Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: AMARILLI NIZZA PROTAGONIZA LA 'MADAMA BUTTERFLY' DE PUCCINI EN PAMPLONA (AGAO)

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
29 de octubre de 2012
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  35 votos

TRIUNFO DE AMARILLI NIZZA COMO "BUTTERFLY" EN PAMPLONA (AGAO)

      El pasado día 27 de octubre, la AGAO (Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera) ponía en escena, en el Auditorio Baluarte, una sola representación, en versión semiescenificada, de la ópera Madama Butterfly de Puccini. El interés de la cita venía dado fundamentalmente por la presencia en el rol titular de la soprano milanesa Amarilli Nizza, que no defraudó, incluso cantando tras reponerse de una indisposición de última hora. Su creación resultó espléndida, partiendo de un instrumento de lírica plena, en la línea de voces como Scotto o Freni, si bien con un timbre aquí mas metálico que carnoso. En todo caso, su interpretación está medida al detalle, tanto en el énfasis vocal, cuidando los reguladores, modulando, resolviendo en piano, como en la recreación escénica y en el trabajo con el texto. Cosechó sin duda la mayor ovación de la noche, y no fue para menos. Una espléndida Butterfly que ya gustó mucho en Sevilla, a finales de la pasada temporada, y que podrá verse de nuevo esta temporada en el Liceo.
      Junto a la soprano, completaban el cartel algunas voces jóvenes, como las de Andeka Gorrotxategi y Borja Quizá, junto a algunas más consolidadas, como las de Elena Cassian y Vicenç Esteve. En el caso del joven Andeka Gorrotxategi podríamos decir que estamos ante un diamante en bruto. Con una emisión algo engolada, pero con una resolución envidiable del tercio agudo, sólo a veces levemente abierto y tirante, y con una colocación vocal que recuerda mucho a la de Jonas Kaufmann, resolvió sin problemas la partitura, aunque con algunas dificultades para trabajar en piano, buscar medias voces y recrear dinámicas. La materia prima es de mucho interés, pero se echa de menos una variedad mayor en su canto y se apreciaría una interpretación menos espontánea, así como un esfuerzo menos muscular en la emisión. En todo caso, una voz a seguir, que con estudio y premeditación podría dar mucho de sí. El rol de Sharpless recaía en la voz de Borja Quiza, un barítono lírico, con intermitentes problemas de proyección, atento al texto, resuelto en escena, suficiente en todo para esta parte del cónsul. La mezzo moldava Elena Cassian compuso una Suzuki implicada, vocalmente sin mácula, a partir de un instrumento italianísimo. Muy bueno el empaste con la voz de A. Nizza en el dúo de las flores. Asimismo, impecable Vicenç Esteve en el papel de Goro, con una proyección vocal envidable. Y por último, en términos vocales, mejorable, en general, el desempeño del resto de comprimarios.

      La batuta de José Miguel Pérez Sierra se antojó esmerada en su esfuerzo por recrear una partitura riquísima, llena de texturas, melodías y ambientes. Consiguió en general un sonido empastado, en un buen balance con las voces, a las que estuvo atento en todo momento. La Orquesta Clásica de España no posee una personalidad singular y puntualmente tuvo algunos problemas, como una sección de metales siempre titubeante. A cambio, una sección de cuerdas muy estimable, algo fundamental para recrear un Puccini como el que nos ocupa. Suficiente, en todo caso, para acompañar la labor vocal.
      El coro "Premier Ensemble" de AGAO, dirigido por Iñigo Casalí, ofreció lo mejor de sí en el coro a bocca chiusa, disipando las dudas que había sembrado su intervención algo destemplada en el primer acto.
      La propuesta escénica Lánder Iglesias se diría que resultó suficiente para su cometido, que no era otro que el de evocar y sugerir el ambiente en el que se desarrolla la trama, a partir de un mínimo juego de proyecciones, una cuidada iluminación (Tom Donnellan) y una escenografía básica, amén de una dirección de actores más o menos esmerada. En conjunto, pues, una representación esmerada y digna de un título comprometido, gracias sobre todo al excelente desempeño de una protagonista muy destacable.

      Dos citas a la vista se anuncian en Pamplona para el mes de Noviembre. Una a cargo de la Fundación Baluarte, los días 16 y 18, un Cosí fan tutte con las voces de María Bayo, Ainhoa Garmendia, Carlos Chausson, David Lozano, Maite Beaumont, David Menéndez y Soledad Cardoso, con Pablo Mielgo a la batuta, dirección escénica de Tomás Muñoz, la Orquesta Sinfónica de Navarra y el Orfeón Pamplones. Y para los días 23 y 25, Lucia di Lammermoor, programada por AGAO, en el Teatro Gayarre, con las voces de Desirée Rancatore y José Ferrero en la pareja titular, y con la batuta de Miquel Ortega.

Autor:Alejandro Martínez
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico