CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Portada

Crítica: Jordi Francés y Ensemble Sonido Extremo  en el Festival de Música Contemporánea de Córdoba

4 de abril de 2023

Crítica de José Antonio Cantón del concierto de cierre del Festival de Música Contemporánea de Córdoba, protagonizado por Ensemble Sonido Extremo y Jordi Francés

Crítica de Jordi Francés, Ensemble Sonido Extremo y el Festival de Música Contemporánea de Córdoba

Gran sentido camerístico

Por José Antonio Cantón
Córdoba, 24-III-2023. Conservatorio Superior de Música ‘Rafael Orozco’. XXV Festival de Música Contemporánea de Córdoba. Ensemble Sonido Extremo (grupo de cámara). Director: Jordi Francés. Obras de Inés Badalo, José Manuel López López, Carlos Rojo y Jesús Rueda.

   El concierto de clausura de la vigésimo quinta edición del Festival de Música Contemporánea de Córdoba tenía varios alicientes como la calidad de las obras  programadas, el destacado nivel musical del grupo extremeño Ensemble Sonido Extremo y la figura de su director titular, el alicantino Jordi Francés, maestro con clara proyección ascendente en su carrera atendiendo a todo tipo de repertorio, con una especial atención a la creación contemporánea.

   Se inició esta última jornada con la obra Iridiscencia de la compositora hispano-lusa Inés Badalo compuesta en el año 2018 para ocho instrumentistas por encargo de este grupo musical que fue la primera formación en descubrir sus secretos. Es en su sonido de reflejos cromáticos donde se centra su interés al hacerse a través de un incremento dinámico más presente en el ámbito acústico, desarrollándose sobre el sustrato polifónico del piano que, a su vez, se hace presente con la intercalación de unos acentos percusivos que catalizan uno de los focos estéticos más esenciales de esta composición cual es la fusión tímbrica.

   Siguió la interpretación de la obra Hag perteneciente al compositor madrileño José Manuel López López, a quien ha estado dedicado el Festival. Compuesta en 1991, es un ejemplo de sus preocupaciones sobre la música espectral que el autor tuvo en los inicios de su carrera, y que se fueron clarificando conforme se adentraba en la búsqueda de nuevos caminos estructurales. Esta inquietud ha quedado adecuadamente reflejada en la dirección de Jordi Francés y en el resultado sonoro del grupo, muy atento en todo momento al detalle con el que se deben tratar las texturas y transformaciones que propone en autor que vienen a determinar su intrínseca complejidad.

   En tercer lugar se interpretó Absolute! del también compositor madrileño Jesús Rueda escrita en 2014 para un octeto integrado por instrumentos de cuerda, viento y percusión. Destila un cierto aire americano de corte minimalista, estilo que permite que el oyente se sienta familiarizado con sus sones. La obra estuvo en todo momento bien atendida por Ensemble Sonido Extremo, respetando con pulcritud los módulos de compases que se van sucediendo encadenadamente en los que se plantea una variada rítmica y una selecta mixtura tímbrica que generaba nuevos panoramas sonoros sin perderse la unicidad de la obra en momento alguno, siempre fresca y cercana para un oyente atento.

   Fue muy interesante la utilización de la marimba como elemento percusivo  de sonoridad de fondo en la obra Ad Parnassum (2022) del compositor betulense Carlos Rojo. Sus dos partes están dedicadas a la gran figura de la composición del siglo XX, György Ligeti, y al gran pintor vanguardista Paul Klee. Ambos referentes dan a la composición un carácter caleidoscópico materializado por las extremas interválicas que generan una dispersión sónica de curioso efecto, que se va disolviendo en el transcurso de la obra hasta llegar a un final quedo y lánguido. El maestro Jordí Francés condujo a los ocho instrumentistas del grupo con esa inmediatez de tensión controlada que hace que esta obra fluya con sorprendente naturalidad. 

   Por último se volvía al arte musical de José Manuel López López a través de su obra Jenseits…dieseits (1992) para un quinteto integrado por dos instrumentos de viento y tres de cuerda, más piano y percusión, pieza que significó una primera aproximación de este compositor a una expresión liminal del discurso musical, de la que se pudo disfrutar como ejemplo consolidado de este estilo con la magistral interpretación al piano de Alberto Rosado de la obra Entrence-Exit en la tercera jornada de esta edición del Festival. Con una acentuada búsqueda del timbre, entendido como uno de los elementos sustanciales de la música, Jordi Francés se adentro en los contrastes que propone el maestro López, siguiendo una especie de discurso concertato que de manera misteriosa parecía conectarse con tiempos pretéritos a través de una absoluta vanguardia que se gestó hace treinta y un años que mantiene en nuestros días absoluta vigencia. La dialéctica entre ciencia y arte que bulle constantemente y de manera natural en la personalidad creativa de José Manuel López López quedó plasmada en la traducción, rica de matices a la vez que sobria en concepto que ofreció el grupo Ensemble Sonido Extremo, perfectamente integrado en el sentir musical tanto del director como del compositor, que se entendía como un necesario binomio mágico para la materialización de ese necesario y preciso sentido camerístico que ha de tener la ejecución de esta composición.

   Se terminaba así XXV Festival de Música Contemporánea de Córdoba en el que se ha podido disfrutar del arte de uno de los creadores musicales más representativos de su generación como es José Manuel López López, carácter cuasi-monográfico que propicia la idea de mantener esta intención y formato para las futuras ediciones de este Festival decano en su género en Andalucía.

Foto: Festival de Música Contemporánea de Córdoba

Ensemble Sonido Extremo Córdoba Jordi Francés Música Contemporánea