CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Críticas

Crítica: «Tenorio» de Tomás Marco en el Teatro Real

15 de mayo de 2024

Crítica de Raúl Chamorro Mena de la ópera Tenorio del compositor español Tomás Marco en el Teatro Real de Madrid

«Tenorio» de Tomás Marco en el Teatro Real

     El mito de Tenorio en perfomance audiovisual

Por Raúl Chamorro Mena
Madrid, 13-V-2024, Teatro Real. Tenorio (Tomás Marco). Estreno absoluto de la versión escénica. Joan Martín-Royo (Tenorio) Adriana González (Doña Inés), Juan Antonio Sanabria (La narración), Juan Francisco Gatell (Don Luis Mejía), Lucía Caihuela (Doña Ana de Pantoja), Sandra Ferrández (Lucía). Madrigal formado por Alejandro von Buren, Gonzalo Ruiz Domínguez, Enrique Torres, Inés Lorans, Miriam Silva, Aida Gimeno, Pablo Puértolas, Eduardo Pomares, Manuel de Filera, Ana Molina García, Paola Leguizamón y Yeraldin León. Coro formado por cantantes del programa Crescendo. Orquesta titular del Teatro Real. Director musical: Santiago Serrate. Dirección de escena: Agrupación Señor Serrano. 

   Aunque terminada en 2009 fruto de un encargo del Estío musical burgalés, a causa de diversas circunstancias, la ópera Tenorio de Tomás Marco sobre libreto propio no ha visto la luz en versión escenificada hasta este día 13 de mayo de 2024 en el Teatro Real como pórtico a una serie de 4 representaciones. 

   Esta ópera de cámara, que fue estrenada en 2017 en forma de concierto en San Lorenzo de El Escorial, vuelve a proponer el mito de Don Juan basándose fundamentalmente en el texto de Zorrilla -pueden escucharse los famosos versos que todos conocemos desde niños- , pero añadiendo también pasajes de Tirso de Molina, Antonio de Zamora, Lorenzo da ponte, Moliére y poemas de Sor Juana Inés de la Cruz y Francisco de Quevedo. 

   El prólogo nos indica que estamos ante la plasmación del mito y los mitos no se discuten, por tanto, no se entra en esta creación en la cuestión de si se debe condenar o salvar a Don Juan.  

   La música de este Tenorio demuestra el innegable oficio y dominio de la orquesta por parte de Tomás Marco, pero no encontré especial inspiración, ni creatividad, ni variedad o hallazgos tímbricos en un discurso orquestal más bien monocorde y plúmbeo. No encontré tampoco un destacado atractivo al tratamiento vocal, más allá del interesante lirismo de una especie de aria de Doña Inés sobre bello texto de Sor Juana Inés de la Cruz y la hábil utilización del madrigal, cuartetos vocales inspirados en los madrigalistas del Renacimiento, que asumen la encarnación vocal de diversos personajes (Ciutti, Comendador, Brígida) y también comentan la acción usando en diversos pasajes vocalizaciones sin texto.  

«Tenorio» de Tomás Marco en el Teatro Real

   La puesta en escena se ha encargado a la Agrupación Señor Serrano, que realiza propuestas audiovisuales con video en directo. Por tanto, ofrecieron una perfomance, que ni es ópera, ni teatro, ni cine, sino algo disperso. Un batiburrillo que personalmente, en principio, no me agrada ver en un teatro de ópera, además de parecerme confuso y que distrae de lo esencial, la música y el canto. Eso sí, dado el estatismo y escasa fuerza dramática de este Tenorio, esta propuesta pudo resultar adecuada y dio cierta vida al espectáculo. Se nos muestra el rodaje de una película sobre Don Juan, las escenas filmadas en directo sobre una pantalla de croma verde, el backstage con los camerinos de los artistas, el catering, la máquina de bebidas, el vestuario… Todo el fondo del escenario se dedica al elemento del video, tanto las filmaciones de las escenas de la película que se está rodando, como otros detalles del escenario que se resumen en que un señor manosea las frutas y objetos y otro lo va filmando con la cámara. En fin, trivialidades investidas de supuesto interés y prestigio, que ahora están de moda y van invadiendo el teatro lírico. 

   En el elenco destacar cómo no, la labor del barítono Joan Martín-Royo, de timbre modesto, limitado de riqueza tímbrica y mordiente, pero dotado de seguridad musical y compromiso en escena. Adriana González, perjudicada por una emisión calante, pero de timbre grato y buen concepto del canto, defendió adecuadamente el lirismo más cantable de la parte de Inés e incluso emitió algunos filados y reguladores, una especie de oasis en la escritura vocal general de la obra. Correcto sin más el muy liviano tenor Juan Francisco Gatell como Don Luis Mejía. Apropiadamente sensual la Ana de Pantoja de Lucía Caihuela y cumplidora Sandra Ferrnández en su corta intervención. 

   Santiago Serrate ejerció de gran defensor de la obra - incluso, la ha grabado- con una dirección entusiasta, animada, entregada y de buena factura musical. Obtuvo una aceptable prestación de la orquesta del Teatro Real. 

Fotos: Javier del Real / Teatro Real

«Tenorio» de Tomás Marco en el Teatro Real
crítica Tenorio Teatro Real Tomás Marco