CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Las hermanas Labèque junto a Royal Concertgebouw Orchestra Amsterdam y Semyon Bychkov, en el ciclo de Ibermúsica

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Raúl Chamorro Mena
23 de febrero de 2018

Apabullante Shostakovich

   Por Raúl Chamorro Mena
Madrid, 20-II-2018. Auditorio Nacional de Música, Sala sinfónica. Ciclo Ibermúsica. Obertura de Los Maestros Cantores de Nuremberg (Richard Wagner) con participación de  miembros de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (Proyecto Side-by-Side). Concierto para dos pianos y orquesta Op. 88A (Max Bruch). Sinfonía nº 5, Op. 47 (Dmitri Shostakovich). Katia y Marielle Labèque (piano). Royal Concertgebouw Orchestra Amsterdam. Director: Semyon Bychkov.

   Dentro del programa de colaboración que desarrolla la Royal Concertgebouw Orchestra Amsterdam con jóvenes agrupaciones europeas (Proyecto Side-by-Side), en el concierto que aquí se reseña tuvieron la oportunidad 40 miembros de la JORCAM (Joven orquesta y coro de la Comunidad de Madrid) de compartir atril con los músicos de la que es con derecho propio una de las mejores orquestas del mundo. El evento se produjo con ocasión de la interpretación de la primera obra del programa, la espléndida obertura de la ópera Die Meistersinger von Nürnberg (Los Maestros cantores de Nuremberg) de Richard Wagner en la que los jóvenes músicos fueron plenamente partícipes del esplendoroso sonido de la orquesta, así como de la brillante, aunque un tanto superficial, interpretación de la pieza bajo la siempre vehemente batuta de Semyon Bychkov.  

   A continuación, el presente concierto ofreció la oportunidad de escuchar una poco habitual partitura de Max Bruch, compositor cuya presencia en el repertorio se reduce, normalmente, a dos magníficas obras para violín concertante: la Fantasía escocesa y, sobretodo, el concierto número 1 para el referido instrumento. Se trataba del Concierto para dos pianos y orquesta estrenado en 1916 y dedicado a las hermanas Rose y Ottilie Sucro. La obra sufrió todo tipo de vicisitudes, con adaptaciones y cambios varios por parte de las solistas, hasta que pudo recuperarse la obra original gracias a una gran labor musicológica encabezada por el pianista estadounidense Martin Berkofski como subraya Javier Pérez Senz en su artículo del programa de mano. La interpretación corrió a cargo de las hermanas Katia y Marielle Labéque, cuñada y esposa, respectivamente, del Maestro Bychkov. Pudo intuirse en algunos puntuales momentos, especialmente en el Adagio ma non troppo la sutileza de ambas pianistas, pero la realidad es que no se las escuchó durante la mayor parte de la ejecución, al ser constantemente tapadas por la orquesta. Resultaron más llamativos los gestos de ambas artistas que el sonido que llegaba al espectador, aparentemente pulido, pero muy justo de presencia y riqueza tímbrica. Tampoco colaboró mucho el acompañamiento de Bychkov, que si no fue adecuadamente balanceado con las dos pianistas, al menos resultó intenso y de radiante sonoridad.

   El realismo socialista fue un programa de control total de las artes elaborado por el régimen Soviético comandado por Josef Stalin que, por supuesto, afectó también profundamente a la música, que debía servir para exaltar el régimen y su doctrina política, hacer feliz al pueblo y dejar de lado toda vanguardia y experimentación. Dmitri Shostakovich (1906-1975), músico genial y de una inagotable creatividad, sufrió especialmente esta angustiosa presión y no tuvo más remedio, por mera supervivencia, que intentar reconciliarse con el régimen después de las críticas recibidas, especialmente un artículo en PRAVDA (publicación oficial del PCUS), que hasta se especulaba fuera escrito por el propio Stalin, por su ópera Lady Macbeth del distrito de Mtsensk (Leningrado, 1934), “que no se ajustaba a los principios del realismo socialista” y provocaron que pospusiera el estreno de su cuarta Sinfonía. La respuesta fue la Quinta estrenada en 1937 con enorme éxito. Hay opiniones y debates de todo tipo sobre esta monumental composición, pero parece claro que ese “sometimiento” o “renuncia” del músico es sólo aparente y que más bien oculta una indoblegable rebeldía. Independientemente de unas opiniones u otras, lo que no está en discusión es que estamos ante una creación excepcional, una de las más grandes sinfonías de todos los tiempos.

   La interpretación de Semyon Bychkov al frente de la la Royal Concergebouw resultó ígnea, plena de tensión y contrastes, además de ejercer de “maestro de ceremonias” de la deslumbrante exhibición orquestal a cargo de la agrupación holandesa, que ofreció un sonido apabullante, por poderío, vigor, riqueza, brillo y esplendor. ¡Qué cuerda! de un empaste, plenitud y terciopelo únicos. Metales de oro puro y maderas diamantinas, exultantes por precisión, seguridad y riqueza sonora. Desde el primer movimiento pudo apreciarse el gesto exacto, el sentido de la construcción y fuerza narrativa de Bychkov, los fuertes contrastes, así como la efervescencia rítmica en la vibrante marcha. El allegretto tuvo toda la adecuada carga burlesca, irónica y cáustica, además de un duelo entre la cuerda grave y la aguda de la orquesta de los de dejar boquiabierto. Emotivo y estremecedor el Largo con una impresionante gama dinámica (¡subyugantes pianísimos!), que no logró empañar ni el habitual sonido de un móvil ni las desgarradoras toses. Abrumador el espectacular último movimiento, enérgico, exuberante, incandescente, con unos metales de un fulgor cegador y toda la orquesta culminando una prestación portentosa. El público prorrumpió en intensas e inacabables ovaciones a las que Byckov correspondió con la interpretación como propina de Nimrod (de las Variaciones Enigma) de Elgar.

   Sólo cabe agradecer, una vez más, a un ciclo como Ibermúsica por dar la oportunidad al melómano madrileño de disfrutar con orquestas como la  Royal Concertgebouw de Amsterdam.

Fotografía: Umberto Nicoletti.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico