CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Portada

Crítica: «Manon Lescaut» en el Teatro Cervantes de Málaga

28 de mayo de 2024

Crítica de la ópera Manon Lescaut de Puccini en el Teatro Cervantes de Málaga

«Manon» de Puccini en el Teatro Cervantes de Málaga

Espléndida Manon de Berna Perles

Por José Antonio Cantón
Málaga, 24-V-2024. Teatro Cervantes. Manon Lescaut, Puccini. Berna Perles, Rodrigo Esteves, Carlo Ventre, Giacomo Prestia, Manuel de Diego, Marcelo Solís, Nicolás Calderón, Mari Luz Román y Alejandro Moreno. Director de escena: Pier Francesco Maestrini. Coro de Ópera de Málaga. Orquesta Filarmónica de Málaga. Director musical: Daniel Montané.

   La amplia experiencia como operistas de los directores responsables de esta producción de Manon Lescaut de Giacomo Puccini, última ópera representada de la temporada lírica 2023/2024 del Teatro Cervantes de Málaga, ha redundado en la bondad de un espectáculo en el que se ha podido disfrutar de uno de los títulos más apasionantes del gran músico de Lucca, que significó la primera presencia plena de la propia voz creativa de este compositor, maestro absoluto del verismo. Tanto el responsable del foso, el director Daniel Montané, como el de escena, Pier Francesco Maestrini han encontrado esa conjunción de pensamiento expresivo que ha hecho buena la convicción de Puccini de resaltar en esta ópera la pasión amorosa entendida como elemento estético de concentrado aliento e hilo conductor del desarrollo de esta representación.

   Para lograr tal planteamiento se ha contado con la participación de la Orquesta Filarmónica de Málaga, que demostró gran agilidad para lograr las delicadas melodías que reflejaban los distintos climas que pide esta obra, adaptándose con eficacia al talante teatral de cada momento, notándose así cómo el maestro Montané cuidaba el colorido orquestal resultante de la muy tupida instrumentación recogida en la partitura, no lo suficiente clarificada en el inicio del primer acto, pero que fue asentándose progresivamente hasta quedar más limpia al final de su desarrollo. 

«Manon» en el Teatro Cervantes de Málaga

   También así los personajes tuvieron oportunidad de definirse vocalmente como en el caso del tenor uruguayo Carlo Ventre, haciendo del caballero Renato Des Grieux, que no coseguía, en sus primeras intervenciones, determinar su calidad vocal con seguridad, máxime si tenemos en cuenta la tesitura tensa que requiere su papel con abundantes notas de paso del registro medio al agudo, y las variables adaptaciones dinámicas desde una dicción que tenía que hacer posible la presencia de una voz juvenil, sensual y a la vez definidamente radiante, como así fue produciéndose según iba avanzando la representación. Estos matices se pudieron apreciar en el destilado lirismo expresado en momentos estelares de su actuación como en el aria Donna non vidi mai cuando expresa su sentimiento por Manon, después de verla por primera vez, o en el delirante desgarro del aria «No, no, pazzo», son del tercer acto que este cantante hizo con convicción dramática y ponderada equiparación vocal.

   En cuanto a la protagonista, he de decir que Berna Perles fue excelente su evolución teatral, pasando por la seductora juventud que transmitió en el primer acto, la voluptuosa languidez mostrada en el segundo, planteada con amplias posibilidades expresivas y, por último, el sentimiento de aniquilamiento existencial transmitido en los dos últimos, que requieren una actriz de gran nivel, que su gesto, cinética y dicción se conviertan en canto. La seguridad lírico-dramática que transmitió en todo momento convirtió su actuación en una demostración del alto grado canoro al que ha llegado esta soprano, demostrando así encontrarse en un estado trascendental de su carrera. Sintiéndose el centro álgido de atención de esta producción, tuvo su primera oportunidad de demostrarlo en el aria «In quelle trine morbide» en la que transmitía con elocuencia musical esa soledad de Manon echando de menos a su amado. Su compromiso fue ampliamente compensado por lo méritos alcanzados en la larga y estática escena de la muerte en el desierto junto a su querido Renato, controlando su frenética agitación con unos recursos canoros dignos de admiración, completándose así una de las mejores actuaciones que yo he presenciado de esta cantante, que la convertían en la verdadera triunfadora de esta velada operística.

   En cuanto al resto de personajes, hay que valorar muy positivamente la experiencia demostrada por el bajo Giacomo Prestia, también florentino como el director de escena, en su papel de Geronte de Ravoir, tesorero general de Amiens, por su afinación vocal y la atención prestada a su dicción. De los demás, todos mantuvieron el nivel que pedía la caracterización escénica de esta representación, destacando el tenor Manuel de Diego en un muy completo primer acto haciendo de Edmondo.

   Como conclusión, hay que valorar positivamente el trabajo colectivo desarrollado en la representación de esta Manon de Puccini en la que se ha destacado la belleza orquestal que contiene su partitura y la singularidad del drama centrado en su primera «piccola donna innamorata», como gustaba decir al compositor de los personajes femeninos protagonistas que habrían de venir en su posterior repertorio lírico, como fueron Mimi en La bohème, Butterfly en Madama Butterfly y Liù en Turandot, todas ellas víctimas de un triste destino amoroso.

Fotos: Daniel Pérez / Teatro Cervantes de Málaga

«Manon» en el Teatro Cervantes de Málaga
Berna Perles Teatro Cervantes Manon Lescaut Málaga Rodrigo Esteves Daniel Montané