el Ensemble Contratemps, bajo la dirección de Jordi Domènech, ofrcerá una interpretación, en versión semiescenificada, de la ópera Atenaide, del italiano Antonio Caldara, una ópera de compleja historia, que como ha sido investigado convenientemente, fue una de las primeras óperas italianas estrenadas en Cataluña. El conjunto interpretará lo dos actos que Caldara escribió para esta ópera, en sus versiones de Barcelona y Viena, en el claustro del Monasterio de San Cugat, contando para ello con las voces de María Hinojosa, Auropa Peña, Helena Ressurreiçao, Julia Farrés-Llongueras, Jorge Juan Morata y Elías Arranz, acompañados de una pequeña agrupación instrumental comandada al violín por Farran Sylvan James. Albert Arribas se encarga de la dirección de escena.

   «En 1708, Barcelona se convirtió en uno de los principales centros musicales de Europa, gracias a las nupcias entre el archiduque Carlos de Habsburgo y Elisabeth Cristina de Brunsvic-Wolfenbüttel. En plena Guerra de Sucesión de España (un conflicto determinante en múltiples sentidos en la futura configuración de la modernidad europea) desembarcará en la ciudad condal una legión de músicos de Italia para desplegar un dilatado programa de fiestas, que compite con el estreno de diversas obras encargadas a algunos de los principales compositores italianos del momento (como Antonio Caldara, Andrea Fiorè, Francesco Gasparini, Tommaso Albinoni, Antonio Lotti, Paolo Magni o Clemente Monari) de la mano de libretistas tan reputados como Apostolo Zeno o Pietro Pariati. Las fastuosas celebraciones en honor de los Habsburgo se alargaron los años siguientes y se extinguieron cuando la reina huyó de Barcelona el año 1713 para reunirse con su marido en Viena, donde dos años antes había sido coronado emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico como Carlos VI. Los actos de este programa de celebraciones fueron organizados desde el ducado de Milán –gobernado además por el príncipe Eugeni de Savoia, que además era la máxima autoridad militar del ejército imperial– y tuvieron un evidente reflejo político que se manifestó con títols como Escipión en las Españas.

   Por eso, no se sabe del estreno que fue aquella «gustosa ópera, que se había compuesto ingeniosamente, en asunto de las Reales Bodas, en metro italiano» de la que hablan las crónicas del momento, estrenada el 2 de agosto de 1708 en la Llotja de Mar el día antes de que la pareja real celebrara los desposorios en Santa María del Mar. Durante mucho tiempo se ha pensado que se trataba de Il più bel nome, pero algunos estudios recientes descartan esta hipótesis y vuelven a preguntarse qué fue de la primera ópera italiana estrenada en Cataluña. ¿Podría ser que este honor tuviera que recaer en Atenaide? Sabemos que Atenaide es una de las obras encargadas para las celebraciones, con libro de Apostolo Zeno y música de Fiorè, Caldara y Gasparini (cada uno de los cuales compone, respectivamente, un acto), pero no sabemos los datos exactos de estreno. También sabemos que se trata de una ópera que debía tener un significado especial para Elisabeth Cristina, porque el 19 de noviembre de 1714, con motivo de la onomástica de la reina, se estrenó una segunda versión musicada de nuevo por Ziani, Negri y Caldara, respectivamente.

   En todo caso, el argumento de la ópera gira en torno a la celebración del matrimonio entre el emperador Teodosio II y Atenaide, recientemente convertida al cristianismo (de la misma manera que Elisabeta Cristina se convirtió al catolicismo para poder casarse con el archiduque Carlos). El reencuentro bélico con la ópera es evidente y los paralelismos con el contexto de 1708 son múltiples: encontramos un proyecto de doble casamiento para ligar los círculos políticos entre territorios en conflicto (el mismo 1708 la Alemania del archiduque Carlos también se casó con el rey de Portugal para reforzar los círculos de los Habsburgo con la Península), las pugnas bélicas tienen mucho que ver con la disgregación del imperio romano, escindido entre Oriente y Occidente después de la muerte de Teodosio II (mientras los Habsburgo tenían la ambición de revivir el proyecto imperialista de Carlos I de España y V de Alemania) y en la ópera destaca el papel de Marziano, comandante del ejército romano secretamente enamorado de la Alemania del emperador (el cual estaba destinado, aunque la ópera no lo mencione, a convertirse en emperador gracias al reconocimiento de sus méritos militares), y esta importancia del personaje a la ópera podría tener que ver con el príncipe Eugenio de Saboya como gobernador y ahora jefe militar del ejército de los Austrias, que se encargó de la obra para las celebraciones barcelonesas. Así pues, es evidente que Atenaide debía tener una importancia muy destacada en aquella época de gran significación para la configuración moderna de Europa. El hecho de que los Habsburgo no encargaran las versiones propició que uno de los mejores compositores del momento, Antonio Caldara, no acabara de componer dos actos por separado, el primero de los cuales se estrenó en Barcelona como parte central de una de las primeras –si no la primera– óperas italianas estrenadas en Cataluña. Por este motivo, el equipo de Contratemps ha querido unir los dos actos compuestos por este músico maravilloso y ofrecer el reestreno de un material operístico tan desconocido como fascinante», comentan desde el Festival Contratemps, donde tendrá lugar esta producción.

Festival Contratemps Noticias Ensemble Contratemps Jordi Domènech Antonio Caldara