CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Recital de María Bayo en el Festival de música Castillo de Bellver

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Eugenia Gallego Cañellas
14 de julio de 2016

CON SOLVENCIA

  Por Eugenia Gallego  Cañellas
Palma de Mallorca. 2/7/2016. Castillo de Bellver. XX Festival de Música Castillo de Bellver. Recital. María Bayo, soprano. Pablo Mielgo, director. Orquesta Sinfónica de Baleares.

   Para el melómano palmesano no hay mejor símbolo de inicio del verano que el primer concierto del Festival de música Castillo de Bellver. Los conciertos ofrecidos dentro del patio circular de dicho castillo gótico, construido por Jaime II de Mallorca en el siglo XIV, ofrecen al público la posibilidad de trasladarse a un entorno único para disfrutar de veladas donde la acústica es admirable.

   El primer concierto de XX Festival de Música Castillo de Bellver, dentro del ciclo Veranos Sinfónicos, estuvo protagonizado por la soprano internacional María Bayo y la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares bajo la batuta del maestro Pablo Mielgo. En la primera parte, se ofrecieron fragmentos de Offenbach, Messager, Hahn y Lecocq. Posteriomente, tras el descanso, llegó el turno de la zarzuela con obras de Fernández Caballero, Moreno Torroba, Marqués y Chapí.

   Ante una sala casi llena, el concierto se inició con la obertura de la ópera bufa La vie parisienne de Offenbach. Durante toda la velada Pablo Mielgo condujo a la orquesta con un amplio control de la dinámica del conjunto y una lectura convincente. La orquesta transmitió empaque, movilidad y una buena afinación en todo momento. Es destacable el papel realizado por el arpista de la orquesta en la obertura de Mozart de Reynaldo Hahn.

   Ya en la segunda parte, destacaremos la interpretación del preludio de El anillo de hierro de Miquel Marqués, obra recuperada en el 2012 por el maestro Luís Remartínez, primer director artístico de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares y tristemente fallecido hace un año. En su lectura, la orquesta hizo gala de un sonido cubierto, compacto, donde los amplios matices emocionaron al público. Fue una de las obras más aplaudidas de la velada. Cabe recordar que el compositor mallorquín Marqués fue denominado el «sinfonista español» por su amplia producción de sinfonías a finales del siglo XIX. Tras estudiar en París donde fue alumno de Berlioz y trabajar como miembro de la orquesta del Teatro de la Zarzuela, desarrolló la mayoría de su producción compositiva en la capital. Fue tras jubilarse que volvió a Mallorca donde fue recibido con todos los honores. Esperemos que el proyecto pendiente de la grabación de su obra sinfónica por parte de la orquesta balear llegue a buen puerto en breve.

   La soprano Maria Bayo exhibió la musicalidad y el amplio fraseo que la caracterizan, así como una pronunciación francesa más que correcta. Tuvo algunos problemas en la emisión de los agudos que le quedaron ligeramente calados así como en la solvencia de las agilidades. Fue aplaudida principalmente en la interpretación de las romanzas de La marchenera de Moreno Torroba y Las hijas de Zebedeo de Chapí.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico