Codalario
Está viendo:

Crítica: El Ciclo 'Antigua' del Auditorio de Valladolid conmemora el 250 aniversario de la muerte de José de Nebra con un concierto dirigido por Albert Recasens

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
11 de abril de 2018

Un gozo para el espíritu

   Por Agustín Achúcarro
Valladolid. 7-IV-2018. Auditorio de Valladolid, Sala de cámara. Ciclo D+ Músicas, Antigua. Obras de José de Nebra y Domenico Scarlatti. La Grande Chapelle y el Ensemble Barroco de la Orquesta Sinfónica de Castilla yLeón. Director: Albert Recasens. Solistas: Alicia Amo, Alena Dantcheva, sopranos, Flavio Ferri-Benedetti, contratenor, y James Oxley, tenor.

   Qué capacidad para hacer fácil lo difícil, para dar la sensación de una naturalidad pasmosa y conseguir que la música trascendiera y llegara en toda su plenitud. Éste bien podría ser el resumen del concierto dado por miembros de La Grande Chapelle y el Ensemble Barroco de la OSCyL dirigidos por Albert Recasens, junto a las voces de Alicia Amo, Alena Dantcheva, fundamental la aportación de ambas en este concierto, Flavio Ferri-Benedetti y James Oxley. Todos unidos en un programa dedicado a la obra de José de Nebra a excepción de una sinfonía de Domenico Scarlatti.

   A primera vista sobresalió el empaste de las voces, qué unísonos, y su equilibrio con los instrumentos de la orquesta, lo que quedó patente desde la primera intervención con la Cantada a Nuestra Señora: Rompan los vagos espacios, a 4.

   La soprano Alicia Amo dejó en cada una de sus intervenciones la demostración de un canto versátil, de una emisión poblada de armónicos en toda la tesitura, dando el sentido más profundo de los afectos. Ornatos, melismas, messa di voce o simplemente una dicción clara le sirvieron para transmitir emociones, mientras la voz se volvía lírica, melancólica o dejaba un tinte dramático, siempre tan expresiva como desprovista de afectaciones. Cualidades que llegó a fusionar de manera admirable con la orquesta en Lamentación II de Miércoles Santo: Vau. Et egressus est. Admirable también la aportación del clavecinista Herman Stinders.

   Alena Dantcheva dejó constancia de una voz amplia y un timbre penetrante, propicio para frases largas y crescendi y decrecendi efectistas en Lección I del Oficio de Difuntos: Parce mihi Domine, que culminó con una emocionante canto a capella.

   En la Sinfonía nº7 en do mayor de Domenico Scarlatti resultó muy llamativa la articulación de los instrumentos y la viveza dada a su interpretación. El contratenor Flavio Ferri-Benedetti impuso la adecuación estilística por encima de otros valores, como quedó patente en la Cantada al Santísimo: Tanto agracia este pasto, y lo mismo ocurrió con las intervenciones del tenor.

   Fue un canto a la belleza sin paliativos que quedó reflejado, entre otros momentos, en el Stabat Mater, a 4 con la que concluyó el programa, en donde cierto estado doloroso quedó acentuado por las cuerdas y sus golpes de arco, el color que dieron las flautas y la alternancia de las cuatro voces, en los cambios rítmicos, en los pasajes sosegados y en el emotivo final.

Foto: Antigua Nebra MUSICA BARROCA

Autor:Agustín Achúcarro
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico