CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: "La Clemenza di Tito" de Mozart en la Bayerische Staatsoper de Múnich

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Alejandro Martínez
20 de julio de 2014

A VUELTAS CON EL CASO ERRAUGHT

Por Alejandro Martínez

19/07/2014 Müncher Opernfestspiele: Bayerische Staatsoper. Mozart: La clemenza di Tito. Toby Spence, Kristine Opolais, Tara Erraught, Hanna-Elisabeth Müller, Anna Stéphany, Tareq Nazmi. Adam Fischer, dir. musical. Jan Bosse, dir. de escena. 

   Seguramente recordarán el reciente caso Erraught. Hace ya algunas semanas, una acalorada polémica se desataba en torno al festival de Glyndbourne, con motivo de las críticas vertidas sobre la irlandesa Tarra Erraught en el papel de Octavian en Rosenkavalier. Unas críticas que hacían hincapié en la escasa verosimilitud física de la intérprete para el rol, obviando prácticamente cualquier consideración sobre su buen hacer vocal. El revuelo generado por estas críticas hizo correr ríos de tinta, sobre todo en los medios de habla inglesa. Teníamos curiosidad, pues, por escuchar a Erraught en directo, para poder ponderar sin filtros su desempeño interpretativo. Y a tenor de lo escuchado en Múnich, bien podemos decir que la mejor forma de acallar a ciertos bocazas es la evidencia de la profesionalidad. No estamos en todo caso ante una solista de primer nivel, de esas que justifican un desplazamiento hasta un teatro en el otro extremo de Europa. Erraught canta con mucho gusto, con lirismo, agilidad, temperamento y entrega, haciendo gala además de una resolución técnica de impecable factura. Pero el timbre es impersonal, demasiado genérico como para despertar algo más que un sincero aplauso ante su buen hacer. Su “Parto, parto” fue sin duda el mejor momento musical de la noche y, en general, la función dio lo mejor de sí cuando ella estaba presente en escena.

   Mozart es de algún modo la prueba del algodón para todo solista consolidado. Seguramente no haya ningún otro compositor cuyas partituras dejen tan al aire las vergüenzas de un cantante. Veníamos de elogiar el buen hacer de Kristine Opolais como Manon Lescaut en el Covent Garden, junto a Jonas Kaufmann. En esta ocasión, en torno a su Vittelia, no podemos repetir el elogio. Estamos ante una parte de escritura vocal muy exigente, que cuadra bien a pocas voces, con esos saltos interválicos tan exigentes en el “Non più di fiori”. En general Opolais se nos antojó claramente superada por una parte que no encaja con sus mejores recursos y que deja entrever algunas de sus principales carencias. Y es que la voz no es todo lo ágil que debiera y, espoleada por esa escritura tan vertiginosa, ofrece un agudo más bien agrio, un punto estridente y destimbrado. Aunque resuelve la parte, los acentos son en general demasiado veristas para tratarse de una partitura mozartiana y su voz deja entrever un sobreesfuerzo constante con esta parte (muy evidente, por ejemplo, en el trío “Vengo… aspettate… Sesto!”). En la faceta interpreativa, tmapoco nos gustó su enfoque (o el que le dicta la producción) con una Vittelia crispada desde el minuto uno. Hay que hacer notar, en su descargo, que tampoco el diseño de su vestuario (Victoria Behr) le deja mucha atención para algo más que mover su voluminoso vestido de aquí para allá, escalones arriba, escalones abajo.

   Toby Spence fue un Tito demasiado ligero, indolente a menudo en la acentuación y de coloratura mejorable. La parte de Tito, escrita por Mozart para Baglioni, una voz de gran extensión, es francamente exigente para un tenor, con tres arias de importancia (Del più sublime soglio, Ah, se fosse y Se all´impero). Spence no naufraga en el intento, pero no es una parte que le caiga como un guante, ni mucho menos. Cabe celebrar, en todo caso, su vuelta a los escenarios tras su pelea contra el cancer. Correcto el desempeño de Hanna-Elisabeth Müller como Servilia y sobre todo de Anna Stéphany como Annio, en reemplazo de la prevista Angela Brower. Solvente el Publio del kuwatí Tareq Nazmi.

   Adam Fischer tomaba en esta ocaisón la batuta en el foso, en lugar de Kirill Petrenko, que fuera el responsable de la dirección musical de esta Clemenza en su estreno el pasado mes de febrero. La labor de Fischer fue profesional aunque un tanto desconcertante, por lo arbitrario de algunos tiempos, briosos o lánguidos sin mayor explicación. En todo caso, fueron sobre todo los recitativos, muy poco trabajados, los que dejaron un sabor de boca mejorable.

   En escena se reponía la nueva producción estrenada hace unos meses en Múnich, a cargo de Jan Bosse. Podríamos hablar en este caso de un trabajo claramente conformista, que parece asumir que es suficiente ofrecer una escenografía vistosa (Séphane Laimé) redondeada por algunos recursos ya muy vistos, como la idea de integrar el foso y la escena, incorporando los palcos de proscenio para la primera intervención del coro. Buen guiño, aunque también ya visto, al hacer subir al solista de clarinetto y corno di bassetto para acompañar las arias de Sesto y Vittelia en las que interviene. El trabajo tiene en todo caso importantes inconvenientes, amén del general estatismo que trae consigo esa escenografía única, por más que varíe su presentación a lo largo de la función (el hemiciclo en cuestión queda desnudo en el segundo acto, tras el incendio del Capitolio). Sobre todo, molesta la entrada en dos turnos de los músicos de la orquesta al reanudarse el segundo acto, interrumpiendo la acción por doble partida. Por otro lado, las proyecciones que vemos al fondo no están bien integradas y no contribuyen al espectáculo en modo alguno. El vestuario es vistoso, original, un punto chillón y exagerado, como una caricatura rococó, pero a decir verdad no aporta nada a la dramaturgia, entrañando además no pocas contradicciones a la hora de definir a los personajes, que es en última instancia la labor del figurinismo. Lo vistoso de algunos elementos se difumina así en una producción anodina.

Foto: Wilfried Hösl / Bayerische Staatsoper

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico