CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Críticas

Crítica: Alexander Liebreich dirige la «Quinta sinfonía» de Mahler con la Orquesta de Valencia

15 de enero de 2024

Crítica del concierto de la Orquesta de Valencia bajo la dirección musical de Alexander Liebreich, con la Quinta sinfonía de Mahler en el programa

Crítica de Alexander Liebreich y la Orquesta de Valencia con la «Quinta sinfonía» de Mahler

 De la desesperación al triunfo

Por Alba María Yago Mora
Valencia, 13-I-2024, Palau de la Música.Orquesta de Valencia. Director: Alexander Liebreich. Quinta Sinfonía de Gustav Mahler. 

   Neville Cardus, estudioso de Gustav Mahler, decía que este tenía la capacidad de cambiar de piel con cada nueva obra. Este aspecto de su vida creativa nunca fue más evidente que con la llegada de la Quinta sinfonía. No más cuentos de hadas, no más teología, no más programas abiertos, no más voces, no más poesía. Ahora, las estructuras son más estrictas y sinfónicas, las texturas son más claras y más experimentales, las ideas son más intransigentes y más egocéntricas. Todavía quedan vestigios del pasado, pero Mahler crece, deja de lado las cosas infantiles y ve el mundo a través de un espejo. 

   La interpretación que ofreció la Orquesta de Valencia fue el equivalente musical de una personalidad dividida. Los polos opuestos musicales se presentaron uno al lado del otro: tragedia y alegría, depresión y manía, dolor y placer, desesperación y esperanza. Estas actitudes opuestas se mantuvieron unidas por una estructura tripartita que trazó un rumbo general desde la desesperación hacia la alegría última, pero con un viaje que de ninguna manera fue fácil. 

   Raúl Junquera hizo los honores de dar el pistoletazo de salida con una fanfarria solista de trompeta que perseguiría todo el primer movimiento, marcando así el inicio de una constante marcha fúnebre de gran peso y dignidad, con un ritmo cuidadoso y una interpretación bellamente ejecutada. Hubo peso, pero también potencia. Este primer movimiento tuvo un impulso inexorable que intensificó la dolorosa sensación de pérdida. La lectura de Liebreich sugirió un dolor corporativo. A pesar de varios desajustes que mostraron una falta de limpieza inicial, su dirección logró transformar los desafíos iniciales en una mejora constante a medida que avanzaba la sinfonía. También hubo un indicio de verdadera ira en el regreso de la marcha fúnebre, lo cual fue bastante refrescante. Esto ilustró la capacidad de Liebreich para desenterrar detalles de la música. El final del movimiento seguido del descenso a la coda fue tan profundo y aterrador como debió ser con el último regreso de la trompeta cargando tanto peso trágico.

Alexander Liebreich dirige la «Quinta sinfonía» de Mahler con la Orquesta de Valencia

   El segundo movimiento fue excelente. Rápido y feroz. Liebreich nunca usó fuerza excesiva en ninguna dirección, nunca avanzó demasiado rápido, nunca retrocedió demasiado lentamente. Tampoco impuso jamás a la música un exceso de emoción. Fue el ejemplo perfecto de cómo dejar que Mahler hablara por sí mismo. El temiblemente complejo juego de contrapunto no pareció generar ningún temor a la agrupación valenciana. Hubo pasajes en los que los intérpretes fueron como una orquesta de cámara. La batuta mantuvo el hilo del argumento con aparente facilidad, aunque sospecho que no fue fácil y necesitó toda la panoplia del alma colectiva de la orquesta para lograrlo.  

   En el Scherzo, que pone a prueba el virtuosismo de cualquier orquesta, los intérpretes ofrecieron una gran brillantez corporativa. La trompa solista, Maria Rubio, tocó con garbo y una grandísima sensibilidad. Fue claro ejemplo de cuándo los músicos aman y comprenden la música que tienen delante, hay confianza en lo que hacen, sobre todo cuando están especialmente expuestos. Los seis episodios del movimiento fueron moldeados con un sentido convincente de la arquitectura y el drama, realzando los contrastes de la música entre los ländlers rurales y los valses urbanos. Las llamadas de la trompeta introdujeron una misteriosa serenidad que inmediatamente sugirieron la música de montaña de las sinfonías sexta y séptima. Hubo primavera en el paso y aplomo en la ejecución: una sensación de alegría y carnaval. 

   El Adagietto fue dulce y melodioso. Liebreich se entregó al máximo. Parecía saber que un tempo demasiado lento delata la intención de Mahler de una «canción sin letra». El sonido de las cuerdas fue embelesado e íntimo, con una delicadeza seductora en pasajes más suaves.

   La apertura del Rondó final brilló, y el fagot de Ignacio Soler estuvo particularmente animado. Una vez más, Liebreich mantuvo el impulso ágilmente hacia adelante. Se dice que este movimiento transmite la alegría que Mahler sentía como un hombre recién casado, y alegría fue exactamente lo que transmitió esta actuación. El tema de amor del Adagietto adquirió una hermosa forma cada vez que reaparecía, y la preparación y llegada del tema coral victorioso tuvo todo el peso y la catarsis emocional esperada. La coda presentó una interpretación emocionante de los metales bajos, lo que llevó esta impresionante interpretación a una conclusión conmovedora. 

Fotos: Live Music Valencia

Alexander Liebreich Mahler Orquesta de Valencia