Codalario
Está viendo:

CRISTINA TOLEDO, soprano: 'Sería un sueño que me dejaran mostrar lo que sé hacer'

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
6 de enero de 2017

CRISTINA TOLEDO, soprano: ´Sería un sueño que me dejaran mostrar lo que sé hacer´

Una entrevista de Inés Tartiere
Fotografías: Fernando Frade
Cristina Toledo es una de las sopranos más prometedoras del panorama lírico español. Hemos hablado con ella entre ensayo y ensayo de Le Cinesi, ópera de Manuel García con libreto de Pietro Metastasio que se estrenará el próximo 9 de enero en la Fundación Juan March en coproducción con el Teatro de la Zarzuela.

¿Qué nos puede adelantar de esta obra de Manuel García?

Es una obra totalmente desconocida. No hay grabaciones y para estudiarla fue todo un poco caótico. Nos ayudó mucho el director Rubén Fernández Aguirre que se está dedicando a rescatar estas partituras de cámara que compuso el español Manuel García, un contemporáneo de Rossini. La escritura de Le cinesi es muy parecida a las del compositor italiano.

Es una ópera muy corta, dura sólo una hora y parece muy divertida.

La historia trata de tres amigas chinas y se desarrolla en casa de una de ellas. Silango, que es el único hombre de la ópera y es interpretado por José Manuel Zapata, acaba de llegar  de Europa y es el hermano de Lisinga, papel que canta Marina Monzó. Es un enredo total. Él está enamorado de mi personaje, Sivene, pero a mí él no me interesa. La que le quiere en realidad es Tangia, el personaje que interpreta Marifé Nogales. En fin, es un lío a lo Rossini muy divertido y creo que va a entretener mucho al público. La verdad es que el Teatro de la Zarzuela está haciendo una labor impresionante con obras desconocidas muy interesantes como Le Cinesi.

¿Y de su papel Sivene?

Es una obra muy coral con una escritura muy belcantista en la que los cuatro somos igual de protagonistas. Cada una de nosotras tres tiene un carácter muy marcado desde el principio y hemos trabajado mucho para que mediante el canto se refleje mucho las cualidades que nos diferencian. El papel de Lisinga es de coloratura, el mío es más belcanto puro de línea y fraseo más marcado. Cada una hemos intentado buscar esas características no sólo actuando.

¿Cuándo comenzó usted a cantar?

Yo siempre he estado relacionada con el mundo de la música ya que mi madre es pianista y desde pequeña he vivido con ello; con 6 años escuché por primera vez una ópera, Los cuentos de Hoffman de Offenbach y me quedé totalmente impactada. Desde entonces he cantado en coros. Luego estudié la carrera de piano compaginándola con el canto pero siempre he sabido que lo que quería realmente era cantar. Empecé  en el conservatorio de Madrid pero luego acabé en Córdoba con Carlos Hacary.

¿Cómo definiría su voz?

En una ocasión me definieron como una lírico-ligera de manual con facilidad para la coloratura y estoy de acuerdo, aunque últimamente he empezado a notar cambios en mi voz. Me parece que está cogiendo otro cuerpo aunque sin cambiar el registro todavía.

En lo que respecta a Rossini, usted ya ha cantado dos años seguidos en Pesaro en el Rossini Opera Festival dentro de la Accademia Rossiniana que dirige Alberto Zedda.

Sin duda he cantado mucho Rossini desde el principio, en Pesaro en el 2007, haciendo el rol de Delia de ll viaggio a Reims con dirección de escena de  Emilio Sagi y en el 2008 con los papeles más protagonistas: Corinna y la Duquesa de Folleville del mismo título. Fue una experiencia maravillosa.

Su profesión implica una exigencia de perfección constante y trabajar siempre bajo  presión ¿Se había imaginado así la vida de una soprano?

Es una carrera muy dura. Toda la música en su globalidad es muy sacrificada. Estudiar canto, cualquier instrumento o dirección... Son disciplinas en las que nunca dejas de estudiar. Siempre tenemos que estar perfeccionándonos y el hecho de estar siempre bajo el ojo crítico hace que se trabaje bajo muchísima presión. No vale sólo con cantar bien, son muchísimos factores, pero si empiezas y te gusta de verdad ya estás perdida: nunca vas a salir de este mundo maravilloso.

Entre sus galardones destacan los primeros premios en el Certamen para Voces Jóvenes Ciudad de Sevilla(2010) y en el Concurso Internacional Ciudad de Logroño (2011). En este último, ganó el premio especial de la Fundación de la Zarzuela y el trofeo CLA Pepe Eizaga en memoria del gran barítono Manuel Ausensi.... Su lista de premios es muy abundante, ¿cómo recuerda esta etapa? ¿Son muy duras las competiciones líricas? ¿Hay mucha competitividad?

Tengo muy buenos recuerdos de esa época. Siempre te dicen lo duro que es la competencia pero yo siempre me he llevado experiencias muy positivas de todas las competiciones. Supongo que también tiene que ver con mi forma de ser. No soy muy competitiva. Siempre me he alegrado mucho de los éxitos de mis compañeros. El más duro fue el Viñas. Sin duda porque éramos muchísimos. Es un galardón que tiene mucho prestigio y yo realmente había ido por casualidad, con pocas expectativas. 

¿Con buena técnica se puede cantar en cualquier situación?

Sí, sin duda la técnica lo enmascara todo. Tú puedes estar muy mal pero probablemente la gente no se entere excepto si tienes las cuerdas tocadas. Ahí no hay solución. Mis colegas con grandes carreras siempre dicen que tienen que estar mal de verdad de no poder hablar para cancelar una función. Tú lo das todo en el escenario aunque estés con fiebre. El público se merece todo el respeto.

Con las pocas oportunidades que se dan hoy en día, ¿Es muy difícil decir no?

En mi caso no he tenido ese problema. He tenido la suerte de que las personas con las que he trabajado han tenido muy en cuenta mi tipo de voz y no me han propuesto nada que no pudiera afrontar o que pudiera dañarla; pero respeto mucho a la gente que lo hace porque nos dan tan pocas oportunidades que si te ofrecen algo muy interesante en un buen teatro entiendo que pueda ser muy difícil negarse aunque a la larga no vaya a ser muy positivo.

¿En qué momento se encuentra su carrera?

He hecho ahora un cambio de agencia y agradezco mucho  la oportunidad que me están dando con Le Cinesi Daniel Bianco, Rubén Fernández Aguirre y Miguel Ángel Marín, que están haciendo una gran labor dando oportunidad a gente que está empezando.  Cuando empecéme tocó el parón terrorífico de la crisis. Se ha pasado muy mal con los recortes a la cultura y lo hemos notado muchísimo. No había oportunidades para nadie pero ahora por suerte parece que está todo mejor y se está moviendo más. Estoy en un momento bueno con interesantes proyectos futuros.

Tengo la impresión de que usted todavía no está en el sitio que se merece… ¿Es muy difícil abrirse paso en el mundo de la lírica?

Me suelen decir que mi caso es raro. Yo creo que es un tema de competencia. En mi cuerda hay muchísimas lírico-ligeras muy buenas. Hay muchos intereses de muchos tipos y hoy en día estamos en el mundo de la imagen, que también influye, además de la mencionada crisis... Son muchos los factores. El factor suerte es tan importante como tener talento.

¿Cree que los cantantes españoles son infravalorados en su país?

Sí, es curioso pero siempre se ha preferido lo de fuera. Siempre ha habido grandes voces españolas y las sigue habiendo. Hay tantas voces maravillosas en España que están cantando fuera... y se les valora muchísimo más allí. Para segundos repartos muchas veces traen gente extranjera teniendo en España muchísimas voces jóvenes para esos papeles. Si se dieran oportunidades a los españoles se realizaría una labor recíproca: los jóvenes se darían a conocer y los teatros se benefician de tener un reparto que no es tan privativo económicamente. Es verdad que algunos teatros lo hacen pero debería ser más una norma que una excepción.

Algo parecido a la injusta forma de tratar la zarzuela…

Es inexplicable, es un género maravilloso que se merece mucho más reconocimiento en nuestro país. Yo he cantado mucha zarzuela y seguiré cantándola porque me encanta. No tiene nada que envidiarle a la ópera. Siempre que la he cantado zarzuela fuera ha gustado muchísimo; una vez más parece que lo nuestro es más reconocido fuera...

Me imagino que es un sueño para cualquier artista cantar con Plácido Domingo como usted ya hizo en el Teatro Real con Cyrano de Bergerac, ¿cómo fue su experiencia con este extraordinario cantante?

Es maravilloso, es un portento en escena e impresionante verle cantar. Además, como compañero es estupendo. Nos hace la vida fácil e intenta que nos lo pasemos bien en el escenario. También fue una experiencia maravillosa cantar con Ainhoa Arteta, que debutaba en el Teatro Real. Era una producción preciosa y una ópera poco conocida que rescató Plácido y que es maravillosa.

¿Un Teatro en el que siempre ha soñado cantar?

En el Teatro Real tenía muchísimas ganas ya que es mi ciudad y este teatro representa mucho. Creo que todos soñamos con cantar en La Scala de Milán o en el Metropolitan de Nueva York, pero soy una persona realista y llegar a esos teatros es complicadísimo. Con que me dejen demostrar lo que sé hacer para mí ya sería un sueño. Sé que quiero poder vivir de esto, y que también es muy difícil.

¿Cuál es su mayor virtud?

Soy muy trabajadora, muy constante. Creo que esta disciplina me viene de los años en que estudié piano. Es algo importante para todas las facetas de la vida pero para el canto es fundamental; también soy muy perfeccionista, muy exigente, algo que más que una virtud es un defecto ya que siempre que salgo de una función pienso que lo pude haber hecho mejor. Pocas veces estoy plenamente satisfecha con el trabajo que he hecho.

¿Qué es lo que más admira en otros cantantes?

Me fijo siempre en el artista en su conjunto y también en pequeños detalles, pero fundamentalmente me tiene que emocionar. María Callas impuso una nueva forma de cantar. Hay que emocionar. Ya no vale con salir, abrir la boca e irse. Siempre he admirado a esta artista. Es única. También a Mariella Devia que es impresionante. Realicé una Masterclass con ella hace poco y hace lo que quiere con la voz. Cuando ella canta todo parece tan fácil...

¿Qúe ópera le gustaría cantar?

Soy muy romántica (risas). Me encantaría cantar los grandes títulos de Puccini, obras maravillosas que por desgracia no son para mí, aunque me gustaría mucho hacer Musetta de La bohème que creo que sí es para mi voz. Un papel que me entusiasma es Elvira de I puritani. Me encanta esa ópera. Es un papel dificilísimo pero tan bonito, y con una música tan maravillosa de Bellini...

¿Cuáles son sus próximos compromisos?

Después de estrenar Le Cinesi  el día 9 de enero la grabaremos en CD. Tengo un Stabat Mater de Rossini en Granada y Jaén, varias Antologías de la Zarzuela, cantaré Liu de Turandot en España en un par de temporadas y estoy cerrando ahora un par de compromisos que van a ser interesantes.

Autor:Inés Tartiere
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico