CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Críticas

Crítica: David Afkham dirige el «Elías» de Mendelssohn con la Orquesta y Coro Nacionales de España

21 de diciembre de 2022

Crítica de Raúl Chamorro Mena del concierto de David Afkham dirigiendo el oratorio Elías de Mendelssohn con la Orquesta y Coro Nacionales de España

David Afkham dirigiendo el oratorio Elías de Mendelssohn con la Orquesta y Coro Nacionales de España

Un monumento a la música sacra para despedir el año

Por Raúl Chamorro Mena
Madrid, 17-XII-2022, Auditorio Nacional. Temporada orquesta y coro Nacionales de España. Elías, oratorio para solistas, coro y orquesta. Op. 70 (Felix Mendelssohn). Ilse Eerens, soprano. Estefania Irányi, mezzosoprano. Konstantin Krimmel, barítono. Siyabonga Maqungo, tenor. David Rabadán, niño solista, Orquesta y coro nacionales de España. Director del coro: Miguel Ángel García Cañamero. Dirección musical: David Afkham.


  El 11 de marzo de 1829, un Felix Mendelssohn de apenas veinte años de edad dirigía en la Singakademie de Berlín La Pasión según San Mateo de Johann Sebastian Bach, obra de la que nadie duda hoy día de su grandeza, pero que llevaba un siglo de olvido, arrinconada por las nuevas corrientes y gustos musicales. Este papel fundamental del músico nacido en Hamburgo en la recuperación de la obra de Bach se combinó con su veneración por los oratorios de Händel para, después del antecedente de Paulus (Düsseldorf, 1836), crear el oratorio Elías, en la que se compaginan la influencia de la obra religiosa de Bach y Händel con los elementos del romanticismo ya hegemónico en toda Europa, especialmente plasmados en la mayor densidad de orquesta y coro y, sobretodo, en la fuerza dramática cuasioperística de la composición.

   Mendelssohn, de origen judío, pero cuya familia se había hecho luterana para asimilarse mejor y evitar el antisemitismo reinante en Europa y particularmente en la zona alemana, dirigió el exitoso estreno de Elías en Birmingham el 26 de agosto de 1846 sobre texto de Julius Schubring, traducido al inglés por William Bartholomew. El estreno de la versión alemana –la escuchada en este concierto- no se produjo hasta Febrero de 1848, ya fallecido el compositor. 

David Afkham dirigiendo el oratorio Elías de Mendelssohn con la Orquesta y Coro Nacionales de España

   La obra se basa en cuadros sobre la vida del profeta bíblico Elías sacados mayormente del antiguo testamento con algún pasaje del nuevo y, como ya se ha subrayado, disfruta de un tratamiento grandioso del coro –nada menos que 271 miembros en el estreno- y un fuerte fondo dramático, especialmente intenso en el fragmento del llamado «concurso de los Dioses» o «sacrifico del Monte Carmelo».

   Contundente, brillante y compacta resultó la interpretación de David Afkham al frente de una orquesta Nacional de España de estupendo sonido, que incluía la intervención del órgano, y un coro de unas setenta unidades, que sonó voluminoso, rotundo y amplio, más sonoro que sutil, pero que cumplió sobradamente su papel como «coro de turba» y confirió la grandiosidad exigida por tantos pasajes de la monumental obra. En la labor de Afkham se pudieron echar de menos, eso sí, mayores detalles, contrastes dinámicos y sentido de la transcendencia, pero el titular de la orquesta organizó y concertó apropiadamente, además de exponer la obra con claridad y brillantez orquestal, correcto acompañamiento a los solistas y buen pulso dramático, demostrando una destacada afinidad con la obra. 

   En cuanto a la distribución vocal, no está de más recordar que la parte de soprano fue compuesta para Jenny Lind, el «risueñor sueco», a la que, precisamente, Giuseppe Verdi dedicó el papel de Amalia de la ópera I Masnadieri estrenada en Londres un año después que el Elías

   La soprano Julia Kleiter y la mezzo Gerhild Romberger, inicialmente previstas, fueron sustituidas por la soprano belga Ilse Eerens, de timbre grato, no exento de vibrato, y fraseo cuidado y musical, que delineó con finura la bellísima aria «Höre, Israel»- «¡Escucha Israel!»-, y por la mezzosoprano alemana Stefanie Irányi, de emisión algo hueca y canto aplicado, que acentuó de forma vibrante el dramático recitativo de la reina Jezabel en la segunda parte, un momento de intensidad operística. El tenor surafricano Siyabonga Maqungo expresó con intención y especial vivencia los recitativos, además de desgranar con buena línea canora y sano timbre sus arias «Si me buscáis de todo corazón» y «Entonces brillarán los justos». Elías es el absoluto protagonista de la obra y contó con un notable intérprete, el barítono Konstantin Krimmel, de timbre muy grato e impecable canto. Estupenda línea, fraseo musical y buen legato el que mostró en sus bellísimas arias, especialmente, la muy hermosa «Es ist genug»- «Es suficiente»- que disfrutó de un primoroso acompañamiento de los violonchelos y «Ja es sollen wohl die berge weichen» -«Sí, las montañas se apartarán»-. Cumplió el niño solista David Rabadán y también las solistas del coro Francesca Calero, Margarita Rodríguez, Rosa Ramón y Beatriz Oleaga

Foto: Facebook OCNE

  

Orquesta y Coro Nacionales de España Mendelssohn David Afkham Elías