CODALARIO, la Revista de Música Clásica

Críticas 2019

Crítica: La Oviedo Filarmonía pone música a «El mago de Oz» bajo la dirección de Lucas Macías

21 de marzo de 2019

 En el camino de baldosas amarillas

Por Nuria Blanco Álvarez / @miladomusical
Oviedo. 16-III-2019. Teatro Campoamor. V Semana del Audiovisual Contemporáneo de Oviedo (SACO). El mago de Oz. Oviedo Filarmonía. Lucas Macías, Director.

   Un año más, y ya van cinco, tiene lugar en la capital del Principado de Asturias la Semana del Audiovisual Contemporáneo de Oviedo (SACO) con una serie de actividades entre las que se encuentra la proyección, en versión original subtitulada, de una película legendaria del cine de la época dorada de Hollywood, como es El mago de Oz, con el interesante aliciente de contar con la ejecución en directo de la banda sonora por parte de la Oviedo Filarmonía bajo la dirección de Lucas Macías. No se había anunciado ningún cantante para la actuación y es que, efectivamente, se dejaron las voces originales de los actores mientras la orquesta les acompañaba. Esta idea es sumamente arriesgada, aunque entendemos que contribuye a dar homogeneidad a la proyección,también es cierto que resulta en extremo complicado poder sincronizar una música en directo con una voz pregrabada, por mucho cronómetro que se utilice al efecto. Los desajustes en este sentido fueron evidentes en la mayoría de los números vocales. También contribuyó a ello el hecho de tener a la sección de metales sobre el escenario, distribuida a ambos lados de la pantalla de proyección, haciendo que el empaste y la coordinación de la orquesta se vieran afectados. La inclusión de músicos a la vista del público puede entenderse como un golpe de efecto ante una audiencia poco habituada a asistir a las salas de conciertos y es un recordatorio constante para el espectador de que la música que escucha es en directo, sin embargo, se pusieron por delante estos aspectos frente a la adecuación sonora de la agrupación instrumental. En la edición pasada asistimos en las mismas circunstancias a la proyección de Vértigo, otro clásico de la gran pantalla, donde la idea fue la misma, pero con la sección de percusión y con otro resultado.


   En esa ocasión la elección resultó más adecuada pues, las características propias de esos instrumentos, contribuyeron a crear un efecto envolvente muy enriquecedor durante las intervenciones de la orquesta; el maestro Anthony Gabriele estuvo más acertado en la idea que ahora Lucas Macías desde el foso. Otra dificultad añadida en esta edición ha sido la propia elección de la película a proyectar, pues al ser un Musical, las dificultades de ejecución se multiplican ya que la orquesta no sólo interpreta música incidental, acompañando el devenir de la historia, sino que debe ajustarse a temas concretos donde la voz, insistimos, previamente grabada, tiene un papel protagonista. Quizá este tipo de largometrajes no sean los idóneos para desarrollar una actividad como esta, claro que se jugaba con ser El mago de Oz una deliciosa película conocida y reconocida por el gran público, que acudió en masa a ver el espectáculo- las entradas gratuitas se agotaron en menos de una hora- con una buena representación infantil, en el que no faltaron numerosas niñas vestidas como Dorothy, con todo lujo de detalles en los atuendos, incluido a Totó dentro de la cesta de mimbre. Lástima que el evento empezase incluso más tarde que los habituales actos desarrollados en el Campoamor, que junto a la extensión del largometraje, hicieron que su horario no fuera el más adecuado para el disfrute de los más pequeños. Si bien es cierto que no estaba planteado como una actividad infantil, sino para un público general, es una pena que no se aprovechara la ocasión para facilitar este punto contribuyendo a generar nueva audiencia para futuros espectáculos sinfónicos en los que la media de edad de los asistentes crece por momentos. A pesar de todas las circunstancias descritas, SACO es una iniciativa interesante a la que solo le falta pulir algunos detalles para consolidarse dentro del panorama cultural de la región, acercando al gran público una buena variedad de actividades a lo largo de poco más de una semana, todas ellas de carácter gratuito.

El mago de Oz Nuria Blanco Álvarez Oviedo Filarmonía Lucas Macías